Hesperian Health Guides

Las causas de la discapacidad

Algunas mujeres nacieron con una discapacidad. Algunas mujeres tienen discapacidades que se desarrollan con el tiempo. Otras mujeres sufren discapacidades repentinamente, a causa de un accidente o una enfermedad.

No es posible prevenir todas las discapacidades. Algunos bebés se desarrollan de una forma diferente en la matriz y nadie sabe por qué. Las limitaciones físicas y mentales que se desarrollan antes de que nazca el bebé muchas veces se llaman “malformaciones congénitas”. Este es el término que usamos en este libro.

Muchas malformaciones congénitas se deben a condiciones dañinas en la vida de la mujer. Por eso, se podría prevenir muchas discapacidades si todas las niñas y mujeres comieran suficientes alimentos nutritivos, se pudieran proteger contra las sustancias químicas tóxicas en el trabajo y en el ambiente, y recibieran buena atención de salud, incluyendo atención para el embarazo y el parto.

un bebé flaco y enfermo que no recibe suficiente comida.

La pobreza y la desnutrición

La pobreza es una de las causas principales de la discapacidad. Hay más discapacidad entre la gente pobre porque viven y trabajan en ambientes peligrosos y hacinados donde falta saneamiento, suficientes alimentos nutritivos, agua potable y acceso a la educación. Bajo esas condiciones, enfermedades como la tuberculosis y la polio se transmiten más fácilmente, y las discapacidades graves que causan son más frecuentes.

WWD Ch1 Page 11-1.png
Esta niña tiene labio leporino y paladar hendido porque su madre no comió suficientes alimentos ricos en ácido fólico y calcio (por ejemplo, verduras de hojas verde oscuro, frijoles y huevos) cuando estaba embarazada.

En familias pobres, muchos bebés nacen con malformaciones o mueren antes de cumplir un año. A veces eso se debe a que la madre no comió lo suficiente cuando estaba embarazada. O tal vez ella no comió lo suficiente cuando era niña. Muchas veces las niñas reciben menos comida que los niños varones. En consecuencia, es posible que una niña crezca más lentamente y que sus huesos no se desarrollen como deberían, y que por eso tenga dificultades más adelante, a la hora de dar a luz, sobre todo si no recibe buena atención de salud.

Si un bebé o un niño pequeño no recibe suficientes alimentos nutritivos, podría volverse ciego o podría tener problemas de aprendizaje o comprensión.

La guerra

En las guerras de hoy en día, mueren o quedan discapacitados más civiles que soldados, y la mayoría de las víctimas son mujeres y niños. Las explosiones dejan sordas o ciegas a las personas, les dejan sin brazos o piernas, y causan otras lesiones graves. La violencia afecta mucho la salud mental. La destrucción de hogares, escuelas, hospitales y medios para el sustento producido por las guerras y los conflictos armados aumentan las discapacidades, la pobreza y las enfermedades.

Los accidentes nucleares

Muchas personas han sufrido graves daños a la salud después de haber sido expuestas a cantidades enormes de radiación tal como ocurrió con los accidentes en las plantas nucleares de Three Mile Island, en Estados Unidos en 1979, y en Chernóbil, en Ucrania en 1986. Lo mismo sucedió cuando Estados Unidos tiró bombas nucleares sobre Japón en 1945. La destrucción causada por estos hechos fue masiva y mucha gente murió debido a los efectos de la radiación.

Las personas que sobrevivieron a esos accidentes y bombardeos han padecido principalmente de varios tipos de cáncer, en particular tumores en diferentes partes del cuerpo (sobre todo en la tiroides), o leucemia (cáncer de la sangre). Todos estos males causan una muerte prematura. En las comunidades donde ocurrieron esos incidentes nucleares, también ha habido un aumento en el número de niños que nacen con problemas de aprendizaje, como por ejemplo, síndrome de Down.

Falta de acceso a la atención de salud

Una adecuada atención de salud puede prevenir muchas discapacidades. Algunas complicaciones del parto pueden dañar al bebé y causar una discapacidad, como por ejemplo parálisis cerebral. Las parteras capacitadas pueden prevenir muchas discapacidades porque conocen los signos de peligro y saben qué hacer. Ellas saben prevenir las complicaciones y también atender las emergencias que se puedan presentar. Las vacunas también pueden prevenir muchas discapacidades. Sin embargo, con frecuencia no están disponibles o son demasiado caras para las personas que son pobres o que viven lejos de las ciudades. Además, a veces no hay suficientes vacunas para todos.

Enfermedades

una niña ahueca la mano detrás de la oreja para escuchar mejor.
Si a una mujer le da rubéola durante los primeros 3 meses del embarazo, su bebé podría nacer sorda.

Algunas malformaciones congénitas son causadas por enfermedades que tuvo la madre mientras estaba embarazada.
Un ejemplo es la rubéola, que es una causa frecuente de la sordera en los recién nacidos. Hay una vacuna que da protección contra la rubéola, pero si una mujer recibe esa vacuna, debe evitar embarazarse durante un mes después de vacunarse.

La sífilis, el herpes y el VIH se pueden pasar de la madre al bebé durante el embarazo o el parto y causarle malformaciones congénitas al bebé. Por eso, las mujeres embarazadas deben hacerse pruebas para detectar esas infecciones y deben recibir tratamiento si alguna prueba da un resultado positivo.

