Hesperian Health Guides

Facilitar el acceso a los servicios de salud

Juntos, las mujeres con discapacidad y los trabajadores de salud pueden mejorar los servicios de salud para las mujeres con discapacidad. Pueden impulsar cambios que permitan a las mujeres con discapacidad entrar a los hospitales y consultorios, y usar los equipos con facilidad. Pueden además aumentar sus conocimientos sobre las discapacidades y trabajar para eliminar los prejuicios que tengan los trabajadores de salud en contra de las mujeres con discapacidad. La mayoría de esos cambios no son caros ni difíciles de hacer.

Esos mismos cambios ayudarán además a muchas otras personas, tales como los ancianos que no se mueven tan ágilmente como cuando eran jóvenes, o cualquier persona que tenga una discapacidad temporal debido a una enfermedad o un accidente.

Ideas para adecuar los servicios de salud a las necesidades de las personas con discapacidad

  • Ofrecer consultas a domicilio semanales o mensuales.
  • Ofrecer servicios de salud gratuitos.
  • Modificar los equipos médicos para que se acomoden a las necesidades de las personas con discapacidad.
  • Proporcionar transporte gratuito para las personas con discapacidad, adecuado especialmente a las necesidades de las personas que usan sillas de ruedas o muletas, o que tienen dificultad para caminar.

Vea más información sobre el acceso.

Barreras a la atención de salud

  • Para una mujer que usa silla de ruedas o muletas puede ser muy difícil llegar al hospital o al consultorio cuando queda muy lejos y porque no hay transporte que la lleve fácilmente.
una mujer ciega hablando.
Muchos trabajadores de salud no nos hacen caso porque piensan que no sabemos nada. Si tenemos la suerte de que nos examinen, no nos explican lo que está pasando. Y si hacemos preguntas, nos gritan.
  • Muchas veces no hay equipos adecuados a diversas necesidades, como por ejemplo camas más bajas o sondas de buena calidad.
  • Los servicios no están abiertos en los horarios que más convengan a las mujeres.
  • Hay pocas doctoras, aunque muchas mujeres prefieren que les atienda una mujer.
  • Los trabajadores de salud no saben comunicarse con una persona que es sorda, y no hay materiales informativos sobre la salud para las mujeres que son ciegas.
  • Los trabajadores de salud a veces no saben mucho o tienen ideas equivocadas sobre la discapacidad y no están preparados para atender a las personas con discapacidad. Es posible que tengan ideas equivocadas sobre la discapacidad y que no le hagan caso a una mujer con discapacidad.

Sugerencias para mejorar el acceso a clínicas y consultorios

Los hospitales y consultorios deben:

  • estar cerca y debe haber transporte adecuado para llegar allí.
  • ser fáciles de usar para las personas que usan sillas de ruedas o muletas, o que tienen dificultad para caminar.
  • tener rampas o ascensores, además de escaleras.
  • tener baños que las mujeres con discapacidad puedan usar.

Además, debería haber personal de salud capacitado para comunicarse eficazmente con las personas que son ciegas o sordas, que tienen parálisis cerebral, o que tienen problemas de aprendizaje y comprensión. Hay que asegurar que todas esas personas entiendan lo que está pasando, que puedan hacer preguntas y ser escuchadas, y que reciban explicaciones respetuosas.

una mujer hablando; lleva gafas oscuras y tiene un bastón blanco.
Tal vez le ayude apuntar sus problemas de salud en una lista para que no se olvide de ninguno.

En los hospitales y consultorios se puede:

  • capacitar a todo el personal sobre la discapacidad.
  • incluir entre su personal a mujeres con discapacidad, ya sea como trabajadoras de salud o en otros cargos.
  • colocar barandales o cuerdas alrededor del exterior del edificio para que las personas que son ciegas o que no ven bien puedan llegar a la entrada sin peligro.
  • organizar actividades sobre la salud de la mujer y la discapacidad.
  • ofrecer sesiones de orientación regulares para las mujeres con discapacidad, por ejemplo, una vez al mes.
  • darles facilidades a las mujeres con discapacidad para que hagan todas las citas que necesiten en diferentes departamentos o con diferentes especialistas para el mismo día. Algunos hospitales permiten que los trabajadores de salud rural hagan esas citas para las mujeres con discapacidad.
  • facilitar información clara y sencilla sobre la forma de usar los servicios de salud.
  • proporcionar información de salud en diferentes idiomas.
  • dar a las mujeres ciegas información de salud en Braille o en formato audio (cinta o CD).
  • orientar a los trabajadores de salud para que usen un lenguaje sencillo y claro, y también dibujos, para explicar cosas a las mujeres que tienen problemas de aprendizaje o comprensión.
  • capacitar a los trabajadores de salud para comunicarse con las mujeres que no pueden hablar claramente.
  • enseñarles el lenguaje de señas al personal para que puedan dar información sobre la salud a las mujeres sordas.


Una mujer sorda podrá usar los servicios de salud más fácilmente si tan sólo uno de los trabajadores de salud sabe comunicarse con lenguaje de señas. Si no hay clases formales de lenguaje de señas, tal vez una persona sorda de la comunidad podría enseñarles lenguaje de señas a algunos trabajadores salud. Si existe un diccionario del lenguaje de señas local, también les puede servir. Aunque los trabajadores de salud no usen un lenguaje de señas formal, algo podrían comunicar usando gestos y ademanes, y quizás algunas señas propias que inventen entre ellos y las personas sordas que atienden. Las mujeres sordas son las personas más indicadas para decirles a los trabajadores de salud qué tipo de comunicación prefieren ellas.

Vea algunas sugerencias relacionadas con el lenguaje de señas y la salud.

Los trabajadores de salud comunitarios pueden atender a las mujeres con discapacidad

En muchos países, se considera que es necesario tener habilidades especiales para atender a las mujeres con discapacidad y que sólo los doctores den esa atención. Sin embargo, con la preparación adecuada, los trabajadores de salud comunitarios, maestros y trabajadores de rehabilitación podrían proporcionar muchos servicios, a un costo más bajo.

Servicios para niños discapacitados

El personal del Hospital y Centro de Rehabilitación para Niños Discapacitados de Kavre, Nepal, apoya a niños discapacitados por todo el país. Esos trabajadores están capacitados para tratar úlceras por presión y para darles fisioterapia a los niños y enseñarles ejercicios que fortalecen los músculos y previenen contracturas. Además les entregan aparatos de movilidad para que puedan ir y venir por su comunidad más fácilmente.

Para más información sobre cómo la comunidad puede apoyar a las personas con discapacidad, vea El niño campesino deshabilitado.