Hesperian Health Guides

El examen pélvico

Un examen pélvico le puede servir para averiguar si:

  • tiene bultos, hinchazón o llagas alrededor de los genitales. Algunos de esos problemas podrían ser peligrosos y quizás necesitar tratamiento.
  • está embarazada.
  • tiene una infección de la matriz, las trompas de Falopio, los ovarios o la vagina. Las infecciones son peligrosas si no se tratan.
  • tiene cáncer del cuello de la matriz, de los ovarios o de la matriz.
  • tiene otros problemas de la matriz o los ovarios, como miomas o fibromas, endometriosis o quistes que no son cancerosos.

Si usted cojea o si usa bastón, muletas o silla de ruedas

Si usted no puede mover su cuerpo con facilidad, sabrá mejor que nadie cómo cambiar de posición. Si es necesario, pídale ayuda a una amiga o al trabajador de salud. Antes de que comience el examen, asegúrese de que esté en una posición estable y que se siente cómoda. (Para algunas ideas, lea sobre varias posiciones para el examen pélvico).

Antes del examen, trate de evacuar la vejiga y el intestino lo más que pueda. Los músculos generalmente se relajan durante el examen pélvico y por eso puede que salgan orina y excremento. Si tiene puesta una sonda permanente, no necesita quitársela; no interferirá con el examen. Si tiene una bolsa de orina atada a la pierna, quítesela y póngasela sobre el vientre o a un lado del cuerpo. Asegúrese de que el tubo no se doble y de que la orina siga saliendo normalmente.

Palabras al trabajador de salud:

WWD Ch6 Page 132-1.png

Muchas clínicas y consultorios tienen mesas de examen altas. Para las mujeres que no pueden mover bien las piernas, o que no las pueden sostener en una sola posición, es muy difícil usar una mesa alta.

Las mesas más bajas son mejores para las mujeres con discapacidad. Sin embargo, usted no necesita una mesa especial para hacer un examen pélvico. Lo puede hacer sobre cualquier superficie firme y limpia, incluso sobre una manta o sábana limpia en el piso.

una mujer hablando.
Una trabajadora de salud me dijo que no me podía hacer el examen porque yo no me podía subir a la mesa de la clínica. Así que le pedí que me lo hiciera en el piso.
WWD Ch6 Page 132-3.png
Un espéculo se puede voltear de cabeza para examinar a una mujer acostada en el piso.

Para examinar a una mujer en el piso, voltee el espéculo de cabeza cuando se lo coloque en la vagina. De lo contrario, será muy difícil que lo abra. Para asegurarse de que el espéculo no toque el piso, levante las caderas de la mujer un poco, con una toalla o una manta enrollada.

Muchas mujeres se asustan cuando ven un espéculo por primera vez. Piensan que les va a doler cuando se lo coloquen en la vagina. Cuando examine a una mujer que nunca se haya hecho un examen pélvico, muéstrele un espéculo muy pequeño aunque esté pensando en usar uno más grande. Asegúrese de que ella esté relajada, tóquela con suavidad, y siempre explíquele lo que le va a hacer. Cuando termine el examen, dele las gracias por haberle ayudado a hacerlo fácilmente.

Para más información, lea sobre otras sugerencias para adaptar los exámenes de manera que se acomoden a las necesidades de las mujeres con distintas discapacidades.

WWD Ch6 Page 132-4.png

Precauciones para prevenir la disreflexia (presión alta repentina con dolor de cabeza palpitante)

La disreflexia es frecuente en las personas con lesión de la médula espinal. Es la reacción del cuerpo a algo que normalmente le causaría dolor o molestia a la persona, pero que ella no puede sentir a causa de su lesión.

