Hesperian Health Guides

Hesperian Health Guides

Capítulo 18: Infecciones de transmisión sexual

WikiSalud > Un libro para parteras > Capítulo 18: Infecciones de transmisión sexual

¿Qué son las infecciones de transmisión sexual?

Las infecciones de transmisión sexual (ITS) son infecciones que una persona le puede pasar a otra cuando tengan relaciones sexuales. Las ITS pueden afectar a los hombres, las mujeres y sus hijos. Algunas ITS comunes son: gonorrea, clamidiasis, tricomoniasis, sífilis, chancro blando o chancroide, herpes, hepatitis B y VIH.

Es posible que una persona tenga una ITS si tiene uno o varios de estos signos:

  • flujo con mal olor
  • comezón en los genitales
  • dolor en los genitales
  • llagas o ampollas en los genitales
  • dolor en la pelvis o durante las relaciones sexuales

Además, es muy frecuente que una persona tenga una ITS sin tener ningún signo. Muchos hombres y mujeres tienen ITS sin que lo sepan.

Si no se tratan, las ITS pueden causar problemas de salud graves, como por ejemplo, embarazo tubárico, cáncer del cuello de la matriz, o infertilidad . Por eso, cualquier persona infectada debe recibir tratamiento lo antes posible. Si una mujer embarazada tiene una ITS y no recibe tratamiento, su bebé puede ser muy pequeño al nacer o puede nacer antes de tiempo o nacer ciego, enfermo o muerto. Cuando una persona ya tiene una ITS, se puede contagiar más fácilmente de otra, incluso de VIH.

Este capítulo describe las ITS más comunes y explica cómo tratarlas y prevenirlas. También describe otras infecciones de los genitales que son frecuentes, pero que no se transmiten sexualmente.

Cómo se transmiten las ITS

Para contagiarse de una ITS, una persona tiene que tener contacto íntimo con otra persona ya infectada. El contacto íntimo puede ser el sexo con penetración (con el pene del hombre dentro de la vagina de la mujer), el sexo anal (el pene en el ano) o, rara vez, el sexo oral (tocar los genitales o el ano con la boca). A veces, para contagiarse, basta que una persona infectada frote sus genitales contra los genitales de otra persona. Muchas personas se contagian al tener contacto íntimo con alguien que no tiene signos de una infección.

Para prevenir las ITS, no hay que tener relaciones sexuales con nadie que tiene una infección. Muchas ITS también se pueden prevenir con el uso de condones. Para aprender a prevenir las ITS, vea sobre HIV y otros STIs.

Un bebé también se puede contagiar de una ITS si su madre tiene una infección. Algunas ITS se transmiten al bebé por medio de la sangre de la madre durante el embarazo. Otras ITS se transmiten cuando el bebé atraviesa la vagina, durante el parto.

Tratar las ITS

La mayoría de las ITS se mejoran o se curan si la persona infectada recibe tratamiento de inmediato. Pero muchas mujeres y hombres no reciben tratamiento. Algunas personas no tienen suficiente dinero para pagar el tratamiento. A otras les da pena o vergüenza. A muchas mujeres les preocupa que sus maridos vayan a pensar que tuvieron relaciones sexuales con otro hombre.

Por esas razones, la manera en que usted atienda a una mujer que podría tener una ITS es muy importante. Si una mujer le pide ayuda, no le cuente a nadie más lo que ella le diga o quizás ella no vuelva a consultarla. No la critique. Conteste honestamente y de la mejor forma que pueda las preguntas que ella le haga. Si no puede tratar la infección, ayúdele a la mujer a conseguir atención a bajo costo y cerca de donde ella vive.

No quiero ir a la clínica.
Pero si no nos curamos los dos, nos vamos a volver a pasar la infección.
Recuerde:
  • Hay que tratar las ITS lo antes posible. El tratamiento temprano es más barato y más eficaz que el tratamiento que se requiere después de tener una infección mucho tiempo.
  • También hay que tratar a los compañeros. A una mujer no le va a servir de nada el tratamiento si su compañero sigue infectado.
  • Hay que asegurarse de que la mujer se tome toda la medicina que le den. Para que se cure completamente, necesita tomarse toda la medicina, aunque los signos de la infección ya se le hayan quitado.


Nota: Todas las medicinas que aparecen en este capítulo se pueden tomar sin peligro durante el embarazo y el amamantamiento, a menos que le advirtamos lo contrario. Si usted no está embarazada ni está dando el pecho, tal vez pueda usar otras medicinas más eficaces. Para informarse sobre esas medicinas, consulte el libro Donde no hay doctor para mujeres o hable con un farmacéutico (boticario).


es.hesperian.org
Otros idiomas