Hesperian Health Guides

Refinerías petroleras

Las refinerías petroleras son fábricas donde el petróleo se convierte en gasolina o en otros combustibles y materiales, tales como asfalto y plástico. Las refinerías son la principal fuente de contaminación para la gente que vive cerca y trabaja en ellas. Los productos químicos presentes causan cáncer, daño reproductivo, problemas de respiración como asma y enfisema, defectos de nacimiento, y otros problemas de salud tales como dolor de cabeza, náusea, mareos y estrés. Además las refinerías son una fuente importante de los gases que causan el cambio climático.

Refinerías más seguras

Las refinerías no tienen por qué causar problemas tan terribles de salud. La contaminación se podría evitar si las compañías petroleras hicieran todo lo posible para evitar los accidentes y contener los gases y líquidos tóxicos durante todas las etapas del proceso de refino. Si usted y su comunidad están luchando para que la refinería sea más segura, puede considerar enfocando su campaña en estas ideas:

La vigilancia de la contaminación del aire puede identificar problemas y detener las emergencias antes de que ocurran. Las empresas deben vigilar el aire y resolver los problemas inmediatamente. Si no vigilan la contaminación, las comunidades pueden hacerlo (vea "La brigada del balde").

EHB Ch22 Page 513-1.png

Las quemas de gas pueden reemplazarse con métodos más seguros, como la recuperación de gases para su reutilización.

Los tanques utilizados para almacenar petróleo crudo, gasolina y otras sustancias liberan a veces vapores tóxicos cuando se llenan, vacían o limpian. Estos vapores se pueden contener si se utiliza un equipo mejor y se aplican procedimientos más adecuados. Los tanques y las válvulas deben inspeccionarse y repararse regularmente para evitar las filtraciones en el aire y las aguas subterráneas.

Los camiones y buques llenos de petróleo y gasolina despiden vapores en el aire y los líquidos se filtran en el agua. Se deben aplicar constantemente sistemas más seguros para evitar los derrames y los vapores tóxicos. El casco de los buques petroleros debe tener un revestimiento doble (o triple) para evitar los derrames.

Las aguas residuales contienen sustancias químicas tóxicas que con frecuencia salpican y se filtran en las aguas subterráneas. Para evitar este problema es necesario construir y mantener sistemas de tratamiento de aguas residuales.

El petróleo crudo sucio aporta más desechos y contamina el aire y el agua, especialmente si la refinería fue construida para procesar petróleos más limpios y ligeros. El refinado de petróleo más limpio produce menos contaminación.