Hesperian Health Guides

Vaciar la vejiga y evacuar el intestino

Algunas mujeres con discapacidad no pueden controlar la salida de orina de la vejiga o de excremento del intestino. Eso es particularmente frecuente entre las mujeres cuya discapacidad afecta los músculos del cuerpo de la cintura para abajo, como por ejemplo, la parálisis causada por la polio o por una lesión de la médula espinal.

Si usted no se puede lavar los genitales por sí misma, pídale a una pariente o una asistente que le ayude a mantener limpia y seca esa zona. Si necesita usar paños o pañales para atrapar la orina o los excrementos, cámbieselos con frecuencia para evitar rozaduras, infecciones y úlceras.

Si a veces le falta control sobre la vejiga y el intestino, llévese una muda de ropa cuando salga. Si se moja o se ensucia sin querer, podrá cambiarse donde esté y así evitar sentirse avergonzada. Además, para prevenir las infecciones genitales, es importante usar siempre ropa interior limpia y seca.

Control sobre la salida de la orina

Si usted orina con frecuencia o no puede controlar la salida de la orina, tal vez el ejercicio de apretamiento le ayude a fortalecer los músculos débiles. Aunque no tenga este problema ahora, este ejercicio también ayuda a mantener fuertes los músculos y así prevenir problemas para controlar la salida de la orina cuando usted envejezca.

El ejercicio de apretamiento

Primero practique cuando esté orinando. Cuando la orina esté saliendo, deténgala, apretando con fuerza los músculos de la vagina. Cuente hasta 10 y luego relaje los músculos para que la orina vuelva a salir. Repita esto varias veces cada vez que orine.

una mujer piensa mientras trabaja sentada; otra mujer trabaja a su lado.
¡Amana no tiene
idea que estoy haciendo mis ejercicios de apretamiento!

Ya que sepa cómo hacer el ejercicio, hágalo en otros momentos durante el día. Nadie sabrá lo que está haciendo. Trate de practicar por lo menos 4 veces al día, apretando los músculos de 5 a 10 veces en cada ocasión.

Algunas mujeres quizás necesiten una operación para poder controlar la salida de orina. Si a usted le sale orina y el ejercicio no le ayuda a controlarla, consulte a un trabajador de salud capacitado para atender los problemas de salud de la mujer. El ejercicio de apretamiento hecho a diario es provechoso para todas las mujeres.

Para vaciar la vejiga

una mujer se da golpecitos en el bajo vientre mientras se sienta en la letrina.

Si su discapacidad le impide orinar sin ayuda, necesitará vaciar la vejiga de otra manera. Algunas mujeres pueden orinar y vaciar la vejiga si:

  • se dan golpecitos en el bajo vientre a la altura de la vejiga, que queda justo debajo del ombligo y más arriba del pubis.
  • se empujan el bajo vientre hacia abajo con las manos, a la altura de la vejiga.
  • se ponen un puño contra el bajo vientre al mismo tiempo que se inclinan el cuerpo hacia adelante, de manera que el cuerpo empuja el puño suavemente.
  • aprietan los músculos del estómago y usan esos músculos para pujar hasta que salga la orina.


Use estos métodos solamente si la orina sale fácilmente con una presión suave. Si sus músculos no se relajan y no dejan que salga la orina, no empuje la vejiga con fuerza. Si hace eso, la orina podría regresar a los riñones y causarles daño.

Si ninguno de estos métodos le sirve, tendrá que usar una sonda, pero no se debe usar una sonda a menos que sea la única forma en que puede vaciar la vejiga. Aunque se use con cuidado, una sonda puede causar infecciones de la vejiga y los riñones.

Cómo usar una sonda intermitente

Una sonda es un tubo flexible de hule que se usa para drenar la orina de la vejiga. Generalmente se usa una sonda limpia o esterilizada para vaciar la vejiga cada 4 a 6 horas. Mientras más líquido se tome durante el día, más a menudo tendrá que usar la sonda.

Algunas mujeres no beben mucha agua porque no quieren usar la sonda con mucha frecuencia. Pero eso puede causar otros problemas. Si usted no bebe suficiente líquido, podría sufrir una infección de la vejiga o los riñones, o podría estreñirse (tener dificultad para defecar u obrar).

Es importante evitar que la vejiga se llene demasiado. Eso puede causar disreflexia y también puede dañar los riñones.

Muchas mujeres aprenden a usar una sonda sentadas sobre el inodoro o una bacinica (bacinilla). Una mujer también puede usar una sonda estando sentada en una silla de ruedas y vaciar la orina en el inodoro o en una botella. Experimente hasta que encuentre la forma más cómoda para usted. Para que aprenda a usar una sonda mientras esté sentada, será necesario que ensaye. Pero vale la pena, porque muchas mujeres descubren que es más fácil hacer sus actividades diarias cuando usan una sonda. En cuanto al tamaño, la sonda que le sirve a la mayoría de las mujeres es la de calibre 16. Si una mujer es muy pequeña, quizás le convenga más usar una de calibre 14.

Una persona que usa una sonda corre un mayor riesgo de contraer una infección urinaria que una persona que no la usa. Las infecciones generalmente ocurren porque la sonda no está completamente limpia y los microbios entran a la vejiga. La mejor forma de prevenir una infección urinaria es limpiar bien la sonda. Siempre lávese las manos con agua y jabón suave antes de tocar la sonda. Además, lave la sonda antes y después de usarla. Guarde la sonda en un lugar limpio cuando no la esté usando.

Sonda intermitente Sonda Foley
una ilustración de una sonda intermitente y una sonda Foley.
Una sonda Foley tiene un pequeño balón cerca de la punta. El balón sirve para mantener la sonda dentro de la vejiga por períodos largos. Se llena el balón con agua cuando ya está adentro de la vejiga, para que la sonda no se salga. Generalmente basta llenar el balón con 5 cc de agua. Si la sonda se sale, aumente la cantidad de agua a 12 ó 15 cc.



Por aquí se le inyecta agua al balón.

La orina sale por acá.