Hesperian Health Guides

Pozos protegidos

Existen diversos tipos de pozos para extraer agua subterránea. El más simple es el pozo cavado a mano, conocido a veces como pozo superficial. El pozo más costoso, llamado pozo perforado o tubular, es un tubo angosto dentro de una perforación profunda, con una bomba en la parte superior para sacar el agua.

El pozo que más conviene a una comunidad depende de la profundidad a la cual se encuentra el agua y de los recursos disponibles para cavarlo, perforarlo y construirlo. Son muchos los casos en que un pozo sencillo y poco profundo, del cual la gente saca el agua con cubos, puede ser mucho mejor que un pozo costoso y profundo que necesita una bomba de extracción. Con frecuencia resulta mejor tener varios pozos superficiales que un solo pozo profundo, ya que si uno de ellos se seca, los demás seguirán dando agua.

EHB page 76 1.png
Si las personas se paran en el borde del pozo o usan cubos sucios el agua se puede contaminar.

Medidas para proteger charcas y pozos superficiales

Antes de cavar un pozo, asegúrese de que el tipo de pozo que quiere cavar sea el que más conviene a las necesidades de todos. El agua de los pozos se contamina si éstos se perforan en:

  • Lugares demasiado cercanos a sanitarios, tubos de alcantarillado, basureros o ganado: mantenga todo esto a una distancia mínima de 30 m del pozo.
  • Cerca de actividades industriales como minería, pozos petroleros, terrenos agrícolas donde se utilizan plaguicidas o abonos químicos o basureros industriales.
  • Lugares donde ingresan al pozo las aguas residuales o la escorrentía superficial.


Los pozos poco profundos, cavados a mano, pueden producir agua adecuada y potable, aunque el agua de éstos se puede secar o contaminar fácilmente. Durante la temporada de lluvias, la escorrentía puede llegar hasta las charcas o pozos de agua, llevando a la vez microbios y otros contaminantes. Las personas y animales que utilizan el agua pueden introducir microbios en la charca a través de sus pies. Los cubos de agua y las cuerdas cerca del borde del pozo también pueden acumular microbios y contaminar fácilmente el agua cuando se bajan al pozo.

La contaminación se puede evitar mediante simples mejoras. Una de ellas, por ejemplo, consiste en asegurarse de que sólo se bajen al agua cubos y cuerdas limpias. Elevar la tierra alrededor del hoyo o revestir la parte superior con ladrillos o un anillo de concreto, también protege el agua. Si el hoyo se reviste por dentro, se tiene la ventaja adicional de hacer más difícil que el pozo se seque o colapse, y se puede hacer un pozo más profundo para almacenar más agua (en los diagramas de la página siguiente podrá ver algunos métodos para mejorar los pozos). (Vea “Mejoras a pozos básicos y superficiales” abajo.)

Antes de perforar nuevos pozos o hacer mejoras costosas a los sistemas de agua, considere hacer mejoras pequeñas como éstas, para hacer las fuentes de agua más seguras.

Mejoras a charcas o pozos abiertos

Construya escalones de piedra que ingresen al pozo para que la gente pueda sacar agua desde el último escalón sin tener que mojarse, apoyándose más bien siempre en el último escalón seco. No se meta nunca al agua.

EHB Ch6 Page 77-1.png

Nivel bajo de agua

EHB Ch6 Page 77-2.png

Nivel alto de agua

Mejoras a pozos básicos y superficiales

EHB Ch6 Page 78-1.png EHB Ch6 Page 78-2.png
1. Pozo superficial sin mejoras. 2. La boca del pozo ha sido elevada para que no entre la escorrentía.
EHB Ch6 Page 78-3.png EHB Ch6 Page 78-4.png
3. La boca del pozo ha sido sellada con un cilindro y tapa. 4. La boca del pozo ha sido reforzada con ladrillos y una pequeña plataforma de drenaje.
EHB Ch6 Page 78-5.png EHB Ch6 Page 78-6.png
5. Pozo simple protegido con una plataforma de drenaje y un canal de escorrentía. 6. Pozo simple protegido con una plataforma de drenaje, un canal de escorrentía y un jardín.
¡IMPORTANTE! Nunca beba agua directamente de una charca. Se pueden eliminar algunos microbios si el agua se filtra a través de tela y se deja asentar antes de beberla. Otros métodos de purificación del agua se explican en "Cómo purificar el agua para beber".

