Hesperian Health Guides

Hesperian Health Guides

Cómo evitar el hambre

Podría ayudar a su comunidad a prepararse para emergencias alimenticias si cultiva y almacena alimentos para compartir con sus vecinos.

Cultivo de alimentos

Se puede cultivar alimentos en casi cualquier lugar. Cultivar sus propios alimentos es una de las mejores maneras de comer saludablemente y tener algo que comer cuando no tenga dinero para comprar alimentos.

En las ciudades, la gente cultiva alimentos en los techos, en terrenos baldíos, en macetas o sacos de tierra puestos en las ventanas. Unas cuantas matas en una maceta quizás no den mucho alimento, pero puede ser un comienzo. A los niños les encanta ayudar con el cultivo, y el cuidado de las plantas es una habilidad útil que se les puede enseñar. Únase a sus vecinos para sembrar una huerta en un terreno baldío, así podrán cultivar más comida.

Si ya es agricultor de cultivos comerciales como el algodón, el café, el arroz o la coca, siembre además verduras para su familia o comunidad. Construya un estanque pequeño para peces. De este modo, si el cultivo se pierde o caen los precios, tendrá algo para comer.

Encontrará más ideas para cultivar sus propios alimentos en el capítulo 15 de la Guía comunitaria para la salud ambiental (pdf).

Mejore la producción de sus cosechas

  • Mejore los suelos con estiércol y composta (abono orgánico). Los abonos químicos aumentan la producción durante unos años, pero dejan los suelos debilitados y las fuentes de agua envenenadas. A la larga, los fertilizantes naturales como el estiércol o la composta mejoran la calidad del suelo. Para un pequeño huerto, guarde los residuos de comida en un recipiente donde se pueden descomponer hasta volverse tierra. Utilice esa composta para enriquecer el suelo.


  • Use cuidadosamente el agua que tenga. Intente recolectar agua de lluvia. Si puede obtener un tubo o manguera larga, fabrique una tubería con pequeños agujeros para regar cada planta en lugar de desperdiciar el agua en acequias (canales de riego) grandes.
Los huecos pequeños en las tuberías o mangueras dejan que el agua gotee en el suelo lentamente.
Este año maíz El año próximo frijoles
  • Rote los cultivos para evitar las enfermedades y fortalecer el suelo.


  • Cultive arvejas o frijoles. Son alimentos nutritivos y fortalecen el suelo a medida que crecen.
Si tiene un fumigador, límpielo bien y llénelo con aceite vegetal y agua. Sacúdalo bien antes de rociar para matar a los áfidos y otros insectos.


  • Evite los plaguicidas. Los plaguicidas son venenosos. Aunque matan las plagas y protegen los cultivos por un tiempo, los plaguicidas les hacen daño a las personas que los utilizan. Es posible que se enfermen también las aves y los animales pequeños que comen insectos. Sin estos depredadores, sobreviven más plagas que dañan a los cultivos. Con el tiempo, los insectos se hacen más fuertes y logran sobrevivir incluso a los venenos más fuertes. Estos costosos productos químicos son peligrosos y deben evitarse en lo posible.

Si rociamos las plantas con un jabón suave podemos mantener las plagas bajo control sin tener que utilizar venenos fuertes. Incluso el aceite vegetal puede matar muchos insectos.

Almacene los alimentos que cultiva

De nada sirve que cultivemos alimentos si luego estos se echan a perder o se los comen las plagas. Secar, encurtir, salar y fermentar los alimentos son maneras tradicionales de conservar los alimentos para comerlos después de la temporada de cosecha.

Para granos y frijoles

  • Seque y almacene los granos poco después de cosecharlos. (Dejar el grano...en el terreno hace que se pierda gran parte de él).
  • Almacene los granos en un lugar seco, elevado sobre el suelo y en recipientes sellados. Si la cosecha es grande puede construir un troje o granero como se ve abajo. Puede sellar cantidades más pequeñas en barriles o en otros recipientes cerrados.
Collarines

Limpie el área de maleza, hojas y cualquier cosa que cubra el suelo. Los roedores se sienten atraídos por los residuos de comida y por lugares oscuros y protegidos donde pueden anidar. Elimine estos sitios.

