Hesperian Health Guides

Saneamiento en ciudades y pueblos

En las ciudades y pueblos los problemas de salud pueden propagarse rápidamente y es difícil mejorar los servicios de sanidad sin la ayuda del gobierno local o nacional, las ONG u otros organismos. En este libro sólo ofrecemos algunas recomendaciones que le ayudarán a pensar en posibles soluciones.

Las barreras que más impiden un buen saneamiento en las ciudades son:

  • Físicas: muchas veces sólo se toma en cuenta el saneamiento después de que los barrios y asentamientos tienen calles, electricidad y agua. Es mucho más difícil planificar y construir servicios de saneamiento después de que la ciudad ya está construida.
  • Económicas: los sistemas de saneamiento y los sanitarios públicos son costosos de construir y mantener. Si no se cuenta con la ayuda del gobierno es difícil disponer de servicios de saneamiento.
  • Políticas: es posible que los gobiernos locales no deseen dotar de servicios a los asentamientos informales y barrios pobres, o que existan leyes que no permitan a las personas planificar y construir sus propios sistemas de saneamiento.
  • Culturales: con frecuencia los habitantes y funcionarios de las ciudades desean instalar sanitarios con descarga de agua y costosos sistemas de tratamiento de aguas negras, lo que hace más difícil ponerse de acuerdo sobre otras alternativas más baratas y sostenibles.

Soluciones creativas para lograr ciudades más saludables

Todos los tipos de sanitarios, incluidos los que se describen en este libro, pueden construirse y utilizarse en las ciudades. Si los servicios de saneamiento se combinan además con parques, agricultura urbana, servicio de recolección de basura y reciclaje, y energía limpia, las ciudades podrían ser lugares más saludables y más agradables para vivir. Cuando los gobiernos municipales trabajen con los grupos comunitarios o vecinales para encontrar soluciones creativas, las ciudades serán lugares más limpios y saludables.


EHB Ch7 page 114-1.png
Saneamiento en una comunidad urbana
EHB Ch7 page 115-1.png

No hace mucho, Yoff era un pueblo de pescadores típico del África Occidental, en las afueras de Dakar, capital de Senegal. Las familias vivían en complejos conectados por senderos y espacios abiertos. Pero a medida que Dakar crecía, fue absorbiendo a Yoff para convertirse en una amplia zona urbana con un aeropuerto internacional y mucho tráfico vehicular.

A medida que el pueblo crecía, en muchas casas se instalaron sanitarios, que se vaciaban en estanques descubiertos donde se acumulaban las aguas negras, propagando las enfermedades. Las personas demasiado pobres para instalar sanitarios hacían sus necesidades en espacios abiertos de arena. Pero al haber tanta gente viviendo tan estrechamente, la situación se convirtió en un problema de salud.

Se reunió el comité de desarrollo para resolver estos problemas. Comenzaron por ver los recursos con que contaban: lazos comunitarios muy fuertes, constructores calificados y gente comprometida con las actividades del pueblo. También tenían algunas ideas novedosas acerca del saneamiento ecológico.

En el pueblo las casas estaban agrupadas alrededor de áreas comunes donde la gente se podía juntar y hablar. Después de hablar con muchos pobladores, el comité hizo un plan para utilizar el espacio abierto instalando en él un sistema de saneamiento que lo convirtiera en un lugar más atractivo, sin afearlo. En vez de promover inodoros en las casas y tanques subterráneos de aguas negras, decidieron promover el saneamiento ecológico.

El comité trabajó con los residentes para construir sanitarios secos con desviación de orina. Cada juego de sanitarios sería compartido por todo el complejo. La orina correría a través de cañerías hasta lechos de juncos. Los excrementos, después de secarse, se utilizarían para fertilizar los árboles. Todo esto ayudaría a mantener verde el pueblo. Se contrataron albañiles y constructores locales para construir sanitarios y prestarle mantenimiento a las áreas comunales.

Este proyecto de saneamiento urbano no sólo evitó problemas de salud, sino que ayudó a conservar la forma de vida de la gente de Yoff.