El pozo familiar protegido

En muchas comunidades existen pozos entubados o perforados que fueron construidos por el gobierno o por alguna agencia de cooperación local o internacional. Este tipo de pozo profundo y encerrado protege mejor el agua de la contaminación causada por personas y animales. Sin embargo, tras años de servicio, muchos de estos pozos ya no se pueden usar porque la bomba se descompone, los repuestos ya no están disponibles o las personas que pueden resolver el problema ya no viven en la comunidad, y se interrumpe así el suministro habitual de agua potable. Las personas deben caminar largas distancias o recoger agua superficial contaminada para satisfacer sus necesidades. En algunas zonas de África, los pozos perforados y entubados están siendo remplazados por pozos familiares protegidos.

Un pozo protegido es un hueco cavado a mano dotado de un revestimiento, una tapa de concreto, un torno para elevar el agua y una plataforma de drenaje. Todos estos componentes sirven para proteger el pozo. Si todos los elementos se encuentran debidamente en su lugar y el agua se maneja con cuidado, el pozo familiar puede ser muy seguro.

¿Dónde se debe cavar el pozo?

EHB Ch6 Page 79-1.png

Cuando se quiere cavar un pozo, la mejor seña de que habrá agua es la presencia de otros pozos en los alrededores. Sin embargo, si dichos pozos vecinos son pozos perforados profundos, es posible que el agua subterránea esté demasiado profunda para llegar a ella cavando a mano. Otra buena seña es la presencia, durante todo el año, de plantas que necesitan mucha agua para sobrevivir. Es más probable que haya agua en las zonas bajas que en las zonas altas. No obstante, si se cava un pozo en una zona baja, será necesario protegerlo de la escorrentía causada por el agua de lluvia.

Revestimiento del pozo

En suelos muy firmes, puede parecer que el revestimiento del pozo no sea necesario. Sin embargo, es conveniente revestir por lo menos los primeros 1 a 2 m medidos desde la superficie para evitar que las paredes laterales se derrumben. Si se reviste todo el pozo, se logrará que la fuente de agua sea más confiable, aunque será más complicado profundizar el pozo en el futuro. Un pozo se puede revestir con piedra, ladrillo cocido o concreto.

EHB Ch6 Page 79-2.png
EHB Ch6 Page 79-3.png
Revestimiento en los primeros 1 a 2 m Pozo completamente revestido
Cómo hacer una cubierta de losa para un pozo

Una vez que el pozo se ha revestido, la siguiente medida de protección consiste en ponerle una cubierta de losa de concreto. La cubierta ayuda a evitar que el agua residual contaminada u otros objetos caigan al pozo. También permite que el pozo sea más seguro para los niños y sea un lugar limpio, donde se pueden poner los cubos mientras la gente recolecta el agua.

EHB Ch6 Page 80-1.png
Haga un molde para la tapa.

Herramientas necesarias: pala, sierra para metales, bloque de madera, cubeta, cuerda.

  1. La cubierta debe ajustarse bien a la parte superior del revestimiento. Limpie un lugar plano para vaciar el concreto de la losa y marque un círculo del tamaño de la cubierta deseada, de modo que se ajuste al pozo. Haga un aro con ladrillos alrededor del círculo marcado. Este aro servirá de molde para formar la losa.

  2. Deje un hueco en la losa para pasar
    EHB Ch6 Page 80-2.png
    Coloque el alambre de refuerzo y un molde para el hueco.
    por él un cubo de agua o instalar una bomba. El tamaño del hueco depende del tipo de bomba o cubo de agua que se vaya a usar, aunque por lo general el hueco debe ser lo suficientemente amplio para que un cubo de 10 litros pueda pasar por él. Se puede usar un tambor de lata como molde para el hueco, de diámetro suficiente para que el cubo pase por él.

