Hesperian Health Guides

Problemas de salud en el hogar

Nuestros hogares no están separados del medio ambiente. Dentro de ellos aparecen los mismos problemas de salud que aquejan a nuestras comunidades y lugares de trabajo. Cuando se planifica una nueva casa, o mejore la que tiene, podrá proteger su salud si considera la manera en que se construirá y amueblará, y el tipo de trabajo que se desarrollará en el hogar.

EHB Ch17 Page 350-1.png
Los aleros abiertos y las ventanas que no tienen mallas milimétricas dejan entrar los zancudos portadores del paludismo y dengue.
Las instalaciones con cables eléctricos pueden ocasionar incendios si no están bien instaladas.
Las escamas de pintura que contienen plomo, si se ingieren o aspiran, causan daño al sistema nervioso y al cerebro.
Las alfombras y los muebles pueden contener acabados, selladores o pegamentos que son dañinos para tocar o aspirar. También pueden convertirse en un lugar para la reproducción de los insectos.
Los animales dentro la casa pueden ocasionar alergias y asma, y sus heces pueden causar lombrices intestinales y otras enfermedades.


EHB Ch17 Page 351-1.png
Especialmente en las ciudades, áreas industriales y sitios donde se utilizan grandes cantidades de plaguicidas, la contaminación del aire ocasiona asma y otras enfermedades de los pulmones, nariz, garganta y ojos.
Los ratas, zancudos y otros insectos pueden vivir y propagarse en los techos de paja y en las grietas de las paredes y pisos, propagando enfermedades como la enfermedad de Chagas.
Las grietas de los cimientos, pisos y paredes y los techos y ventanas que no están bien sellados ocasionan la pérdida de calor y el aumento de la humedad, haciendo que crezca el moho en las paredes, la cama y los muebles. El moho puede ocasionar problemas respiratorios, sarpullidos y otras enfermedades.
Los productos de limpieza, plaguicidas y otros productos químicos pueden causar sarpullido, enfermedades respiratorias y otros problemas de salud a largo plazo.


El plomo de las tuberías contamina el agua para beber y cocinar, lo que produce defectos de nacimiento y otros graves problemas de salud.
Los microbios que se reproducen sobre los alimentos o en las superficies donde se preparan los alimentos causan diarrea y intoxicación alimentaria.
La quema de combustibles sin ventilación libera monóxido de carbono (CO) y otros gases dañinos en el aire, lo que conduce a enfermedades graves.
Cocinar en fogones al aire libre produce un humo peligroso que ocasiona enfermedades de la nariz, garganta, ojos y pulmones, y pueden además causar quemaduras en el cuerpo e incendios de casas.