Éstas son algunas cosas que pueden causar disreflexia durante un examen pélvico:

  • el cuerpo de la mujer toca la mesa de examen u otra superficie dura (no importa que ella no la pueda sentir).
  • un instrumento (por ejemplo, un espéculo), o las manos de la persona que está haciendo el examen, presionan la vagina o el recto de la mujer (el riesgo es mayor si el instrumento está frío).
  • hace frío en la sala donde se hace el examen.
  • la sonda urinaria de la mujer está doblada o torcida.


¡IMPORTANTE! Si examina a una mujer con lesión en la médula espinal, esté pendiente de los signos de la disreflexia y prepárese para detener el examen. La disreflexia es una emergencia médica. La presión alta puede causar convulsiones o una hemorragia en el cerebro. Nunca deje sola a una persona con disreflexia. Conozca los signos y el tratamiento de la disreflexia.

Posiciones para el examen pélvico

Tal vez usted no pueda abrir las piernas fácilmente, pero eso no significa que no pueda someterse al examen pélvico. Hable con el trabajador de salud sobre otras posiciones que podrían facilitar el examen. Éstas son algunas de las posiciones que usan muchas mujeres con discapacidades que limitan la flexibilidad y el movimiento de las piernas:

una mujer acostada en su espalda en una mesa de examen tiene las rodillas elevadas y los pies separados.
Ésta puede ser la posición más fácil para las mujeres que tienen problemas de las caderas. Sirve bien cuando no hay nadie para sostenerle los pies a la mujer porque muchas mujeres pueden mantener las piernas en esta posición sin apretar los músculos.


WWD Ch5 Page 133-2.png
Algunas mesas de examen tienen estribos para los pies de la mujer, pero muchas mujeres con discapacidad no los usan.
WWD Ch5 Page 133-3.png
Algunas mujeres usan los estribos para apoyar las rodillas, si ellas no las pueden mantener dobladas.
una mujer acostada en su espalda tiene las rodillas dobladas y separadas y las plantas de los pies juntas; una trabajadora de salud agarra sus tobillos.
Esta posición les conviene a las mujeres que no pueden mover las piernas o que tienen dificultad para doblar las rodillas.
una mujer acomodada en su lado con las rodillas dobladas; una rodilla está más cerca de su pecho.
Esta posición es más cómoda para las mujeres que no pueden abrir las piernas fácilmente.

Si tiene espasmos musculares

WWD Ch6 Page 134-1.png
Una pariente o una amiga puede sostenerle las piernas durante el examen. Así, usted podrá relajar los músculos, lo cual facilitará el examen.

A veces, algún músculo se contrae y se pone tieso repentinamente durante un examen. Eso les sucede principalmente a las mujeres con parálisis cerebral o lesión de la médula espinal. Es más probable que la mujer sufra un espasmo muscular cuando:

  • se sube a una mesa de examen.
  • está en una posición incómoda.
  • se le coloca un instrumento en la vagina, como por ejemplo, un espéculo.
  • un trabajador de salud le coloca los dedos en la vagina o en el ano, como por ejemplo, para hacerle un examen bimanual o un examen del recto.
WWD Ch6 Page 134-2.png
También puede apoyar las piernas sobre almohadas o sobre una manta enrollada.

Si a usted a veces le dan espasmos musculares, pídale al trabajador de salud que la examine lentamente, para que usted tenga más tiempo de relajarse. Si le da un espasmo durante el examen, pídale al trabajador de salud que se detenga y que espere hasta que los músculos se le vuelvan a relajar y ablandar. No jale ni empuje los músculos directamente; sólo logrará que empeore el espasmo. Una amiga puede sostenerle o apoyarle la zona afectada suavemente, hasta que los músculos se vuelvan a ablandar.

El examen será más fácil si usted encuentra una posición cómoda, que le permita relajarse y sostenerse en el lugar sin apretar los músculos. Otra opción es que le pida a una pariente o a una amiga que le sostenga el cuerpo durante el examen. Si eso no es posible, podría enrollar una manta y ponérsela debajo de las rodillas.

¡IMPORTANTE! No sobe un músculo tieso. Así sólo se le pondrá más tenso o duro.