Hesperian Health Guides

Metales pesados

Los metales pesados como el plomo, mercurio, cadmio y cromo son dañinos para la gente, los animales y las plantas, incluso en proporciones minúsculas. Las diferentes industrias, tales como petroleras, refinerías, mineras, fundiciones, curtiembres e incineradores, despiden metales pesados en el medio ambiente.

Los metales pesados son dañinos cuando la gente aspira o traga el polvo o los humos, o se les pega en la piel o los ojos, y los absorben en la sangre. Los metales pesados también pueden absorberse en las plantas y los animales y pueden hacer daño cuando uno los come.

Señas de envenenamiento por metales pesados

La intoxicación por metales pesados generalmente no ocurre debido a una sola exposición significante sino a la exposición gradual de pequeñas cantidades. Las señas iniciales incluyen temblor, irritabilidad, dificultad en concentrarse, cansancio y debilidad en las manos y los pies. Otras señas incluyen:

EHB Ch16 Page 337-1.png
Dolores de cabeza, mareos, problemas en dormir, pérdida de memoria (especialmente debido a envenenamiento por mercurio) y dificultad para pensar.
Sarpullido, irritación de los ojos y de la nariz.
Encías sangrantes, ampollas en la boca, dolor de muelas, dolor en la mandíbula, sabor a metal en la boca.
Latido del corazón acelerado, ansiedad y pulso muy débil o muy acelerado.
Dolor de estómago, diarrea o estreñimiento, ganas de orinar a cada rato.
Espasmos musculares, dolor y rigidez en las articulaciones y músculos, manos y pies fríos.


El envenenamiento por metales pesados puede también hacer daño a los riñones y el sistema reproductivo, y producir otros problemas graves de salud a largo plazo.

¡IMPORTANTE! Si usted sospecha de envenenamiento por metales pesados, vea al promotor de salud para que le practique una prueba inmediatamente. Si está expuesto a metales pesados día tras día, el medicamento no solucionará el envenenamiento. La única forma de detener el envenenamiento es dejar de exponerse. Si sabe que tiene envenenamiento por metales pesados, es probable que los otros miembros de su comunidad también lo tengan.

En las próximas páginas se analizará el problema del mercurio. Otros metales pesados producen problemas similares. Vea los problemas del plomo.

EHB Ch16 Page 338-1-a.png
Los metales pesados viajan por el aire, entran al agua, los peces y las plantas, y llegan a nuestros cuerpos.

Envenenamiento por mercurio

El mercurio es un metal pesado que puede causar graves problemas de salud cuando se introduce en el medio ambiente a través de la minería, especialmente la minería de oro, la quema de carbón y la construcción de represas, o cuando los productos que contienen mercurio se convierten en desechos. El mercurio es altamente tóxico.

Cuando el mercurio se acumula en los ríos, lagos y arroyos, y se combina con plantas en descomposición, puede convertirse en una forma más tóxica llamada metil-mercurio. Aun en cantidades muy pequeñas el mercurio puede envenenar a todos los peces de una laguna o río. El metil-mercurio en el medio ambiente permanece tóxico por siglos.

Problemas de salud por mercurio

Respirar o absorber a través de la piel aun cantidades muy pequeñas de mercurio puede causar daño irreversible al sistema nervioso, riñones, pulmones y cerebro, y causar defectos de nacimiento. Los problemas de salud pueden aparecer después de muchos años.

Envenenamiento leve por mercurio causa hormigueo en los labios, la lengua, dedos y dedos del pie, y temblor en las manos y pies. En algunos casos, estas señas no aparecen hasta mucho después de la exposición.

Envenenamiento grave por mercurio causa dolor de cabeza, pérdida de memoria, dificultad en coordinar los movimientos y la visión, mareos, sabor de metal en la boca, espasmos musculares, dolor y rigidez en las articulaciones y músculos, latido del corazón rápido y pulso muy débil o rápido.

Exposición de los hombres al mercurio puede conducir a la pérdida de la capacidad de tener relaciones sexuales y a la esterilidad.

Exposición de las mujeres al mercurio puede conducir a la falta de la regla (menstruación) y otros problemas relacionados con su capacidad de procrear.

