Hesperian Health Guides

Hesperian Health Guides

Contaminación tóxica del agua

Las industrias tales como la agricultura, la minería y la petrolera arrojan desechos químicos en las fuentes de agua haciendo que el agua no sea potable ni segura para preparar alimentos, bañarse o regar los campos.

En algunos lugares, el agua puede estar contaminada por sustancias tóxicas que ocurren de manera natural en la tierra, por ejemplo arsénico y fluoruros (una sustancia que causa manchas café en los dientes y debilidad grave en los huesos). A medida que el agua subterránea se agota, los químicos tóxicos naturales se concentran en el agua que queda y el riesgo aumenta.

Estas sustancias químicas, ya sean industriales o de la propia tierra, generalmente son invisibles y muy difíciles de detectar. Puede ser útil entregar una muestra del agua a un laboratorio, quizás de una universidad, para detectar los químicos tóxicos naturales y las sustancias tóxicas industriales. Si es posible, se debe entregar la muestra al laboratorio hasta 6 horas depués de recolectarla.

Dibujo para discusión: ¿Cómo entran los químicos tóxicos al agua?

Preguntas para discutir:

  • ¿Cómo ve usted que las sustancias tóxicas ingresan al agua?
  • ¿Qué se puede hacer para proteger el agua de la contaminación tóxica?
  • ¿Cómo afectaría nuestra salud si bebiéramos dicha agua o comiéramos pescado proveniente de ella?

Evitar la contaminación tóxica

La única manera de asegurarse de que el agua se mantenga libre de sustancias tóxicas es evitar que se contamine desde su origen. Si sospecha que el agua que consume está contaminada, usted puede organizar a su comunidad para hacer un mapa de las fuentes de agua y de su contaminación, descubrir los problemas de suministro de ésta, y luego tomar medidas para detener la contaminación. Sin embargo, la única manera de saber exactamente cuáles sustancias químicas contiene el agua es haciendo un análisis de laboratorio.

¡IMPORTANTE! Recuerde que la eliminación de microbios y lombrices del agua NO eliminará de ella las sustancias químicas, del mismo modo que proteger el agua

de las sustancias químicas no eliminará de ella los microbios y lombrices.

Para evitar la contaminación con sustancias tóxicas:

  • Las calles y los puentes pueden diseñarse con cunetas de drenaje para arrastrar los contaminantes de los automóviles y camiones lejos de los canales y ríos.
  • Se deben sembrar árboles a lo largo de los caminos para evitar parcialmente la contaminación de las fuentes de agua, ya que los árboles absorben parte de la contaminación del aire.
  • La industria debe contaminar menos. Las fábricas deben hacerse responsables del tratamiento de sus desechos, y la pequeña industria podría usar métodos de producción limpia.
  • La industria minera y petrolera no se debe establecer en lugares donde pueda poner en riesgo la calidad del agua (ver el Capítulo 21 y el Capítulo 22).
  • Los agricultores deben reducir o eliminar el uso de plaguicidas y abonos químicos y asegurarse de que las sustancias químicas no ingresen en las fuentes de agua. Las sustancias químicas pueden reemplazarse con productos naturales para el control de plagas y con abonos naturales (ver Capítulo 15).
  • Los gobiernos deben fijar normas para evitar la contaminación industrial de las fuentes de agua y garantizar que estas normas se cumplan. En el Anexo B encontrará los acuerdos internacionales sobre protección del agua.

El control de la contaminación del agua requiere la acción de la comunidad, de los gobiernos, y de la industria. Para mayor información sobre la forma de evitar y reducir el daño de las sustancias tóxicas, consulte el Capítulo 20.

Arsénico en el agua “potable”

Durante varios siglos, la mayoría de la gente en Bangladesh bebía el agua de estanques cuidadosamente protegidos, pero se bañaba y lavaba los platos y ropa en ríos, acequias y otras fuentes de agua no protegidas. Esta agua muchas veces estaba contaminada por microbios que causaban diarrea, cólera, hepatitis y otros problemas de salud. Por esto el gobierno, con el apoyo de agencias internacionales, construyó pozos entubados en todo el país. Las campañas de salud pública alentaban a la gente a utilizar el agua “potable” de los pozos entubados, en vez del agua superficial.


A pesar de esto, hacia 1983 se presentaron informes sobre la presencia de un gran número de envenenamientos tóxicos. Muchas personas empezaron a sufrir graves problemas de salud, lesiones en la piel, cáncer, daños en los nervios, enfermedades del corazón y diabetes. Muchas murieron. Nadie sabía qué era la causa de las enfermedades. En 1993 los científicos descubrieron que había arsénico en las aguas subterráneas y que esta sustancia química estaba causando las enfermedades. Nadie había analizado el agua en búsqueda de arsénico, pero en casi la mitad de los pozos entubados la concentración del arsénico era demasiada alta.


¿Cómo ingresó el arsénico en el agua? Si bien el arsénico existía antes de manera natural en el agua subterránea, la cantidad que la gente consumía debe haber aumentado para que se enfermara gravemente.


La misma tecnología que extrajo agua “potable” en las aldeas también hizo posible el riego en grandes extensiones de tierra y el desarrollo de la gran industria agrícola. El uso excesivo del agua para riego hizo que el arsénico se concentrara en el agua subterránea. También, aumentó el uso de abonos químicos (que generalmente contienen arsénico) y los campos se fumigaron con varios plaguicidas. El envenenamiento empeoró a medida que los desechos tóxicos de las curtiembres de cuero y de otras fábricas también se descargaban en los canales y ríos.


En la actualidad, aproximadamente 40 mil personas están enfermas en Bangladesh por envenenamiento con arsénico, la mayoría mujeres, gente pobre y trabajadoras domésticas. Los problemas de salud relacionados con el arsénico tardan años en desarrollarse, lo que significa que aún hay mucha gente por enfermarse. La única forma de tratar los problemas de salud relacionados al arsénico es disponer de mejor agua.


Este desastre empeoró con el tiempo, no se hicieron estudios y no se trató de remediarlo porque la gente afectada es entre la más pobre del mundo; si el agua estuviera contaminada (no lo está) en Dacca, la capital del país, o en un país rico, rápidamente se habrían tomado las medidas necesarias para solucionar el problema.

Cómo eliminar el arsénico del agua para beber

En Bangladesh se ha desarrollado un filtro simple que utiliza clavos de hierro para sacar el arsénico del agua (vea otros recursos sobre el agua y el saneamiento). Esto reduce el número de envenenamientos, pero no resuelve en todo el problema del agua contaminada.



es.hesperian.org
Otros idiomas