Hesperian Health Guides

Cómo construir una casa saludable

Las casas planificadas con cuidado contribuyen a asegurar la seguridad y salud de las comunidades. Construir la casa en un sitio que reciba el sol y la sombra adecuadamente ayuda a que sea caliente o refrescante según el caso, iluminada y con buena ventilación. También es importante escoger materiales de construcción adecuados para el clima.

EHB Ch17 Page 377-1.png
Los árboles dan sombra y belleza.
Un buen techo no debe dejar pasar el agua y tiene que ser inclinado o tener canaletas para que el agua no entre en las paredes o los cimientos.
El aislamiento de las paredes y del cielo raso mantiene la casa más caliente en la época fría y más fría en la época caliente.
Las aberturas en los extremos del techo sirven para que entre el aire fresco y salga el aire viciado, y evitan el moho y la putrefacción.
Un tragaluz en el techo permite el ingreso de la luz.
Una canaleta y un tubo de bajada en el techo sirven para capturar el agua de lluvia y almacenarla en un tanque.
Tener ventanas a ambos lados de la casa mejora la ventilación.
La malla milimétrica en las ventanas mantiene los insectos fuera.
Las contraventanas impiden que entre el sol, la lluvia y el viento, y mantienen el calor dentro.
Las puertas divididas facilitan la ventilación y mantienen a los animales fuera.
Un porche en la sombra expande el espacio.
Buenos cimientos y una plataforma dan estabilidad y protegen contra la humedad, las inundaciones y las plagas. Las plataformas se pueden construir con una rampa en vez de gradas, lo que facilita a los niños, la gente mayor y la gente con discapacidad entrar y salir de la casa.




Aproveche al máximo la luz solar

Cuando construya una casa o urbanice un caserío, considere donde alumbrará el sol en las diferentes épocas del año para aprovechar mejor el calor que produce. En los meses calientes, el sol está arriba al medio día y proporciona calor directo la mayor parte del día. En los meses más fríos, el sol está más bajo, da poco calor y recorre un curso diferente en el cielo.

En los países del hemisferio sur, las casas serán más cómodas si la mayoría de las ventanas y las paredes se orientan hacia el norte, donde está el sol. En los países del norte, la mayoría de las ventanas y las paredes deben orientarse hacia el sur. Esta regla general servirá para que toda la casa capte y retenga el calor del sol.

EHB Ch17 Page 378-1.png
EHB Ch17 Page 378-2.png

En la época fría, el sol que alumbra las ventanas y paredes en un ángulo bajo sirve para mantener la casa caliente.

En la época caliente, los árboles que se sembraron a los lados de la casa donde el sol de la tarde alumbra, servirán para que la casa se mantenga fresca.

Escoja materiales que retengan el calor

En los lugares donde hace frío, algunos materiales de construcción ayudan a retener el calor en la casa. Los materiales más gruesos retienen mejor el calor. La piedra, ladrillo y los bloques hechos de barro y paja retienen mejor el calor que la madera o los bloques de concreto hueco. Llenando los bloques huecos de concreto con tierra o concreto se retiene mejor el calor. Con cualquiera de estos materiales, el grosor de pared ideal para retener el calor es de 10 a 13 cm.

EHB Ch17 Page 378-3.png EHB Ch17 Page 378-4.png

Cuando el sol alumbra la casa, el calor se retiene en las paredes y el piso.

Cuando el sol se oculta y el aire se enfría, las paredes y el piso liberan el calor en la habitación.

Protección contra el calor y el frío

EHB Ch17 Page 379-1.png
En las casas de madera las paredes dobles con aislante entre ellas retienen el calor y evitan el frío.

El aislante es el material que protege contra el calor y el frío. En vez de tener una pared delgada simple y un techo sin cielo raso, en una casa bien aislada se deja un espacio entre las paredes exteriores e interiores, y se pone un cielo raso bajo el techo. Estos espacios se llenan con aserrín, lana, paja, corcho, cartón o papel remojado en bórax diluido (para evitar que las termitas se lo coman), secado antes de instalarlo.

EHB Ch17 Page 379-2.png
Sellando las grietas de las paredes se mantiene el frío fuera y el calor dentro, y se siente la diferencia.


Si no puede construir paredes dobles, cubra el interior de las paredes con papel, cartón o materiales similares. Esto servirá de aislante.

