Hesperian Health Guides

Desarrollo de instituciones comunitarias

Para lograr un control justo y equitativo de los recursos naturales, en las decisiones relacionadas con su uso y distribución, debe tomarse en cuenta la opinión de todas y todos. Si bien es cierto que el control justo y equitativo puede hacerse de diversas maneras, todas se basan en la educación y organización de las personas para trabajar juntas por el cambio.

La salud ambiental es siempre un asunto comunitario. Las personas deben trabajar juntas, unidas, para proteger los recursos comunes. Para garantizar que el trabajo continúe en el largo plazo, las personas se organizan generalmente en algún tipo de grupo o institución comunitaria.

Cuando la epidemia de cólera comenzó a propagarse en Ecuador, Salud para el Pueblo organizó comités de salud para concientizar a las personas y llevarlas a tomar medidas. Para responder mejor a la epidemia de cólera, los comités de salud pública compartieron información (enseñando por ejemplo cómo preparar sueros de rehidratación) y suministraron servicios (construcción de nuevos sanitarios y sistemas de distribución de agua). También ayudaron a restablecer y fortalecer las comunidades al mantener una clínica de salud y ofrecer educación y capacitación para la salud en las escuelas, parques y hogares. Sirvieron de inspiración para que otras personas se organizaran en grupos e instituciones, por ejemplo los promotores de salud ambiental y el programa de reciclaje.

EHB Ch3 Page 25-1.png

Cuando en cada población se formó un comité de promotores de salud, pudieron decidir qué problemas de salud eran más importantes resolver.

Salud para el Pueblo también trabajó con organizaciones externas a la comunidad con la capacidad de brindar dinero, técnicas de ingeniería, medicamentos y otros recursos. Se aseguraron de que estos recursos fueran utilizados y manejados por los pobladores mismos. Las comunidades se involucraron en la planificación y toma de decisiones acerca de la ampliación del programa.

Si el gobierno no satisface las necesidades básicas de la población la gente misma debe, como lo hizo Salud para el Pueblo, crear sus propias instituciones para garantizar un futuro saludable. Con frecuencia, después de que las comunidades se organizan, el gobierno responde y cumple con sus responsabilidades ante la gente.

Las diferencias en el acceso a los recursos necesarios para hombres y mujeres, trabajadores, agricultores, silvicultores, ganaderos, industrias, urbanistas y otros pueden convertirse en fuente de conflicto en su comunidad y en su organización. A veces los problemas pueden ser particularmente difíciles, como sucede cuando se trata de establecer un equilibrio entre los ingresos a corto plazo y las necesidades de salud a largo plazo. El desarrollo de instituciones comunitarias sólidas generalmente toma mucho tiempo porque es difícil identificar soluciones a estos conflictos. Si la salud en el largo plazo se fija como objetivo, y se busca la manera de que todos trabajen juntos para lograr este objetivo, se pueden resolver conflictos difíciles y desarrollar instituciones sólidas que protejan el bien común.