Hesperian Health Guides

Cuidar a la madre durante el parto

En esta parte del capítulo, le explicamos las formas en que una partera puede apoyar, proteger y guiar el parto para facilitarlo y disminuir los riesgos. Las ideas de esta sección son útiles para todas las etapas del parto.

En los 3 capítulos que siguen, explicamos más detalladamente cómo atender cada etapa del parto.

Apoyar el trabajo de parto

una mujer embarazada conversa con otra mujer.
¡Es muy intenso! ¡Tengo miedo!
¡Vas muy bien! El parto tiene que ser intenso.

Cuando usted apoya el trabajo de parto, le ayuda a la madre a relajarse en vez de ponerse tensa en contra de las contracciones. Aunque ese apoyo no evitará que el parto sea intenso, sí lo puede hacer más fácil, más breve y de menos riesgo.

Cada mujer necesita un tipo de apoyo diferente. Pero todas las mujeres necesitan bondad, respeto y atención. Mire y escuche a la madre para averiguar cómo se siente. Anímela, para que se sienta fuerte y segura de sí misma durante el parto. Ayúdele a relajarse y a acoger el trabajo de parto.

un hombre habla con su pareja.
No sabía que podía ayudarte con el parto.
¡Sí! Voy a estar mucho más tranquila si estás conmigo.

No es necesario que usted sola apoye a la madre. El apoyo puede ser más provechoso cuando lo da el marido de la madre, su familia o sus amigas. No hay ninguna regla que diga quién debería apoyar a la madre. Lo que importa es que esas personas quieran a la madre y estén dispuestas a ayudarle. Y lo más importante es que sean personas que la madre quiera tener a su lado.

Proteger el trabajo de parto

Usted protege el trabajo de parto cuando evita que algo o alguien lo altere. Aquí tiene algunos ejemplos:

No deje que asistan al parto personas groseras o inconsideradas. La madre no debe tener que preocuparse de los problemas familiares. A veces, hasta los amigos serviciales y cariñosos pueden interferir con el parto. En algunos partos, la mejor manera de ayudar a la madre es pedirles a todos que se salgan del cuarto para que ella pueda estar de parto sin distracciones.

No use medicinas ni procedimientos que no sean necesarios. Algunas parteras (y doctores) piensan que los partos son más seguros mientras más exámenes, medicinas e instrumentos se usen. Pero eso generalmente no es cierto. Esas cosas pueden dificultar el parto o causar problemas.


¡ADVERTENCIA! No le dé medicinas a la madre para apurar el parto, porque añaden riesgos que no son necesarios. Las inyecciones o las pastillas que se usan para apurar el parto pueden aumentar el dolor y hasta matar tanto a la madre como al bebé. Vea formas de estimular el parto que no son peligrosas.

una mujer habla con una partera.
¿Podemos ponerle una inyección para apurar el parto?
¡No! Las inyecciones son peligrosas. No vale la pena arriesgarse.

Guiar el trabajo de parto

Guiar el parto es ayudar a que avance de la forma más sana. Una forma de guiar el parto es ayudar a la madre a cuidarse el cuerpo. En diferentes momentos, podría sugerirle que beba algo, que orine, que descanse o que se mueva. En los siguientes 3 capítulos, le daremos muchos otros consejos para guiar al parto.

 una mujer sostiene un vaso de agua y habla a una mujer embarazada acostada.
Si ya pasó la contracción, quisiera que tomaras un traguito.

Ayude a la madre a tomar por lo menos 1 taza de líquido cada hora

Una mujer que está de parto usa el agua que tiene en el cuerpo rápidamente. Debe beber por lo menos 1 taza de líquido cada hora. Si no bebe lo suficiente, podría deshidratarse (no tener suficiente agua en el cuerpo). Eso puede hacer que el parto se tarde mucho más y que sea más difícil. La deshidratación también puede hacer que la mujer se sienta agotada.

Éstos son signos de la deshidratación:

MW Ch10 Page 159-2.png
MW Ch10 Page 159-3.png
MW Ch10 Page 159-4.png
Levántele la piel del dorso de la mano con 2 dedos y luego suéltela. Si la piel no vuelve inmediatamente a como estaba antes, la mujer está deshidratada.
  • labios secos
  • ojos hundidos
  • piel menos elástica
  • calentura leve (menos de 38°C ó 100.4°F)
  • respiración rápida y profunda (más de 20 respiraciones por minuto)
  • pulso rápido y débil (más de 100 latidos por minuto)
  • ritmo rápido del corazón del bebé (más de 160 latidos por minuto)

Si piensa que la madre podría estar deshidratada, dele de inmediato agua con azúcar o miel, jugo de fruta o suero de rehidratación (vea a continuación).

