Hesperian Health Guides

Problemas de salud causados por la edad

una mujer con bastón hablando.
Antes, la gente siempre me tomaba por una mujer con discapacidad. Ahora, me ven como una viejita que anda con bastón.

La mayoría de las mujeres no piensan en su envejecimiento sino hasta que sus hijos ya crecieron o hasta que el cuerpo les empieza a cambiar. Tal vez usted note que el cuerpo se le cansa con más frecuencia, que no tiene la misma fuerza que antes, o que le cuesta más trabajo movilizarse.

Mientras mejor entienda los cambios que pueden ocurrir con el envejecimiento, más fácil será que sepa si los cambios de su cuerpo se deben a la edad o a su discapacidad. Para información sobre cómo cuidarse el cuerpo, vea Capítulo 5. Los siguientes son algunos problemas que a veces afectan a las mujeres con ciertas discapacidades a medida que envejecen:

Coyunturas y músculos adoloridos o más débiles

Si una parte del cuerpo no le funciona tan bien como otra a causa de su discapacidad, es probable que, con el tiempo, usted haya esforzado demasiado la parte que le funciona bien para compensar por la otra parte que no le funciona tan bien. Por ejemplo:

  • si tiene paralizada una pierna, es probable que haya usado su ‘pierna buena’ más que alguien que puede usar bien las dos piernas, y es posible que tenga débiles las coyunturas a causa del esfuerzo excesivo.
  • si usa muletas o silla de ruedas por años, es posible que las coyunturas de los hombros, brazos y manos se le empiecen a desgastar y le duelan.
  • si es una mujer de talla baja (tiene enanismo), quizás empiece a notar que tiene dolores en los hombros, las rodillas y las caderas por todo lo que ha tenido que trepar y alcanzar a lo largo de los años.
dos jóvenes ayudan a una mujer de edad a ponerse de pie desde su silla de ruedas.

Si ahora usa silla de ruedas o pasa más tiempo acostada en cama, es muy importante que se mueva y que cambie de posición lo más posible, para prevenir las úlceras por presión.

Para las mujeres que usan silla de ruedas

Las mujeres que usan silla de ruedas, generalmente van haciendo menos ejercicio a medida que envejecen. Pídales a otras personas que le ayuden a ponerse de pie o use un bipedestador (como un andador de ruedas) para que pueda apoyar su peso sobre los huesos de las piernas. También trate de levantar objetos pesados para mantener fuertes los huesos de los brazos. Vea más ideas sobre ejercicios.

El equilibrio para caminar

Si usa una prótesis en una pierna, tal vez ya no le quede tan bien como antes y necesite que se la arreglen, sobre todo si hace menos ejercicio o no se mueve tanto como antes y por eso los músculos se le debilitan y se le ablandan.

Aunque esté acostumbrada a caminar sin aparatos ni ayuda, quizás ahora necesite empezar a usar un bastón, muletas o una silla de ruedas. Muchas mujeres resisten la idea de que necesitan empezar a usar aparatos de ayuda y tardan mucho en aceptarlo. Pero a veces es mejor que use un bastón o una silla de ruedas más pronto, porque ayudan a prevenir caídas y lesiones, y le permitan movilizarse más fácilmente. Mientras mejor se pueda movilizar, más fácil será que participe en la vida de la comunidad.

La artritis

una ilustración de una mano con las coyunturas hinchadas.

La artritis causa rigidez e hinchazón dolorosa de las coyunturas. Afecta a muchas personas a quienes el dolor y el movimiento limitado les hacen más difíciles sus tareas de todos los días. Las personas con ciertas discapacidades pueden tener problemas particulares si sufren artritis en las manos. Por ejemplo:

WWD Ch13 Page 279-1.png
Deformidad de la mano causada por lepra y artritis
  • Si usted es ciega y usa el tacto con las manos para ‘ver’ o para leer, quizás no pueda hacer esas cosas tan bien como antes.
  • Si es sorda, quizás le cueste más trabajo usar lenguaje de señas.
  • Si usa una sonda para vaciar la vejiga o si tiene un programa de evacuación intestinal, tal vez le cueste más trabajo encargarse de sus necesidades por sí misma.
  • Si tiene lepra (mal de Hansen) y esa enfermedad ya le afectó las manos, la artritis le dificultará aún más el uso de las manos.

Problemas de la piel

La piel se pone más delgada con la edad y por eso tal vez note que le salen moretones más fácilmente. Eso les sucede a la mayoría de las mujeres.

  • Si pasa la mayor parte del día sentada o acostada, ahora que tiene la piel más delgada será más fácil que le salgan llagas por presión.
  • Si usa una prótesis de brazo o pierna, revísese la piel que toca la prótesis con más frecuencia, para asegurarse de que no se enrojezca ni se irrite.
  • Si tiene lepra (mal de Hansen), revísese la piel todos los días. Las llagas y las infecciones son más frecuentes cuando la piel se adelgaza.
  • Si tiene lesión de la médula espinal o parálisis, y no tiene sensibilidad en la piel, pídale a alguien que se la revise todos los días para prevenir las úlceras por presión, sobre todo en las zonas que usted no se puede ver, como por ejemplo, la espalda.

La vista y la audición

Muchas personas mayores no pueden ver tan bien como cuando eran jóvenes. Si eso le sucede y usted es sorda, le costará más trabajo leer los labios o entender lo que alguien le diga en lenguaje de señas.

Si tiene lepra, con la edad es posible que sufra un tipo de inflamación de los ojos que, si no se trata, puede causar ceguera.

Si es ciega y empieza a volverse sorda, le costará más trabajo comunicarse y movilizarse sin peligro.

una mujer joven mira directamente a una mujer con discapacidad de mayor edad mientras conversan.

Pídale a su familia que haga cambios que le ayuden a ver, oír y movilizarse más fácilmente. Por ejemplo, si no puede ver tan bien como antes, trate de iluminar más su casa pintando las paredes de blanco o consiguiendo focos más brillantes. Pinte los escalones y los portales de otro color para que los pueda ver mejor y no se tropiece ni choque con ellos.

Si le falla la audición, pídales a las personas que le miren a la cara cuando conversan con usted y que hablen claramente, pero que no griten. Apague los radios y los televisores para que pueda oír mejor.

WWD Ch13 Page 280-2.png

Huesos débiles (osteoporosis)

Cuando deja de tener la regla, su cuerpo produce menos de la hormona llamada estrógeno y, por eso, los huesos se le pueden debilitar. Los huesos débiles se rompen más fácilmente y tardan más en sanar. Si no tiene buen equilibrio a causa de su edad, o si tiene convulsiones epilépticas o parálisis cerebral, corre un mayor riesgo de caerse y romperse un hueso. Se puede prevenir la osteoporosis si:

  • come alimentos ricos en calcio, junto con alimentos ricos en vitamina C, como por ejemplo, frutas y verduras amarillas.
  • hace ejercicios regularmente que ponen carga sobre sus huesos con el peso de su cuerpo o de objetos que usted levanta.

Confusión mental

A algunas personas mayores les cuesta trabajo concentrarse o recordar las cosas, y no es un problema grave para la mayoría de la gente. Pero algunas personas sufren problemas mentales más graves (enfermedad de Alzheimer, demencia, senilidad) y, con el tiempo, quedan tan confundidas que ni siquiera reconocen a sus parientes y sus amigos. A veces se confunden y se asustan mucho con cosas que antes conocían bien y que eran parte de su rutina y sus hábitos diarios.

Algunas personas ya mayores con síndrome de Down se confunden más fácilmente que antes y empiezan a tener ataques epilépticos.