  3. Ponga varilla refuerzo de 3 mm dentro
    EHB Ch6 Page 80-3.png
    Vierta el concreto para la losa y forme el collar protector.
    del molde de la losa para crear un enrejado con las varillas espaciadas a 10 cm.

  4. Quite el enrejado de varilla y haga una mezcla de concreto con 3 partes de grava, 2 partes de arena de río y 1 parte de cemento. Si no hay grava disponible, utilice 4 partes de arena y 1 parte de cemento. Vierta el concreto dentro del molde y llene hasta la mitad. Ponga el enrejado de varilla encima del concreto húmedo. Agregue el concreto restante y nivele la losa con una pieza de madera.

  5. Deje que la losa se cure por 1 hora.
    EHB Ch6 Page 80-4.png
    Moldee el cuello protector.
    Quite el tambor de lata y rellene el hueco central con arena mojada. Vuelva a poner el tambor encima de la arena y haga un aro con ladrillos alrededor de él, dejando 75 mm de espacio entre los ladrillos y el molde. Llene con concreto el espacio entre los ladrillos y el molde y deje que se cure por 1 hora. Después de 1 hora, quite los ladrillos y el molde y déle forma al cuello protector. Para que elcuello brinde toda la protección posible, una tapa metálica debe ajustarse bien sobre él.

  6. Deje la losa terminada secarse por lo menos 3 días,
    manteniéndola húmeda todo el tiempo. Después de
    que se haya secado
    EHB Ch6 Page 80-5.png
    Ponga la tapa en su lugar.
    por más o menos 7 días, ponga 4 bloques de madera, de 2 a 5 cm de alto, debajo de los 4 lados de la losa para levantarla del suelo. ¡Ahora, baile sobre ella! Una losa bien hecha no se romperá, aún con varias personas bailando sobre ella. Ponga una capa de mortero sobre el borde del revestimiento del pozo y con cuidado ponga la cubierta en su lugar.


Torno, cubo de agua y cadena

Un torno es un eje dotado de una manija que facilita subir el cubo de agua y permite enrollar la cuerda o la cadena de éste. Si más adelante se instala una bomba de agua, el torno se puede quitar fácilmente. Amarre un cubo resistente en el extremo de la cadena o cuerda. La cadena es mejor porque crecerán menos microbios en ella, pero también es cara. La cuerda es más barata y se puede cambiar fácilmente si se rompe.

EHB Ch6 Page 81-1.png
Corte ranuras en los postes para sostener el torno.
Afirme los postes en bases de concreto a cada lado del pozo.
EHB Ch6 Page 81-2.png
Atraviese los postes con pernos por encima del nivel del torno para que éste se mantenga en su lugar al girar.
En el dibujo pueden verse los soportes del torno colocados en el suelo. Los soportes pueden hacerse también de ladrillo.

Plataforma de drenaje

La plataforma de drenaje lleva la escorrentía lejos del pozo hasta una zona de drenaje, evitando así que la zona cercana al pozo se vuelva fangosa y se convierta en un criadero de microbios e insectos. Los microbios pueden crecer en las grietas, y por esto es importante asegurarse de que la plataforma quede bien construida.

EHB Ch6 Page 81-3.png
La cadena o cuerda del cubo de agua se mantiene amarrada alrededor del torno
Torno
El cubo de agua se cuelga en la manija para mantenerlo limpio
Tapa del pozo
Canal de drenaje de 2 a 3 m de largo, si es posible
Plataforma de 2 m de diámetro
Vierta concreto a una profundidad de 75 mm, con un borde exterior elevado a 150 mm de altura. Para evitar que se agriete, toda la plataforma debe reforzarse con varilla de 3 mm.

Mantenimiento del pozo

El agua del pozo se contamina fácilmente cuando se utilizan cubos de agua y cuerdas sucias para sacar el agua. Para no ensuciar el agua, mantenga un cubo junto al pozo y utilícelo sólo para llenar otros recipientes. Para evitar la contaminación del agua del pozo también resulta útil lavarse las manos antes de sacar el agua y construir una cerca alrededor del pozo, que mantenga alejados a los animales.

