Hesperian Health Guides

Costos ocultos: ¿quién los paga?

Muchas industrias que producen y utilizan materiales tóxicos alegan que sus productos son seguros y necesarios. Pero no es verdad. Muchas sustancias químicas y productos que la gente alguna vez pensó que eran seguros y necesarios, como el plástico PVC, la gasolina con plomo, o los plaguicidas, ahora se sabe que causan mucho daño. Existen alternativas más seguras al uso de los productos tóxicos, si sólo la industria las buscara y aplicara.

El desarrollo industrial tiene muchos “costos ocultos”, que son el daño medioambiental y los problemas de salud. Estos costos ocultos generalmente los “pagan” las personas que deben vivir con el daño de los productos tóxicos, en lugar de pagarlo las industrias que causan el daño en primer lugar. Para proteger y aumentar sus ganancias, las empresas ocultan la relación entre estos costos y sus actividades generadoras de productos tóxicos. Estas ganancias son por lo general cuantiosas, ciertamente lo suficientemente como para respaldar prácticas más seguras y proteger la salud humana.

Las personas más perjudicadas por los efectos de la contaminación industrial generalmente son los trabajadores de las industrias contaminantes. También se perjudican los residentes de las zonas vecinas que no cuentan con medios para mudarse a lugares menos contaminados. Muchos de los problemas causados por los productos tóxicos no pueden curarse. Incluso si alguien puede pagar los costosos tratamientos (la mayoría de nosotros no puede), el daño a nuestra salud es con frecuencia permanente. La verdadera solución consiste en prohibir el uso de los materiales muy tóxicos y regular rigurosamente el uso de aquellos productos tóxicos que no pueden reemplazarse con productos menos peligrosos.

EHB Ch20 Page 452-1.png
En todas partes, las industrias deben pagar el costo de alternativas más seguras y mejores medidas de protección para los trabajadores, las comunidades y losconsumidores.

El ciclo de producción y los desechos tóxicos

Si bien son las industrias las que producen y utilizan sustancias tóxicas, y producen además desechos tóxicos, los afectados por el ciclo mundial de elaboración de productos y de producción de desechos somos todos, ya sea que residamos en un pequeño pueblo o una gran ciudad. Puede tratarse de bolsas de plástico, que la gente utiliza en todo el mundo, o de sustancias químicas y métodos de producción tóxicos para fabricar una sola computadora, un auto o un teléfono celular; todos estamos conectados al ciclo global de producción tóxica y desechos tóxicos.

Producción de equipos electrónicos—y desechos tóxicos
Es EHB Ch20 Page 453-1.png
Cada etapa del ciclo de elaboración de productos y producción de desechos afecta a las personas, y en cada etapa las personas pueden actuar para evitar y reducir los daños.

Algunas fuentes usuales de contaminación industrial

Las refinerías petroleras y centrales eléctricas contaminan el aire, agua y tierra con químicos tóxicos y metales pesados.

Las fundiciones liberan metales pesados como mercurio y plomo, y toxinas como dioxina.

Las fábricas de todo tipo pueden contaminar, aunque podrían mejorar su seguridad aplicando métodos de producción limpia.

Desde los basureros industriales se filtran productos químicos hasta la tierra y el agua subterránea, causando graves problemas que duran años.

Los incineradores liberan sustancias tóxicas en el aire, el agua y la tierra.

Las industrias pequeñas como las curtiembres, la galvanoplastia, la industria de prendas de vestir y los fabricantes de pilas pueden originar mucha contaminación y graves problemas de salud tanto para sus empleados como para la gente de los alrededores.

Las bases militares y zonas de guerra ocasionan una contaminación devastadora desde la radiación hasta la emisión de dioxina, y dejan desechos muy dañinos que pueden durar varias generaciones.