Hesperian Health Guides

La lucha por el cambio

El VIH/SIDA y las otras ITS son problemas de salud que afectan a toda la comunidad, y eso incluye a las mujeres con discapacidad. A veces las organizaciones de personas con discapacidad piensan que no necesitan preocuparse de la salud sexual. Pero la educación sexual puede salvar vidas.

Todas las personas, entre ellas las mujeres con discapacidad, deben tener acceso a información confiable sobre la salud sexual y las formas de prevenir las ITS. Por ejemplo, es importante que las mujeres que son sordas o ciegas también reciban la información sobre la prevención del VIH/SIDA que sale por la radio o en cartillas impresas.

Lo que pueden hacer las mujeres con discapacidad:
una mujer en silla de ruedas hablando.
Déles información sobre el VIH/SIDA y la salud sexual a otras personas con discapacidad.
  • Reunirse con grupos de sus parientes y asistentes para explicarles la importancia de que todas las personas reciban información confiable sobre la salud sexual.
  • Trabajar con los trabajadores de salud y otros grupos para asegurarse de que las personas con discapacidad tengan acceso a los servicios de VIH/SIDA y otros servicios de salud sexual.
  • Avisarle a una persona de confianza, como por ejemplo, un pariente, un vecino o un trabajador de salud, si alguien se está aprovechando de usted sexualmente.


Lo que pueden hacer las familias y los asistentes:
una mujer hablando.
Asegúrese de que nadie se aproveche sexualmente de las mujeres con discapacidad.
  • Asegurarse de que las mujeres con discapacidad reciban información sobre la salud sexual y sobre la prevención del VIH/SIDA y otras ITS. La información se debe dar respetuosamente y en privado.
  • Ayudar a otros padres que tienen hijos discapacitados a entender que cuando sus hijos crezcan, van a querer tener relaciones íntimas con otras personas, igual que la gente sin discapacidad.
Lo que pueden hacer las comunidades:

Es importante que toda la gente de la comunidad sepa cómo se transmiten el VHI/ SIDA y otras ITS, y cómo prevenir esas infecciones. Así, la gente se dará cuenta de que cualquier persona se puede infectar y podrá tomar medidas para prevenir las infecciones. La gente también se dará cuenta de que las mujeres con discapacidad necesitan los mismos servicios de salud que todos los demás.

Es muy importante luchar en contra de las condiciones que causan la propagación de las infecciones —y no en contra de las personas infectadas. La mejor forma de prevenir el VIH/SIDA y otras ITS es luchar por condiciones económicas y sociales más justas para que todas las mujeres —inclusive las mujeres con discapacidad— puedan tener más voz en la toma de decisiones, para que las familias no se tengan que dividir para encontrar trabajo y para que nadie necesite vender su cuerpo para poder comer.

  • Hay que asegurarse de que todas las personas, sin olvidar a las mujeres con discapacidad, tengan acceso a información y servicios de salud sexual, y que puedan conseguir condones de látex para impedir que el VIH y otras ITS se propaguen en la comunidad.
  • Hay que asegurarse de que las personas con VIH/SIDA puedan obtener medicinas, agua potable y alimentos nutritivos.
  • Hay que concientizar a la gente para que entiendan que el SIDA no se cura al tener relaciones sexuales con una joven o una mujer con discapacidad y para impedir que se aprovechen de ellas sexualmente.