Mantenga el granero bien arriba del suelo. Los roedores pueden meterse por agujeros muy pequeños.

Mantenga los recipientes de almacenamiento del grano bien por encima del suelo.

Los roedores pueden trepar. Retire cualquier cosa que toque el granero y ponga collarines alrededor de las patas de este.

Mantenga perros o gatos para asustar y alejar a los roedores.

  • En ciertos lugares de la India, los campesinos mezclan hojas de nim (lila india) con el grano almacenado. El nim es un plaguicida natural que no hace daño y aleja a los insectos. En Camerún, los campesinos almacenanlos guisantes pintos secos empacándolos firmemente con cenizas de madera en vasijas de barro. La ceniza aleja al gorgojo. En otros lugares, se almacenan los frijoles secos en aceite. Todos estos métodos para almacenar los granos y los frijoles son excelentes, no hacen daño, y protegen los alimentos para poder utilizarlos más adelante.
  • Los granos mohosos deben destruirse ya que el moho contiene toxinas.

Secado

El pescado, la fruta, la carne y las verduras secas pueden ser una fuente de vitaminas, minerales y proteína en las temporadas cuando no pueda cultivar o producir alimentos. Los alimentos se secan más rápido y con menos polvo si los mantiene bien arriba del suelo. Una canasta poco profunda con entramado no muy cerrado, una red metálica o algún tipo de malla enmarcada permitirá que el aire pase por debajo. Así los alimentos se secarán más rápido. Cubra los alimentos que se están secando con una tela delgada u otra malla para protegerlos de las plagas y la suciedad.

Generalmente es necesario cocinar ligeramente las verduras antes de secarlas. Seque las verduras y las frutas hasta que estén casi secas, pero contengan aún suficiente humedad como para tener sabor. La carne y los pescados pueden secarse al fuego.

Mantenga los alimentos secos en un lugar oscuro y fresco, dentro de bolsas o envases cerrados.

Comparta con sus vecinos

En algunas comunidades existe la tradición de compartir comida con aquellos que la necesitan. Por ejemplo, cuando las familias asisten a las ceremonias religiosas, llevan un puñado de granos para compartir. Al sumar las pequeñas cantidades de muchas familias se logra almacenar bastante grano. Más adelante, si la cosecha de algunas familias se pierde, el grano almacenado se les da a aquellas familias en dificultades. Algunos grupos han conformado formalmente “bancos de arroz” en los que las familias dejan algo de arroz durante el período de cosecha para prestárselo a las personas que lo necesiten durante la temporada seca.

Soluciones locales cuando el hambre afecta a toda la comunidad

La ciudad de Belo Horizonte en Brasil está ayudando a acabar con el hambre y la pobreza de sus ciudadanos y de los agricultores que viven en sus cercanías. En la década de 1990 el gobierno local declaró que la alimentación era un derecho humano y lanzó nuevos programas para lograr este derecho. Por ejemplo:

  • Se les dan comidas saludables a los niños en las escuelas.
  • Los pobres pueden recibir una canasta de alimentos básicos y nutritivos cada semana.
  • 3 restaurantes grandes sirven comidas simples y nutritivas a bajo costo. Los clientes frecuentes pueden sugerir mejoras a estos restaurantes.
  • Para sus programas alimenticios, la ciudad compra frutas y verduras directamente de pequeños agricultores que viven cerca. También estableció mercados agrícolas en lugares donde los mismos agricultores pueden vender sus productos a un precio cómodo. De este modo los pequeños granjeros se quedan en sus tierras y no se ven obligados a mudarse a la ciudad. Además se garantiza un suministro adecuado de frutas y verduras frescas para la gente que vive en la ciudad.
  • Se lleva un registro del precio de los alimentos básicos en docenas de mercados. Más adelante estos precios se anuncian en lugares públicos, en la televisión y la radio, de modo que las personas sepan dónde obtener los mejores precios, y los mercados privados se ven obligados a mantener precios razonables.

Estos programas lograron mejorar rápidamente la salud de los habitantes de Belo Horizonte y se redujo la mortalidad infantil en un 50%.

es.hesperian.org