Algunas mujeres no pueden beber mucho líquido durante el parto. Las hace sentirse mal o lo vomitan. Si la madre está vomitando y no puede tomarse una taza entera de líquido de una sola vez, deje que tome traguitos después de cada contracción. Así tomará líquido sin causarse molestias del estómago. A veces, las mujeres que se sienten mal aguantan mejor tomar estas bebidas: agua de coco, jugo de fruta mezclado con agua, agua con azúcar o miel, o té de hierbabuena, de jengibre o de manzanilla con azúcar o miel.

Si la madre no puede beber nada, o si ya está muy deshidratada, dele líquidos por el recto o póngale suero intravenoso.

Suero de rehidratación

Si el parto se tarda mucho o si la madre no ha comido o tomado mucho líquido, dele suero de rehidratación. (De hecho, todas las mujeres que están de parto pueden tomar este suero). El suero ayuda a mantener equilibradas las sustancias químicas en la sangre de la madre para que ella no se enferme.

Tal vez usted pueda conseguir paquetes de sales y azúcar ya mezclados, como Sueroral, para hacer el suero de rehidratación. Si usa paquetes de ese tipo, tenga cuidado de mezclarlos correctamente y pruebe el suero usted primero. No debe ser más salado que las lágrimas.

Otra opción es que usted misma prepare el suero a la hora del parto o que lleve consigo los ingredientes secos ya medidos y mezclados en sobrecitos.

MW Ch10 Page 160-5.png
2 maneras de hacer suero de rehidratación
Con azúcar y sal
(Puede usar melaza o miel en lugar de azúcar.)
En 1 litro de agua limpia, mezclar:
  • media cucharadita rasa de sal
con 8 cucharaditas rasas de azúcar
MW Ch10 Page 160-1.png
MW Ch10 Page 160-2.png
(Antes de añadir el azúcar, ¡pruebe el suero para asegurarse de que no esté más salado que las lágrimas!)
Con cereal en polvo y sal
(Lo mejor es que use arroz en polvo. Si no, use maíz molido, harina de trigo, orgo o puré de papas cocidas).
En 1 litro de agua limpia, mezclar:
  • media cucharadita rasa de sal
con 8 cucharaditas copeteadas (ó 2 puñados) de cereal en polvo.
MW Ch10 Page 160-3.png
MW Ch10 Page 160-4.png
(Antes de añadir el cereal, ¡pruebe el suero para asegurarse de que no esté más salado que las lágrimas!)
Hervir de 5 a 7 minutos para hacer un atole aguado. Enfriar el suero rápidamente para dárselo a la madre.
Cada vez que le vaya a dar el suero a la madre, pruébelo primero para asegurarse de que no se haya echado a perder. Cuando hace calor, las bebidas hechas con cereal se pueden echar a perder en unas cuantas horas.

Si puede, añádale media taza de jugo de fruta, de agua de coco o de puré de plátano maduro al suero. Eso le dará potasio a la madre, que podría ayudarle a beber más líquidos.

Si es necesario, adapte la forma de hacer el suero a lo que esté disponible en su zona. Si no se usan envases de 1 litro, cambie las cantidades a las cosas que ustedes usen para medir, pero mantenga las mismas proporciones. Si no tiene tazas o cucharaditas de medir, use una pizca de sal y un pequeño puñado de azúcar. Si hay atoles o gachas para los niños pequeños, añádales una pizca de sal y suficiente agua para que estén bastante aguados y úselos como suero.
Nota: Si a la madre le da hambre durante el parto, es bueno que coma alimentos que sean fáciles de digerir, como pan, arroz o yogur.

Insista que la madre orine por lo menos cada 2 horas

una mujer embarazada habla con otra mujer quien mira su reloj.
Ay, ay, ay, aaah... Ya pasó ésta...
Ya han pasado casi 2 horas sin que hayas orinado. ¿Por qué no tratas de orinar ahorita?

Si la madre tiene la vejiga llena, es posible que las contracciones se vuelvan más débiles y que el parto se tarde más. Si la vejiga está llena, también puede causar dolor, retención de la placenta y sangrado después del parto. Recuérdele a la madre que orine porque tal vez a ella se le olvide.

