Hesperian Health Guides

Las familias y comunidades pueden promover la salud mental

Las familias promueven la salud mental de las niñas y mujeres con discapacidad cuando las animan y les ayudan a desarrollar sus fortalezas. La forma de que una familia y una comunidad tratan a una niña o mujer con discapacidad influye en cómo ella se valora a sí misma. Cuando la familia y la comunidad esperan que ella haga bien las cosas y quieren que haga lo mejor posible en todo, ella aprenderá que es una persona capaz, se sentirá fuerte y tendrá una autoestima positiva.

Las familias y comunidades necesitan:

  • reconocer a las niñas y mujeres con discapacidad como personas que contribuyen plenamente a la familia y la sociedad.
  • demostrar en la práctica que valoran y aceptan a las niñas igual que a los niños, y a las niñas y mujeres con discapacidad igual que a los demás.
  • apoyar a las jovencitas con discapacidad durante la adolescencia, que es cuando se transforman en mujeres. Ellas necesitarán los mismos conocimientos y los mismos tratos que cualquier otra joven de su edad en la misma comunidad. Es importante que se vista y se peine de acuerdo con su edad y con las costumbres de su gente, y que se le reconozca su sexualidad y su rol como mujer joven.
  • apoyar a las niñas y mujeres con discapacidad que tienen problemas de salud mental.


Las familias, maestros, trabajadores de salud y otras personas pueden ayudar al concentrarse en lo que la niña o la mujer sí puede hacer —y no en sus limitaciones. Por ejemplo, ellos deberían:

  • tener fe en que ella puede llevar una vida plena y feliz, y contribuir a su comunidad.
  • animarla a que intente nuevas cosas y sea independiente, en vez de protegerla demasiado y hacer todo por ella.
  • asegurarse de que ayude en casa y contribuya al negocio de la familia.
una doctora con muleta habla mientras examina a una niña.
Desde que yo era pequeña, soñaba con ser doctora. Mis padres creían en mí. Me decían que podía lograr lo que quisiera y me ayudaron a realizar mi sueño.

Educar a las niñas con discapacidad

Las niñas con discapacidad necesitan ir a la escuela y aprender junto con otros niños. Es más probable que una niña con discapacidad tenga una autoestima positiva si su familia encuentra la manera de que ella vaya a la escuela y si la escuela le hace un lugar y la acepta como es. Junto con otras familias, usted puede exigir que las escuelas acepten a los niños con todo tipo de discapacidades. Hable con los maestros para ayudarles a entender las capacidades y fortalezas de su hija y para concientizarlos sobre la discapacidad. Ayude a todos en la escuela a saber cómo integrar a su hija en diferentes actividades.

Las niñas con discapacidad necesitan una educación y necesitan desarrollar las habilidades que les permitirán conseguir un empleo. Entonces podrán ganarse la vida, ayudar a su familia y contribuir a su comunidad.

una mujer conversa con otra mujer mientras una niña con discapacidad prepara una comida.
¡Enlin ya aprendió muchísimo! Si va a la escuela, tendrá más oportunidades de ayudar a la familia y de prepararse para el futuro.