Hesperian Health Guides

Aguas residuales: ¿un problema o un recurso?

La cantidad de agua presente en el planeta se mantiene constante, y es utilizada una y otra vez. Sin embargo, el agua que se escurre y la que se usa para lavar, en terrenos agrícolas, en el saneamiento o en la industria, con frecuencia contiene microbios y sustancias químicas que la hacen inadecuada para beber, bañarse o lavar.

El agua no contaminada con sustancias tóxicas o excrementos puede usarse de nuevo tras un tratamiento muy sencillo. El método que mejor se adapte a su hogar o comunidad depende de la cantidad de aguas residuales que debe tratarse, el tipo de contaminantes que contienen, el uso al que se destinará, y el tiempo, espacio y trabajo que usted puede apartar para las tareas de tratamiento.

Soluciones para las aguas grises

Las aguas grises son aquellas que han sido utilizadas para lavar y para otras tareas domésticas en el hogar, pero no contienen excrementos. Mientras no contengan jabones tóxicos o cloro (ver “Cómo preparar productos de limpieza más seguros”), las aguas grises, después de un sencillo tratamiento, podrán volver a utilizarse para los huertos o descartarse sin tratamiento alguno en el suelo.

¡IMPORTANTE! Las aguas grises nunca son potables y no deben beberse.

Existen diferentes tipos de sistemas de aprovechamiento de aguas grises (ver la sección de recursos sobre el agua y el saneamiento). Todos los sistemas son adecuados siempre que:

  • Sean fáciles de construir y mantener.
  • Puedan mantener el agua sin grasa, cloro concentrado,
    disolventes y otras sustancias químicas.
EHB Ch6 Page 100-1.png

Humedales construidos para filtrar las aguas grises

Un medio para tratar las aguas grises es imitar la manera en que la naturaleza lo hace, al filtrarlas a través de varias capas de plantas, tierra y piedra. Los nutrientes de las aguas grises alimentan a las plantas y las plantas agregan oxígeno al agua, ayudando a limpiarla. Los humedales construidos también:

  • Proveen agua para el riego de cultivos alimentarios.
  • Sirven para cultivar otras plantas útiles como el bambú o la caña.
  • Reemplazan las aguas estancadas sustituyéndolas con jardines atractivos.
¡IMPORTANTE! Los humedales construidos no pueden purificar los excrementos humanos (heces).

Cómo construir un humedal

Para planificar la construcción de un humedal debe tomar en cuenta los siguientes factores:

  • El espacio que necesita y la profundidad que debe tener. Cuanta más agua fluya por el sistema, mayor será su tamaño y más profundo tendrá que hacerse para que pueda filtrar las aguas grises adecuadamente. Si el agua fluye demasiado rápido, el lecho de cañas no podrá efectuar debidamente la limpieza.
  • ¿Está la fuente de agua a una altura superior que el humedal? Como el agua debe fluir en toda la extensión de éste, debe provenir de una fuente superior, o de lo contrario debe bombearse.
  • ¿Hacia dónde fluirá el agua que ha sido limpiada?, ¿Puede almacenarse en un tanque o conducirse hasta un jardín?

Los humedales se pueden construir en cualquier lugar donde haya un espacio suficiente; si no es así, podrán construirse en un recipiente encima del suelo, por ejemplo en un barril de 200 litros. En lugares donde se cuenta con un suelo bien drenado o aguas subterráneas elevadas, excave un pozo y revístalo con un plástico grueso o cemento. En áreas con suelo de arcilla no se necesita revestimiento.

Cómo mantener un humedal construido

EHB Ch6 Page 101-1.png
Un humedal excavado en el suelo puede purificar grandes cantidades de aguas grises
Plantas de humedal disponibles
en el lugar
Tubería de ingreso (aguas grises provenientes de la casa)
Piedras pequeñas
(2 a 4 cm de circunferencia) alrededor del tubo de entrada
Arena áspera y grava pequeña (máx. 2 cm de circunferencia) en el lecho del humedal
7 a 8 cm de mantillo orgánico para evitar los olores y la propagación de zancudos
Tubos de salida
(4 a 5 cm de circunferencia), a un máximo de 15 cm por debajo del nivel del tubo de entrada
Piedras grandes
(4 a 5 cm de circunferencia) alrededor del tubo de salida
Hoyo de 30 a 70 cm de profundidad


Las necesidades de cada humedal construido serán distintas, dependiendo de la cantidad de agua, tipo de tierra, plantas, y otras condiciones. Experimente hasta averiguar la mejor manera de hacer eficaz el humedal.

  • Si las plantas se secan o mueren, esto significa que el agua que fluye no es suficiente: se deben añadir fuentes de agua al sistema, el pozo se puede hacer más pequeño o menos profundo, o se pueden añadir otras plantas.
  • Si el agua no fluye bien, trate de ponerle piedras más grandes y menos arena, o ponga el tubo de salida más abajo.