Hesperian Health Guides

La psicosis (enfermedad mental grave)

Una mujer con discapacidad corre el riesgo de sufrir una enfermedad mental si:

  • ha tenido problemas de salud mental anteriormente.
  • ha perdido a parientes o está aislada de su familia.
  • presenció actos de violencia o tiene una pareja violenta.
  • tiene poco apoyo social.


Es posible que una mujer con discapacidad tenga una enfermedad mental si presenta uno o varios de estos signos:

  • Oye voces o ve cosas que otras personas no oyen ni ven (alucinaciones).
  • Tiene ideas raras que interfieren con su vida diaria (delirio) —por ejemplo, piensa que sus vecinos están tratando de matarla.
  • Ya no se cuida —por ejemplo, no se viste, no se baña, o no come.
  • Se porta de una manera extraña —por ejemplo, dice cosas que no tienen sentido.
WWD Ch3 Page 59-1.png


Hay otras cosas que podrían causar signos parecidos, como algunas enfermedades, el envenenamiento, ciertas medicinas, el abuso de drogas o el daño cerebral. Hay también comportamientos que pueden parecer muy extraños, pero que no tienen nada que ver con una enfermedad mental. Por ejemplo, si una mujer dice que recibió un consejo de una aparición, quizás ella esté recurriendo a fuentes tradicionales de conocimientos y consejos. En esos casos, no tiene ni una enfermedad mental ni sufre de alucinaciones. Es más probable que los signos se deban a una enfermedad mental si ocurren con tanta frecuencia o son tan intensos que interfieren con las actividades diarias de la persona.

Atención para las enfermedades mentales

En la mayoría de los lugares, los parientes son quienes se encargan de las personas que tienen una enfermedad mental. Sin embargo, lo mejor es que la persona también reciba tratamiento de un trabajador de salud mental capacitado. Se recomienda usar ciertas medicinas en algunas situaciones, pero nunca deben ser el único tratamiento.

Los curanderos tradicionales muchas veces juegan un papel importante en el tratamiento de las enfermedades mentales. Si un curandero es de la misma comunidad que la persona enferma, es probable que conozca a ella y a su familia, que la entienda y que tenga una idea clara de las experiencias que le estén afectando. Algunos curanderos usan tratamientos o rituales que pueden ayudar a una mujer a superar su problema.
Siempre hay que tratar a una persona con una enfermedad mental con compasión, respeto y dignidad, sin importar el tipo de tratamiento que reciba.

Antes de empezar un tratamiento para una enfermedad mental, haga estas preguntas:

un hombre habla a una mujer en lenguaje de señas.
Juanita, no te preocupes por nada. Yo voy a cuidar a los niños.
La parte más importante de cualquier tratamiento es el apoyo y el cariño de la familia y los amigos.
  • ¿Cuál es el propósito de cada uno de los pasos del tratamiento?
  • ¿Qué se espera que suceda?
  • Si la persona no representa un peligro para sí misma o para los demás, ¿Puede recibir atención de salud mental en casa?
  • ¿Participará la familia en el tratamiento?
  • ¿Es respetada por la comunidad la persona que se encargará del tratamiento?
  • ¿Tiene efectos secundarios el tratamiento? Sí es posible que los tenga, ¿Cuáles son? ¿Por cuánto tiempo duran?


Si una mujer debe ingresar a un hospital para recibir tratamiento, antes de ingresarla pida un recorrido de las instalaciones. Asegúrese de que el hospital esté limpio y que los pacientes estén bien atendidos y protegidos, puedan tener visitas y reciban tratamiento con regularidad de trabajadores de salud mental capacitados. Los pacientes deben tener libertad de movimiento dentro del hospital, a menos que representen un peligro para sí mismos o para los demás. Además, no olvide averiguar los requisitos para dar de alta a la persona después del tratamiento.

Los lugares que ofrecen servicios de salud mental pueden tener las mismas barreras que otros edificios y servicios, que impiden que las personas con discapacidad se muevan y se comuniquen sin dificultad. Vea ideas para mejorar el acceso a todos los servicios de salud.