Para averiguar si la vejiga está llena

Esta vejiga está demasiado llena., palpe la parte baja del vientre de la madre. Cuando la vejiga está llena, se siente como una bolsa de plástico llena de agua. Cuando está muy llena, se le puede ver la forma debajo de la piel de la madre. No espere hasta que se llene tanto.

Si la madre tiene la vejiga llena, necesita orinar. Si no puede caminar, póngale una bandeja o más paños debajo de las nalgas y deje que orine donde está. Tal vez le ayude meter una mano en agua tibia.

Esta vejiga está demasiado llena.
una mujer embarazada está acostada de espalda; una flecha indica su vejiga llena en la parte inferior de su barriga.

Si la madre no puede orinar, hay que ponerle una sonda (un tubo esterilizado) en la vejiga para vaciar la orina. Vea más información sobre cómo poner una sonda. Si usted no ha recibido capacitación para poner una sonda, consiga ayuda médica.

Ayude a la madre a descansar entre una contracción y otra

Para ahorrar sus fuerzas, la madre debe descansar entre las contracciones, aun cuando el parto apenas esté empezando. Eso quiere decir que cuando no tenga una contracción, necesita relajar el cuerpo, respirar profundamente y, a veces, sentarse o acostarse. Tal vez pueda dormir al principio del parto.

Cuando las contracciones son intensas, muchas mujeres se sienten muy cansadas. Por eso, quizás teman que no van a tener suficientes fuerzas para pujar hasta que nazca el bebé. Pero el cansancio es la forma en que el cuerpo hace que la madre descanse y se relaje. Si todo va bien, ella tendrá toda la fuerza que necesita. Vea maneras de ayudar a la madre a relajarse.

una mujer embarazada habla a otra mujer; luego la segunda mujer se sienta detrás de la mujer embarazada y le habla.
Me tengo que sentar cuando me dan las contracciones, porque si no me duelen mucho...
¡Estoy muy cansada! Pero cada vez que me empiezo a dormir, ¡cabeceo y eso me despierta!
Te voy a sostener la cabeza para que puedas dormir entre las contracciones.
¡Gracias!

Ayude a la madre a cambiar de posición cada hora

Ayude a la madre a moverse durante el parto. Ella puede acuclillarse, sentarse, arrodillarse o ponerse en otras posiciones. Todas esas posiciones son buenas. Los cambios de posición ayudan al cuello de la matriz a abrirse de una manera más pareja.

Si la madre se para y camina puede apurar el parto. Para relajarse, tal vez le ayude a la madre bambolearse parada o mecerse en una silla, o quizás incluso le ayude bailar.

un hombre y una mujer embarazada bailan juntos.
un hombre y una mujer embarazada caminan juntos.
una mujer embarazada está sentada en una silla.
una mujer embarazada está sentada en una silla, apoyada por un hombre quien está de rodillas en frente de ella.
una mujer embarazada está acostada en su lado derecho en una cama.
una mujer embarazada está de rodillas con la cabeza apoyada por almohadas en una banca.
una mujer embarazada está sentada recta, apoyada por almohadas.
una mujer está de rodillas en el piso con la cabeza apoyada por una pila de mantas.
una mujer de rodillas exhala con la cabeza erguida y la espalda recta.


una mujer embarazada está acostada de espalda.
¡NO!

La madre NO debe acostarse boca arriba sin apoyo alguno. Esa posición aplasta y cierra los vasos sanguíneos que les llevan sangre a la madre y al bebé.

Está bien que la madre se acueste de lado con una manta doblada entre las piernas (vea los dibujos de arriba), o boca arriba, con algo que le apoye la parte de arriba del cuerpo—siempre que ella cambie de posición por lo menos cada hora.

MW Ch10 Page 163-1.png

Cambie la ropa de cama cuando se moje o se ensucie

A la mayoría de las mujeres les sale mucho líquido de la vagina a lo largo del parto. Ese líquido podría ser del tapón de moco o las aguas de la fuente.

Cuando la madre se siente o se acueste, ponga toallas o paños limpios debajo de ella para que el líquido caiga allí.

Cambie los paños o las toallas cuando se mojen mucho o se ensucien. Revise el líquido para ver si tiene demasiada sangre fresca o coágulos, o aguas marrones, amarillas o verdes.

Si la madre tiene el VIH

Dar medicinas de TAR a la madre durante el trabajo de parto y nacimiento puede prevenir que el bebé se infecte con el VIH.