Los techos de paja, al igual que los pisos de ladrillo y tierra pisada, son un buen material aislante. Para mantener el calor dentro o evitar que entre demasiado calor de fuera, selle las grietas y resquicios de las ventanas y puertas. Cubra las ventanas para mantener fresca la casa durante el día y retener el calor en la noche. Las ventanas que se puedan abrir también servirán para que el aire circule y haya una buena ventilación.

Escoger buenos materiales

Los materiales utilizados en la construcción de una casa pueden marcar la diferencia entre una vivienda incómoda y una linda y saludable. Pero cuando los bosques y las cuencas hidrográficas se dañan, los materiales locales de construcción se pierden. Y cuando grandes cantidades de concreto y otros materiales “modernos” se ponen de moda, los materiales de tradicionales y el conocimiento de cómo utilizarlos en la construcción también se pierden; la gente deja de valorarlos. Los mejores materiales de construcción:

  • Provienen de la tierra, y se pueden volver a utilizar o devolver a la tierra cuando la casa ya no se pueda habitar.
  • Son cosechados y producidos localmente, y son apropiados para el clima del lugar.
  • No contienen productos químicos dañinos ni requieren grandes cantidades de energía para fabricarse.
Adolescentes producen materiales de construcción mejorados

EHB Ch17 Page 380-1.png

En un vecindario de Santo Antonio, en las afueras de Brasilia, capital de Brasil, la mayoría de las casas se construyen en pocos días con ladrillos de arcilla y bloques de concreto comprados fuera de la comunidad. Hay poca mano de obra calificada y no todos tienen dinero, así que los habitantes construyen sus casas con la ayuda de trabajadores inexpertos.

Por esta razón, los materiales generalmente se preparan mal; o le ponen mucha agua al cemento, o no ponen hierro para reforzar.

La arquitecta Rosa Fernández visitó Santo Antonio y demostró que la mala planificación y construcción se debían a la falta de mano de obra calificada. Sin embargo, la situación se pudo mejorar. Con ayuda del gobierno, se capacitó a un grupo de adolescentes de Santo Antonio para fabricar bloques compactos de tierra. La mezcla consiste de 2 partes de arena por 1 parte de arcilla, con un poco de cemento, que luego se compacta en un sencillo aparato manual. Después de que los adolescentes aprendieron a fabricar los adobes, Rosa les enseñó a construir con ellos y los muchachos comenzaron a hacer negocios fabricándolos y vendiéndolos.

En la actualidad muchas de las casas nuevas se hacen con estos materiales, más seguros y firmes. El dinero que la gente invierte en comprar los bloques se queda en la comunidad y contribuye a crear un futuro más sólido. Y gracias a la práctica y capacitación que los adolescentes recibieron, Santo Antonio ahora cuenta con muchos trabajadores de construcción capacitados.

Materiales de construcción tradicionales y modernos

En la mayoría de edificios tradicionales se utiliza una combinación de barro, arena, arcilla, piedra, paja, madera y plantas como bambú, hojas y enredaderas para el techo y las paredes. Estos materiales son fuertes, se obtienen en el lugar y cuestan poco o nada. Pero también hay algunos problemas. Las paredes de barro pueden erosionarse con la lluvia, los techos de paja pueden convertirse en guarida de plagas de insectos y, las construcciones que utilizan sólo estos materiales quizá no duren mucho.

En muchos lugares, los materiales industriales como los bloques de concreto y los techos de lámina metálica han reemplazado a los materiales tradicionales. La gente con frecuencia usa concreto porque es más fácil de manejar y una casa se puede construir en etapas, ampliándola a medida que la familia tiene más dinero. Para algunas personas, construir una casa con concreto significa estatus económico y modernidad.

Sin embargo, es posible que las casas construidas con materiales industriales no sean lo más conveniente para la salud de la gente y para el medio ambiente. Por ejemplo, generalmente no tienen buena aislante para proteger del frío. La preparación del concreto requiere mucha agua y energía; si los bloques de construcción no se refuerzan, se deshacen fácilmente cuando hay terremotos. Estos materiales son además costosos y generalmente sólo están disponibles para la gente de poblados grandes o de las ciudades.

Cuando planifique la construcción de una casa considere las características ventajosas y negativas de los diferentes materiales disponibles. No porque otros construyan sus casas de cierta manera esto significa que sea lo más conveniente para todos.

