Hesperian Health Guides

Causas de fondo de los problemas de salud mental

El estrés, la discriminación, el aislamiento y los eventos traumáticos son algunas de las causas de los problemas de salud mental que afectan más a las mujeres con discapacidad. Claro que no todas las personas que hacen frente a estas situaciones terminan sufriendo trastornos mentales. El estrés, por ejemplo, no es en sí un problema de salud mental. Pero cuando una persona ya no puede salir adelante debido a las presiones que siente, el exceso de estrés sí se ha convertido en un problema. Los eventos traumáticos de la vida no siempre causan problemas de salud mental, pero muchas veces lo hacen cuando la persona no tiene apoyo para tratar de entender esos eventos y superar sus consecuencias.

Cuando piense en los problemas de salud mental, recuerde:

  • No hay una línea de separación bien definida entre las respuestas normales a los eventos de la vida y los problemas de salud mental.
  • La mayoría de las personas tiene algunos de los signos descritos en este capítulo, en diferentes temporadas de su vida, porque todos enfrentamos problemas en algún momento.
  • Los signos de los problemas mentales pueden ser diferentes en diferentes comunidades. Hay comportamientos que son normales dentro de las tradiciones y valores de una comunidad pero que parecen extraños vistos desde afuera.

Si piensa que alguien tiene un problema de salud mental

Si sospecha que una persona tiene un problema de salud mental, trate de conocerla mejor. Fíjese en lo que otras personas digan sobre su comportamiento y sobre las maneras en que ella ha cambiado. En vista de que los problemas de salud mental muchas veces tienen sus orígenes en la familia o la comunidad, pregúntese cómo podrían contribuir al problema. Tenga en cuenta que no todos los problemas de salud mental tienen causas que se puedan identificar. A veces, simplemente no sabemos por qué a alguien le da un problema de salud mental.

una mujer de mayor edad se ve preocupada mientras piensa.
¿Estoy realmente enferma de los
nervios?
Tal vez la gente la trate cómo si usted estuviera débil o enferma. Pero el verdadero problema podría ser una situación injusta o muy molesta en su vida.

El estrés

Cuando una persona enfrenta mucho estrés todos los días durante mucho tiempo, a menudo empieza a sentirse abrumada e incapaz de salir adelante. El problema podría ser aun peor si le han enseñado a menospreciarse y a descuidar sus propias necesidades.

Cambios físicos y enfermedades causadas por estrés

Cuando se siente estrés, el cuerpo se prepara para reaccionar rápidamente y resistir el estrés. Éstos son algunos de los cambios físicos que ocurren:

  • El corazón empieza a latir más rápido.
  • Sube la presión arterial.
  • Se acelera la respiración.
  • La digestión se vuelve más lenta.


Si se produce una situación que causa estrés repentino y fuerte, tal vez sienta estos cambios en el cuerpo. Luego, cuando la situación que produjo el estrés haya terminado, su cuerpo retornará a la normalidad. Pero si el estrés es menor y constante se acumula poco a poco, quizás usted no note cómo le está afectando el cuerpo, aunque los signos estén allí.

Si el estrés dura mucho tiempo, puede causar los signos físicos frecuentes de la angustia y la depresión, tales como dolor de cabeza, problemas digestivos, fatiga y cansancio. Con el tiempo, el estrés también puede causar enfermedades crónicas, como por ejemplo, presión alta.

Las barreras sociales producen estrés

Muchas de las mismas barreras que impiden que las mujeres con discapacidad obtengan atención de salud también les causan estrés en la vida diaria. En vista de que ellas tienen que enfrentar tantas situaciones que producen estrés, es muy importante que encuentren el apoyo que necesitan para sentirse fuertes, confiar en sus habilidades y conservar su autoestima.

Discriminación de género

una niña trabaja en casa con su único brazo mientras dos niños se van a la escuela.
No es justo. Ellos pueden ir a la escuela, pero yo me tengo que quedar aquí a trabajar.

El género se refiere a las costumbres y roles que diferencian las niñas y mujeres de los varones en una comunidad. Cuando la mayoría de la gente valora a las niñas menos que a los niños, las niñas enfrentan más estrés. Tal vez los hermanos de una niña reciban más educación o más comida que ella. Quizás a ella se la critiquen mucho aunque sea muy trabajadora. Quizás nadie se fije en sus esfuerzos. Si una niña además tiene una discapacidad, es aun más probable que sea tratada así. A medida que ella crezca, tal vez no piense que se merece buenos tratos de parte de su pareja y su familia, que tiene derecho a recibir atención de salud cuando está enferma o que puede desarrollar sus habilidades. Si así se siente, quizás inclusive piense que su falta de importancia en la familia y la comunidad es algo natural y correcto —cuando, de hecho, es una injusticia.

La pobreza

una mujer empleando lenguaje de señas.
Si usted crece rodeada de personas que la quieren pero que no piensan que es capaz de lograr mucho, entonces usted empezará a pensar lo mismo. Su autoestima se dañará si sus seres queridos y de confianza esperan muy poco de usted.

Cuando una familia es pobre, es más difícil que una niña o una mujer con discapacidad adquiera las habilidades que necesita para trabajar. Tal vez no consiga los audífonos o las muletas que necesita para ir a la escuela. Si una niña o una mujer con discapacidad no tiene oportunidad de ayudar a mantener a su familia, quizás ellos la traten como una carga. Si la familia tiene poca comida, tal vez decidan que deberían recibir más comida las personas que trabajan y mantienen a los demás.

