Hesperian Health Guides

Hesperian Health Guides

Cómo comer bien con poco dinero

Siempre habrá hambre en un mundo en el que algunas personas tienen tierras, recursos y dinero, y otros nada. Las épocas de hambruna seguirán ocurriendo mientras haya guerras, epidemias, contaminación, falta de cuidado de la tierra y políticas económicas que obligan a las personas a desplazarse. Estas causas verdaderas y fundamentales del hambre deben transformarse para garantizar que todo el mundo pueda alimentarse.

Sin embargo, las familias o comunidades pueden generalmente comer mejor de lo que comen, incluso si tienen muy pocos recursos. Y al comer mejor quizás puedan encontrar más fuerza para luchar para la justicia social.

Cómo comer más y alimentos más saludables

  • Compre alimentos baratos y sencillos, como frijoles y granos. Son más nutritivos y económicos que los alimentos procesados preparados industrialmente, por ejemplo panes blancos, bizcochos, sopas enlatadas o bocados.
  • Si vive en un área rural, recolecte o cace alimentos tradicionales como hongos comestibles, verduras y moras silvestres, animales pequeños e insectos. Estos tienden a ser muy nutritivos y no cuestan nada.
  • Mantenga gallinas para utilizar sus huevos y carne. Algunas personas construyen estanques pequeños para criar peces comestibles.
  • Cultive sus propias verduras en recipientes o en un jardín.
  • Compre los alimentos al mayoreo. Comprar paquetes de porciones individuales resulta casi siempre más costoso que comprar una cantidad más grande que se puede utilizar por un período más largo. Si no puede comprar una cantidad más grande, quizás la pueda comprar junto con un vecino o pariente y dividir el precio.
  • Los bebés y los niños pequeños necesitan leche materna, en lugar de leche de fórmula. La leche materna es el mejor alimento para ellos y es gratis.
  • Evite los cereales empacados y las leches con sabor, que se venden para bebés y niños más grandes. Son un desperdicio de dinero. La leche animal normal, o los alimentos bien cocidos y hechos puré, son menos costosos y más saludables para los niños que la "comida para niños" o la "leche para bebés" empacadas.
  • No tire el caldo con el que cocinó los frijoles, la carne o las verduras. Este caldo contiene muchos nutrientes y puede evitar la anemia. Tómelo o utilícelo para cocinar granos y otros alimentos. También puede cocinar con menos agua y poner una tapa sobre la olla para mantener los nutrientes dentro.
  • Gaste el dinero que tenga en alimentos. El alcohol, el tabaco y las bebidas dulces embotelladas o enlatadas cuestan mucho dinero a la larga y no nos dan nutrientes.


es.hesperian.org