En mujeres embarazadas, aun en pequeñas cantidades el mercurio puede hacer que los bebés tengan problemas de desarrollo.

Mercurio en el pescado

EHB Ch16 Page 339-1.png
Ya que los animales y peces grandes se comen a los pequeños, el mercurio se va acumulando en sus cuerpos.

El metil-mercurio se acumula en el cuerpo de los peces, animales y seres humanos. Los peces que viven en las aguas contaminadas pueden ser peligrosos de comer, aunque el agua misma no sea peligrosa para bañarse.

Las cantidades pequeñas de mercurio pueden pasar a través del cuerpo sin causar daño. Si dejamos de comer alimentos que contienen mercurio, el cuerpo comienza a deshacerse del mercurio que había acumulado. Pero cuando tomamos más mercurio del que el organismo puede eliminar, el mercurio causa graves problemas de salud.

El pescado es un buen alimento, lleno de proteínas. El pescado a veces es llamado “alimento del cerebro” porque contiene grasas que son buenas para el cerebro. Es parte de la dieta tradicional de mucha gente. Pero si se pesca en aguas donde desaguan las aguas de la mina, o donde se ha vertido mercurio, el pescado podría contener cantidades peligrosas de mercurio.

El pescado y la seguridad alimentaria

Uno no puede saber si el pescado contiene mercurio con sólo mirarlo. Como el mercurio se deposita en la carne del pescado, no hay forma de limpiarlo o cocinarlo de modo que se evite la exposición. Algunos tipos de pescado pueden tener menos mercurio debido a sus hábitos alimentarios o historial de vida, y pueden consumirse sin peligro. Si usted vive en un área de desagües mineros,

Es más peligroso comer:

  • Pescados grandes de tamaño y de edad.
  • Peces que se alimentan en el fondo, como el bagre y carpa.
  • Pescado como su dieta principal.
  • Los órganos del pescado, especialmente el hígado.


Es más seguro comer:

  • Pescados pequeños o jóvenes, y pescados que se alimentan de insectos.
  • Menos pescado y más carne, pollo, arroz con lentejas o frijoles, huevos, leche, queso, y otras fuentes de proteína.
  • Pescado mezclado con alimentos como arroz o papas. Esto no reducirá la cantidad de mercurio en el pescado, pero reducirá el monto de pescado que come en sus alimentos.

Tratamiento del envenenamiento por metales pesados

El envenenamiento por metales pesados es difícil de tratar. El principal tratamiento, llamado quelación, utiliza hierbas y medicamentos para sacar el metal del cuerpo. Es más efectivo para el envenenamiento causado por la exposición súbita a una gran dosis de metales (envenenamiento agudo). Pero como la mayor parte de las exposiciones a los metales pesados ocurre a través del contacto diario durante un largo tiempo, puede que este tratamiento no sea efectivo.

Una buena nutrición puede proteger el cuerpo

EHB Ch16 Page 340-1.png

Cuando no tiene suficiente vitaminas, calcio, hierro o proteínas en su dieta, la gente puede sufrir más por el envenenamiento por metales pesados. El cuerpo utilizará metales tóxicos pesados para llenar la carencia de nutrientes, causando graves enfermedades.

EHB Ch16 Page 340-2.png

Los alimentos que ayudan al cuerpo a resistir el envenenamiento por metales pesados incluyen frijoles, granos integrales, carne, nueces, huevos, leche, verduras rojas, amarillas y verdes, vegetales de hojas verde oscuro, cilantro, repollo y frutas.

¡IMPORTANTE! Las personas que sufren de bocio o que podrían sufrir de envenenamiento crónico por cianuro deben evitar los alimentos que agravan el bocio como el repollo y la yuca (mandioca).

Ningún alimento servirá para el tratamiento de un grave envenenamiento por metales pesados u otros productos tóxicos. Sin embargo, si mejora la dieta, se refuerza el tratamiento de la mayoría de las enfermedades, incluso las enfermedades causadas por metales pesados. En las áreas donde la gente es muy pobre y está expuesta a metales pesados y otros productos tóxicos, tales como comunidades mineras, la mejor solución puede ser un programa de nutrición comunitaria para asegurar que todos estén bien alimentados, fuertes y resistentes a las enfermedades (vea la historia de un programa de nutrición en una comunidad minera).