Actitudes sobre la discapacidad

A veces la gente no espera que las niñas y las mujeres con discapacidad logren mucho en la vida. Como las mujeres con discapacidad aprenden a tener pocas esperanzas, ellas suelen valorarse menos. Muchas veces no promueven cambios en la comunidad porque no tienen suficiente confianza en sí mismas.

Discriminación, estrés y autoestima

Un grupo de mujeres con discapacidad fundó nuestra Asociación en 1989 para promover el bienestar de las mujeres con discapacidad. Tenemos 21 miembros con diferentes discapacidades (de la vista, del oído, del habla y de movilidad). Nos reunimos una vez al mes para hablar sobre nuestros problemas y para tratar de encontrar soluciones.

un grupo de mujeres con discapacidad conversan entre ellas.


Todas compartimos la opinión de que la gente muchas veces nos discrimina porque:

  • somos mujeres.
  • tenemos discapacidades.
  • la mayoría de nosotras es pobre.


Los hombres nos rechazan porque piensan que no servimos para ser sus esposas. Y nadie nos da empleo porque no proyectamos la imagen ‘correcta’ en el lugar de trabajo. Muchas veces no podemos recibir una educación aunque haya escuelas y cursos de capacitación disponibles. Por ejemplo, hasta en las escuelas especiales para niños con discapacidad, se les da prioridad a los varones.

Es poco probable que recibamos capacitación para cualquier tipo de trabajo. Muchas veces se nos maltrata —física, emocional y sexualmente. A diferencia de todos los hombres y mujeres sin discapacidad, rara vez se nos permite tomar decisiones en casa o en la comunidad.

Pero para todas las integrantes de la Asociación, el mayor problema es la baja autoestima. La sociedad nos enseña a menospreciarnos. Por lo general, la gente piensa que no somos capaces de atraer a un hombre o de formar una relación estable, de tener hijos y de hacer un trabajo que sea bien valorado. Por lo tanto, consideran que no servimos para nada. Ni siquiera nuestros parientes nos quieren a menos que les sirvamos para algo.

—Dormaa Ahenkro, de Ghana


una mujer con una muleta hablando.
Cuando me visto bien, con un sari y una blusa que hacen juego, y me pongo aretes y un bindi en la frente, me siento más confiada y orgullosa de mí misma.

La imagen corporal

En muchas comunidades, la gente mira a las mujeres con discapacidad como si fueran menos porque ellas no se conforman con la imagen que tiene la gente de una mujer bella. Pero las mujeres, con o sin una discapacidad, ven muchos cuerpos y comportamientos diferentes a su alrededor y pueden apreciar esas diferencias. La belleza se encuentra en todo tipo de cuerpo, cara, y persona, porque es algo que viene de adentro. Cuando una persona se siente bella, y le ofrece amor al mundo y a sí misma, las cicatrices, deformidades, amputaciones, gestos y expresiones diferentes, y cualquier otra cosa a la que las personas no están acostumbradas, forman parte de la belleza particular de esa persona.

Cómo cambié mi imagen
una señorita ciega de nombre Rosa con trenzas y vestido de niña.

Me llamo Rosa y soy de Kenya. Soy ciega y tengo muchos parientes y amigas que me ayudan con mis cuidados diarios. Aprecio muchísimo su ayuda. Pero antes estaba frustrada porque no me dejaban decidir cómo vestirme ni cómo hacer mis cosas. Sentía que siempre se me trataba como a una niña porque, en mi opinión, nadie me trataba con respeto.

la señorita Rosa ahora con peinado y vestido de mujer.

Quería sentirme más independiente, así que empecé a hacer preguntas. Cuando alguien me ayudaba a vestirme, yo le preguntaba a esa persona cómo era la ropa y cómo me estaba peinando. También le preguntaba cómo se vestían y se peinaban otras mujeres de mi edad.

En poco tiempo me di cuenta de que cuando mis asistentes me vestían y me peinaban, yo terminaba viéndome como una niña. Con razón la gente no me trataba con respeto. Pero ya tengo 25 años y no quiero que me traten como a una niña. Así que les pedí a mis asistentes que me enseñaran a peinarme yo sola de la misma manera que otras mujeres de la comunidad. Lo hicieron con gusto. Nunca antes se les había ocurrido esa idea. Como mis amigas estaban acostumbradas a ayudar a sus hijas pequeñas, a mí me ayudaban de la misma manera. Ahora me facilitan el vestirme como otras mujeres de la comunidad. Y la gente de la comunidad me trata con respeto.

El aislamiento

Muchas niñas con discapacidad crecen aisladas de otros niños y no tienen oportunidades de hacer amigos. Tal vez no desarrollen las habilidades sociales necesarias para forjar relaciones sólidas cuando sean adultas. La soledad y el aislamiento causan estrés. Para tener una autoestima positiva, es importante contar con amigos y estar integrada en la vida comunitaria. Una joven con discapacidad además necesita apoyo para aprender a confiar en su identidad de manera que pueda forjar relaciones personales íntimas y sexuales.

una mujer en silla de ruedas trabaja en una computadora.

Capacitación laboral

Las mujeres con discapacidad tienen menos posibilidades de recibir capacitación que les prepara para trabajar y ganar dinero. Si no tienen la oportunidad de desarrollar habilidades laborales, será más difícil que se ganen la vida y mantengan a sus familias.