Es EHB Ch17 Page 381-1.png
¿Quizá debiéramos construir una casa de tierra con techo de metal?


Cómo preparar un repello natural con tierra

Si una casa de tierra y paja, o de barro y listones, se recubre de repello, podrá protegerse contra la lluvia y los insectos que pueden criarse en las grietas de las paredes. El recubrimiento también mejorará la apariencia de la casa. Necesitará los siguientes materiales:

EHB Ch17 Page 382-1.png
1½ partes de agua
2½ partes de arcilla (cernida con una criba de ¼ pulgada)
1¼ partes de arena
2 ó 3 partes de paja machacada
  1. Agregue la arena y arcilla al agua. Deje reposar hasta que la arcilla y la arena absorban el agua.
  2. Mezcle bien, hasta que no haya grumos.
  3. Agregue la paja machacada y mezcle otra vez hasta que no haya grumos.

Si está poniendo repello en una pared de barro, moje la pared primero. Si la pared es de adobe, paja u otro material tendrá que aplicar una capa de arcilla antes de recubrirla. Recubra sólo una pequeña parte de la pared con las manos y luego suavice con una espátula. Cuando se seque, compruebe que el recubrimiento que aplicó no se raja fácilmente ni se cae cuando lo empuja con el pulgar. ¿Se agrieta o despega de la pared fácilmente cuando lo tira? o, ¿Se rompe cuando lo rocía con agua? Si se agrieta, añada más paja. Si se despega, intente añadir una pasta de harina de trigo y agua. Si se deshace fácilmente con agua, use paja más larga. Cuando haya logrado un recubrimiento que no se cae, no se agrieta ni se descompone fácilmente, aplíquelo a todas las paredes.

Para recubrir el piso añada más arena a esta mezcla. Apisone la superficie para hacerla más suave y nivélela antes de ponerle la superficie de recubrimiento. Aplique la mezcla, suavícela y déjela secar durante varias semanas para evitar que se raje después. Si es posible, selle el piso con aceite de linaza después de que se seque.

Construcciones a prueba de terremotos

Cada año se pierden muchas vidas porque la gente vive en casas que no resisten los terremotos. Las casas más vulnerables en un terremoto son las de bloques de concreto no reforzado, las de ladrillo o tierra no reforzados, y las casas que no tienen cimientos sólidos. Las casas de materiales tradicionales y flexibles como las de barro y listones, madera o tierra apilada mezclada con paja, o de fardos de paja apilados y amarrados y cubiertos con estuco son más resistentes a los terremotos (vea la sección de otros recursos sobre la salud ambiental).

La combinación de materiales tradicionales y métodos de construcción mejorados como el uso de cimientos, estuco impermeable y riostras cruzadas de refuerzo, pueden servir para mejorar la seguridad de las casas y hacerlas más cómodas y económicas. Para reducir los riesgos de daños por terremoto en las casas de tierra:

  • Construya una casa baja, pequeña, de un piso.
  • Siempre que sea posible, construya paredes curvas, especialmente en las esquinas.
  • Si construye la casa con un marco rectangular, refuerce las esquinas con vigas en cruz (refuerzos de madera instalados en cruz). Si no hay madera, puede usar alambre.
  • Construya los cimientos sobre un terreno firme, utilizando mortero de cal o concreto, con ladrillo quebrado o piedras grandes. Mantenga los materiales del cimiento juntos poniendo palos, bambú, alambre o varillas de metal en la mezcla.
  • Asegure la pared a los cimientos utilizando una capa con palitos, clavos, metal o varillas de hierro cementados dentro de los cimientos.
  • Utilice materiales livianos para el techo (paja o láminas de metal acanaladas).
  • Para que las casas de ladrillo o de bloque sean más seguras, sujete juntos los ladrillos o bloques de las diferentes capas. Instale vigas transversales (de un lado a otro) y luego instale refuerzos horizontales entre ellas para evitar que la casa se mueva de un lado al otro. Sujete el techo a las vigas transversales.
Los materiales livianos como los fardos de paja, hacen que las paredes sean más seguras en los terremotos y mantienen una temperatura templada.
Los materiales livianos como los fardos de paja, hacen que las paredes sean más seguras en los terremotos y mantienen una temperatura templada.