EHB Ch6 Page 82-1.png

Grifo comunitario dotado de drenaje
EHB Ch6 Page 82-arrow.png

EHB Ch6 Page 82-2.png

Pozo de drenaje
Piedras
grandes
Grava
Arena

Podrá también proteger el agua del pozo tomando estas medidas:

  • Mantenga la tapa del pozo en su lugar.
  • Mantenga limpia la plataforma y el canal de escorrentía.
  • Engrase el soporte de la manija regularmente para facilitar
    su uso.
  • No deje que los niños jueguen en el pozo o con la bomba.
  • Ponga una cerca para mantener alejados a los animales.
  • Designe a alguien como encargado del pozo.


Escurra el agua residual de los pozos y grifos

Siempre que la gente recoge agua, ésta salpica. Cuando el agua se acumula en charcas, se convierte en un criadero de zancudos portadores de paludismo y otras enfermedades. Los pozos, grifos y desagües de los tanques de almacenamiento, y otros lugares de provisión de agua necesitan un buen canal de escorrentía para que el agua fluya lejos o se filtre en el suelo.

Para aprovechar el agua que se escurre, siembre un árbol o un huerto donde el agua se drena. Si no puede sembrar un árbol o un huerto, haga un hoyo en la tierra y rellénelo con piedras, grava y arena para que el agua se filtre. Este hoyo, conocido como “pozo de drenaje”, ayudará a evitar la propagación de los zancudos.

Cómo bombear agua de los pozos

Se necesita una bomba para subir el agua del pozo y extraerla. Existen muchos tipos de bombas, incluidas las que usan electricidad, gas, energía solar o energía humana para sacar agua. Si la bomba es difícil de usar o se descompone con frecuencia, las personas volverán a recolectar agua en fuentes contaminadas.

Cómo seleccionar la bomba adecuada

Todas las bombas de agua tienen algo en común: si se descomponen, ya no hay agua. Para la mayoría de la gente, la mejor bomba es una que ellos mismos pueden fabricar, operar y reparar, o que pueda ser reparada por mecánicos confiables del mismo lugar. Para seleccionar una bomba, considere las siguientes características:

  • ¿Podrán usarla fácilmente hombres y mujeres? ¿Podrá satisfacer las necesidades de ambos? ¿Participaron las mujeres en la selección de la bomba?
  • ¿De qué tipo de fuente de energía se dispone? Si la bomba requiere electricidad o combustible caro o difícil de obtener, entonces no sirve.
  • ¿Es la bomba fácil de reparar y hay repuestos disponibles? Decida cuál situación sería mejor: ¿Instalar una bomba que, si bien se descompone fácilmente, también es muy fácil de reparar localmente?, o ¿Instalar una bomba que sólo se descompone tras muchos años de servicio pero no se puede reparar localmente?

EHB Ch6 Page 83-1.png

La bomba de soga se hace
de materiales durables de bajo costo.
Rueda de bicicleta o polea con manija
Nivel del suelo
Nivel del agua
Soga (déjela algo floja)
Discos de goma cortados para acomodarse bien dentro de la tubería
Tubería de 4 cm
Tirantes de goma (para sostener en su lugar la guía de la cuerda)
Tubería de 4 cm
Unión en T de 4 cm
Cubo de agua

La bomba de soga: un medio económico y fácil para sacar agua

La bomba de soga (bomba de mecate) se basa en un antiguo diseño chino, y sirve para sacar agua de pozos perforados de hasta 15 m de profundidad, con un esfuerzo mínimo. A medida que la persona hace girar la rueda, el agua sube y sale por un surtidor en la parte superior del pozo.

Esta bomba cuesta poco y es fácil de reparar. La cuerda es la pieza que más se rompe y, aunque se remiende en vez de cambiarla, la bomba puede seguir funcionando. En muchas partes del mundo, la gente ha cambiado el diseño para adaptarlo a sus necesidades y a los materiales disponibles. En Guatemala, incluso se han ajuntado a la rueda una bicicleta, transformándola en “bicibomba”. (Vea otros recursos sobre el agua y el saneamiento.)