Hesperian Health Guides

Problemas sociales

La minería afecta directamente la salud de la gente que trabaja en condiciones peligrosas y se expone a químicos tóxicos. También afecta la salud de la gente a través de los problemas sociales que origina. Los pueblos mineros y campamentos se desarrollan rápidamente con poca planificación y sin cuidado, lo cual generalmente causa muchos problemas. Los hombres van a buscar trabajo a las minas, las mujeres que necesitan ingresos se vuelven trabajadoras de sexo y esta situación puede conducir a la propagación de VIH y otras infecciones de transmisión sexual. La riqueza súbita y la pobreza súbita que trae la minería generalmente está acompañada de mayor violencia contra las mujeres y los niños, el abuso a los trabajadores mineros por los dueños de minas y luchas por el control de los recursos. Mucha gente está forzada a abandonar su comunidad por la violencia o porque se vuelve imposible para ellos continuar viviendo como lo hacían antes de que se abriera la mina.

EHB Ch21 Page 474-1.png
Las mujeres soportan una enorme parte de los costos humanos y ambientales causados por los proyectos mineros grandes.

La minería proporciona el sustento a millones de personas, con frecuencia en áreas donde hay pocas fuentes diferentes de ingreso. Pero la riqueza del suelo generalmente no resulta en riqueza para los mineros. El carácter de la industria minera es explotar hasta el último pedazo de tierra y hasta el último trabajador disponible, sacrificando la salud, los derechos humanos y el medio ambiente de las comunidades.

EHB Ch21 Page 474-2.png
El sindicato protege mi salud, mi trabajo y mis beneficios. Cuando una compañía es grande y poderosa, los trabajadores tienen que organizarse.

Asociarse o formar una organización de trabajadores ha demostrado ser la estrategia más efectiva para que los mineros puedan ganar un salario decente y defender sus derechos humanos y el medio ambiente. Los sindicatos mineros, a veces juntos con aliados en la comunidad u organizaciones solidarias, han forzado a las compañías y a los gobiernos a adoptar y hacer cumplir regulaciones que protejan la salud y la seguridad de los mineros. Sin embargo, los sindicatos con frecuencia dan más importancia a las necesidades inmediatas de trabajo e ingreso que tienen los mineros que a la prevención de los problemas de salud a largo plazo causados por la minería y el uso de minerales (por ejemplo, la contaminación causada por la combustión de carbón para producir energía).

Cuando una operación minera es muy peligrosa, insalubre o contaminante, se la debería cerrar. Pero no se debe dejar a los mineros sin trabajo y en la pobreza. Las comunidades deben exigir que en los costos de cierre de una mina se incluyan planes y costos para su bienestar y supervivencia.

Protección de las y los niños

EHB Ch21 Page 475-1.png

Las y los niños con frecuencia trabajan en la mina con sus familias. Trabajar largas horas en condiciones difíciles y peligrosas para ellos crea problemas serios en sus cuerpos que están creciendo y sus huesos que son blandos. Además no les permite ir a la escuela. El trabajo infantil está prohibido por la ley internacional. Si los trabajadores mineros se organizan para que las empresas mineras den buenos salarios y beneficios a los
trabajadores adultos, los niños podrían ir a la escuela en vez de trabajar.

Escuela y nutrición para las y los niños mineros

Cuando hombres y mujeres van a trabajar en las canteras de piedra en la India, sus niñas y niños con frecuencia van a trabajar con ellos. Esto siempre ha sido así. Sin educación y sin organizarse para cambiar, esto siempre será así.


En Pune, India, los niños que trabajan en las canteras están desnutridos y cubiertos de pies a cabeza con el polvo de las piedras. Algunos trabajadores sociales organizaron un grupo llamado Santulan para trabajar con estos niños. “Las niñas y los niños tienen derechos fundamentales a la educación, la buena salud y a una niñez”, dijeron. Para promover estos derechos organizaron una escuela en las canteras.


Primero, Santulan capacitó a profesoras nuevas. A algunas mujeres, trabajadoras de las canteras, se les enseñó canciones y otros métodos de enseñanza, se les dio lápices, papel, tizas y libros. Algunos propietarios de las canteras ofrecieron espacios para que Santulan dé clases. En otras canteras los trabajadores mismos organizaron las aulas.

EHB Ch21 Page 475-2.png

Una vez que los niños comenzaron a ir a la escuela, las profesoras se dieron cuenta que no aprenderían sin alimentarse durante el día. Santulan comenzó a proporcionarles arroz, lentejas y huevos hervidos. Esto dio a los padres una razón más para dejar que sus hijos fueran a la escuela. No sólo que los niños aprendieron sino que también regresaban
a la casa con la barriga llena.


Unos años después de que abrieran las escuelas de las canteras, más de 3 mil niñas y niños estaban participando en las clases. Muchos son los primeros de la familia que pueden leer y escribir. Los niños cantan canciones, aprenden historia y sobre todo aprenden a que tienen el derecho a la educación y el derecho a la niñez.