La meningitis, la polio y el sarampión son enfermedades infantiles que pueden dejar a un bebé o un niño con una discapacidad. Es importante vacunar a los recién nacidos para que tengan protección. Los bebés que nacen en lugares donde hay una incidencia alta de la lepra (enfermedad de Hansen) deben hacerse la prueba para detectar esta enfermedad lo antes posible y recibir tratamiento si lo necesitan, para prevenir las discapacidades que causan esa enfermedad.

Las medicinas e inyecciones

Cuando se usan correctamente, ciertas medicinas inyectadas, como algunas vacunas, son importantes para proteger la salud y prevenir discapacidades. Sin embargo, hay una epidemia mundial de inyecciones innecesarias. Todos los años, las inyecciones innecesarias enferman, matan o discapacitan a millones de personas, sobre todo niños.

una jeringa tachada con una equis grande.
Evite las inyecciones innecesarias.

Las inyecciones que se dan con agujas o jeringas que no están completamente limpias (estériles) son una causa frecuente de infecciones, que a su vez pueden producir parálisis, daño de la médula espinal o la muerte. Las inyecciones con instrumentos no estériles también pueden transmitir los microbios que causan enfermedades graves, como el VIH/SIDA o la hepatitis. Además, algunas medicinas inyectadas pueden causar reacciones alérgicas peligrosas o intoxicación, o pueden dejar sordo al bebé que se está desarrollando en la matriz.

Nunca hay que usar la misma aguja o jeringa para inyectar a más de una persona sin antes desinfectarla para cada uso.
Algunas medicinas y drogas que se usan durante el embarazo pueden causarle discapacidades al bebé. Es peligroso el abuso de medicinas inyectables para acelerar o estimular el parto, como por ejemplo la oxitocina. Esas medicinas pueden privar al bebé de oxígeno durante el parto y son una causa principal del daño cerebral. El uso de alcohol y tabaco durante el embarazo también puede dañar al bebé que se está desarrollando en la matriz.

Todos debemos considerar los posibles riesgos y beneficios de cualquier medicamento. Los doctores, enfermeras, otros trabajadores de salud, farmacéuticos y todos nosotros debemos acabar con el mal uso y el uso excesivo de las medicinas— sobre todo de las inyecciones. En el libro Aprendiendo a promover la salud, Capítulos 18, 19, y 27, hay ideas para educar a la gente sobre los peligros de las inyecciones innecesarias.

WWD Ch1 Page 14-1.png
Esta mujer era trabajadora agrícola y se expuso a sustancias químicas peligrosas cuando estaba embarazada. Eso afectó a su bebé cuando estaba en la matriz y por eso nació con una discapacidad.

Las condiciones de trabajo peligrosas

Si una mujer trabaja muchas horas sin descansar, es más probable que tenga accidentes. Las mujeres que trabajan en fábricas, minas o campos agrícolas pueden exponerse a máquinas, herramientas o sustancias químicas peligrosas. Tanto los accidentes como el trabajo excesivo y el contacto con sustancias químicas pueden causar discapacidades.

Además, cada vez más mujeres están sufriendo lesiones permanentes debido a la violencia en el trabajo. A veces, los supervisores usan amenazas y violencia para presionar a las mujeres a trabajar más y más rápido. Las autoridades a veces utilizan al ejército o a la policía para reprimir huelgas o protestas contra las condiciones de trabajo peligrosas.

Accidentes

Muchas mujeres y niños sufren lesiones en casa que les causan discapacidades. Por ejemplo, se queman con la lumbre para cocinar, se caen, tienen accidentes en carretera, o aspiran o beben sustancias químicas tóxicas. Las discapacidades muchas veces también se deben a accidentes en el trabajo, sobre todo en los sectores menos reglamentados, como la construcción, la agricultura, la minería y las microempresas.

Venenos y plaguicidas

Los venenos como el plomo que se encuentra en las pinturas, los plaguicidas como el veneno para ratas, y otras sustancias químicas pueden causar discapacidades en las personas y malformaciones congénitas en los bebés que se están desarrollando en la matriz. El fumar o masticar tabaco, respirar humo y beber alcohol durante el embarazo también pueden dañar al bebé antes de que nazca.

Los trabajadores muchas veces usan sustancias químicas en la fábrica o en el campo sin que se les haya enseñado cómo usarlas sin peligro, o sin siquiera que sepan si son peligrosas. Los accidentes industriales pueden soltar venenos al aire, al agua o en la tierra y causar problemas de salud muy graves, entre ellos, discapacidades permanentes.

Las discapacidades hereditarias

Se sabe que algunas discapacidades se heredan (son ‘de familia’), como por ejemplo, la atrofia muscular espinal y la distrofia muscular (enfermedades de los músculos y los nervios). Las mujeres que ya tienen uno o varios niños con una discapacidad hereditaria corren un mayor riesgo de tener a otro niño con el mismo problema. Otras discapacidades se presentan cuando los parientes cercanos (como padres e hijos, primos hermanos, o hermanos y hermanas) tienen hijos entre sí. Los bebés cuyas madres son mayores de 40 años corren un mayor riesgo de tener síndrome de Down. Sin embargo, la mayoría de las discapacidades no son hereditarias. En la mayor parte de los casos, los padres de un bebé que nace con una discapacidad no hicieron nada que causara la discapacidad. Jamás hay que culparlos.