Hesperian Health Guides

Hesperian Health Guides

Cómo nos hacen daño los productos tóxicos

Todos los miembros de esta familia se ven perjudicados por una fábrica de productos químicos de su pueblo; algunos más que otros.

Si una persona sufre o no daños por los químicos tóxicos, y el tipo de daño para su salud, dependerán:

  • Del tipo de producto químico.
  • De la cantidad a la que se expuso la persona.
  • Del tiempo que duró la exposición.
  • De la edad, peso, altura y sexo de la persona expuesta.
  • Del estado general de salud en el momento de la exposición.


El peligro de los químicos tóxicos es mayor en los momentos en que nuestros cuerpos se están desarrollando o cambiando rápidamente:

  • Cuando el bebé se está formando en el útero.
  • Cuando un niño está creciendo rápidamente.
  • Cuando un adolescente está experimentando cambios rápidos.
  • Cuando una persona mayor ya no tiene suficiente capacidad física para filtrar los venenos.


Los efectos de los químicos tóxicos en la persona pueden ser graves, tales como defectos de nacimiento o cáncer. Otros efectos pueden ser más difíciles de ver, tales como las dificultades de aprendizaje, crecimiento lento, alergias, dificultad en embarazarse y enfermedades frecuentes.

Con frecuencia es difícil saber si la causa de un problema de salud o el deterioro de una enfermedad se debe a los productos tóxicos. Aunque se ha probado que los químicos tóxicos causan diferentes enfermedades, resulta muy difícil probar que una exposición en particular sea la responsable de una enfermedad, dado que estamos expuestos a tantas sustancias químicas bajo diferentes circunstancias. Sin embargo, muchas enfermedades son más comunes en lugares donde la gente está regularmente expuesta a productos tóxicos.

Incluso las cantidades pequeñas pueden hacer daño

Es tradicional que médicos y científicos se guíen por el concepto de que “la dosis hace el veneno”. Esto significa que una mayor cantidad de una sustancia tiene un efecto mayor, y una menor cantidad tiene un efecto menor. Por ejemplo, los venenos tales como arsénico y cianuro son tóxicos únicamente si una persona los ingiere en cantidades excesivas. Incluso en medicamentos como la aspirina, son útiles cuando se toman en pequeñas dosis, aunque pueden ser dañinos en grandes cantidades.

Sin embargo, aun en pequeñas cantidades, algunos productos tóxicos pueden ser muy dañinos. Algunos, tales como los COP (contaminantes orgánicos persistentes) y los PCB (bifenilos policlorados) no son seguros del todo.


es.hesperian.org
Otros idiomas