Hesperian Health Guides

Cómo proteger un manantial

Los manantiales son lugares donde el agua subterránea sale a la superficie en forma natural. Como el agua de manantial se filtra en las rocas y el suelo y circula rápidamente, puede considerarse potable siempre que no se contamine en la superficie. Para saber si un manantial es potable, busque la fuente real del manantial (el lugar donde sale de la tierra) y averigüe lo siguiente:

  • ¿Es ésta la fuente original, o hay un arroyo u otra agua superficial que ingresa al subsuelo cuesta arriba del manantial? Si es así, lo que parece ser un manantial puede ser en realidad agua superficial que fluye a corta distancia por debajo del suelo. En ese caso, probablemente esté contaminada o puede ser que sólo fluya durante la temporada de lluvias.
  • ¿Hay grandes huecos en las rocas arriba del manantial? De ser así, observe el agua del manantial después de un fuerte aguacero; si parece muy turbia o lodosa, es probable que esté contaminada por la escorrentía superficial.
  • ¿Existe la posibilidad de contaminación cerca o justo arriba del manantial? Las fuentes de contaminación pueden ser pastizales para ganado, sanitarios, fosas sépticas, utilización de plaguicidas o abonos u otra actividad humana.
  • ¿Está muy suelto o arenoso el suelo en un círculo de 15 m alrededor del manantial? Esto puede permitir que la escorrentía superficial contaminada ingrese al agua subterránea.

Proteja el área alrededor del manantial

Proteger un manantial es más barato que cavar o perforar un pozo. Y una vez que un manantial está protegido, es relativamente fácil instalar tubería desde éste hasta un lugar más cercano a la comunidad. Para proteger el área que rodea al manantial, ponga una cerca alrededor de éste y cave una zanja de drenaje para desviar la escorrentía superficial y los residuos. Esto también mantendrá a los animales alejados del lugar.

Siembre árboles nativos cerca del manantial para protegerlo aún más. Los árboles evitan la erosión y hacen del lugar un sitio más agradable para recoger agua.

EHB Ch6 Page 84-1.png


Construya un tanque de captación de agua

Un tanque de captación cubierto, hecho de piedra, ladrillo o concreto, también ayuda a proteger el manantial de contaminación. Además, el tanque de captación facilita recolectar el agua en el manantial o transportarla a través de tuberías hasta los grifos comunitarios o tanques de almacenamiento. El tipo de tanque de captación más adecuado dependerá de la ubicación del terreno y de los materiales disponibles.

Partes de un tanque de captación

EHB Ch6 Page 85-1.png
Canal de drenaje que evita que el agua fluya sobre el tanque
Grava o arena
El agua fluye desde aquí
Nivel del agua
Tapa desmontable para ver y limpiar por dentro
Tubo de desbordamiento con malla milimétrica para que no entren los insectos
Malla milimétrica para no dejar pasar la arena ni la tierra
Tubo de salida
Tubo de vaciado
En el dibujo puede verse un tipo de tanque de captación, con vista
de corte transversal del cerro para mostrar el interior.


La tubería y los tanques de captación deben limpiarse con frecuencia

Los tanques de captación deben examinarse constantemente para asegurar que el manantial continúe produciendo agua potable. Sedimentos, hojas, animales muertos y otras cosas pueden acumularse en los tubos y en el tanque, y pueden bloquear los tubos o contaminar el agua. Al poner malla milimétrica en el tubo de acceso al tanque se evita que entren contaminantes por los tubos. Para asegurar un flujo estable de agua, es necesario limpiar la malla de vez en cuando.