Hesperian Health Guides

Hesperian Health Guides

Desnutrición

En lugares donde la mayoría de los niños están desnutridos, es posible que creamos que un niño desnutrido parece normal. Sin embargo, la talla pequeña, la debilidad, una personalidad triste y las constantes enfermedades no son algo sano ni normal.
Señas
  • crecimiento lento y baja estatura
  • delgadez
  • adelgazamiento muscular: el cuerpo toma tejido de los músculos para suministrar energía
  • lentitud y letargo para razonar, debido a que el cerebro no recibe la energía que necesita
  • aumento de las enfermedades e infecciones
  • diarrea frecuente, que empeora la mala nutrición

La desnutrición es común y con frecuencia crónica. Esto significa que muchas personas sienten hambre durante largos períodos, de tal manera que nunca alcanzan su estatura normal, se enferman con más frecuencia de lo normal y padecen con mayor frecuencia de diarrea, anemia y otros problemas de salud.

Tratamiento

Podrá tratar la desnutrición crónica, incluso si no tiene muchos recursos, dando al enfermo más y mejores alimentos.

Desde recién nacidos hasta aproximadamente 6 meses deles a los niños mucha leche materna y nada más. Cualquier otro alimento que les dé hará empeorar el problema. A medida que el bebé crece, siga dándole leche materna, pero empiece a añadir otros alimentos.

Para todas las demás personas con señas de desnutrición: deles mazamorra con alto contenido energético. Empiece preparando una mazamorra a partir de su principal alimento rico en almidón, al cual podrá añadir:

  1. Proteína: harina de chufa, mantequilla de maní o cualquier otra harina o pasta de nueces o frijoles (porotos). O frijoles cocidos, huevos o pescado. O leche, yogur o queso. Escoja cualquier proteína económica y disponible.
  2. Energía: añada una cucharada de aceite y una de azúcar, miel o cualquier otro endulzante natural, o añada fruta.
  3. Vitaminas y minerales: de verduras cocidas o frutas.

Es posible que a veces no haya suficientes alimentos para darle a un niño una comida saludable con proteínas y verduras todos los días. Sin embargo, debe evitar darle solo alimentos ricos en almidón sin darle otras cosas. Si le da solo alimentos ricos en almidón, el niño se sentirá lleno pero crecerá débil y enfermo. Añada una cucharada de aceite. Una cucharada de aceite no puede compensar por la falta de proteína y verduras. Sin embargo, durante un período breve, puede dar la energía que el niño no puede obtener únicamente del almidón.

Para satisfacer sus necesidades energéticas, el niño necesita comer esta cantidad de arroz hervido. Por el contrario, cuando añadimos aceite a la mezcla, solo necesita esta cantidad.

Examine a todos los niños para comprobar que no están desnutridos

Con frecuencia la desnutrición crónica en los niños ocurre sin que nos demos cuenta. Para determinar si existe desnutrición, pese a los niños con regularidad y lleve un registro de su crecimiento en un cuadro como La Tarjeta del Camino de Salud. Si no tiene una báscula, otra posibilidad de ver si hay desnutrición es medir la parte superior del brazo del niño. Existen con frecuencia programas o clínicas para medir el crecimiento de los niños. Estos programas pueden ser un buen medio para garantizar que un niño con hambre reciba a tiempo la ayuda que necesita, antes de que la desnutrición se convierta en una condición peligrosa.

Para medir el brazo, corte una tira de papel, plástico o tela hasta una longitud de 25 cm.

Marque en la tira los lugares que muestran cuando un niño está demasiado delgado, o cuando tiene suficiente grasa y músculo. Escriba “medir desde aquí” y “0 cm” para marcar de dónde empieza la tira, “demasiado delgado” entre 0 cm y 11,5 cm y “creciendo bien” después de los 12,5 cm. Podrá también utilizar los colores o símbolos que le parezcan adecuados.

Utilice la tira para medir los brazos superiores de los niños de 1 a 5 años, para asegurarse de que están aumentando suficientemente de peso. (Medir el brazo no es útil si el niño tiene kwashiorkor, un tipo de desnutrición grave que causa hinchazón de los brazos y otras partes del cuerpo).

Mida el centro del brazo superior izquierdo

Si la medida del brazo del niño cae por debajo de la línea de “demasiado delgado”, es decir, menos de 11,5 cm, o si el niño se queda atrasado en la Tarjeta del Camino de Salud, o presenta las señas de desnutrición aguda descritas a continuación, el niño está tan desnutrido que la desnutrición se ha convertido en una enfermedad por sí misma. Este niño necesita un tratamiento urgente y podrá salvarle la vida si le da alimentos con alto contenido energético (vea aquí).

AMARILLO (en peligro)
Nota: esta página puede imprimirse de tamaños diferentes. Con una regla mida la tira para asegurarse de que tenga las medidas correctas. Si la medida del brazo del niño llega hasta aquí, está en riesgo de volverse desnutrido. Dele alimentos adicionales, examine su crecimiento y obsérvelo cuidadosamente de manera que no se vuelva desnutrido.

Desnutrición aguda

La desnutrición aguda ocurre en épocas de guerra, sequía o desastre, cuando se interrumpe el suministro de alimentos. También puede ocurrirle a alguien que se alimenta pobremente la mayor parte del tiempo, y cambia algún factor que hace disminuir la cantidad de alimentos que consume o hace aumentar la cantidad de energía que necesita. Esto sucede por ejemplo cuando un niño que ya tiene hambre empieza a crecer mucho y necesita en ese momento más energía. También sucede cuando una persona que se alimenta mal contrae VIH, paludismo, leishmaniasis, sarampión u otra enfermedad y necesita más alimentos para obtener la energía con la cual combatir la infección. De repente, la cantidad de alimentos que antes era apenas suficiente para sobrevivir ya no basta.

La información sobre la desnutrición que se presenta aquí se enfoca principalmente en los niños ya que estos la sufren con mayor frecuencia. Ellos pierden peso más rápidamente y luego pierden el apetito; es necesario darles lo máximo de ayuda para que se recuperen y puedan sobrevivir. Sin ayuda, los daños causados por la desnutrición pueden causarles problemas que durarán todas sus vidas. Los adultos también pueden sufrir de desnutrición aguda y el tratamiento para ellos es igual al que se le aplica a los niños.

Un niño gravemente desnutrido puede verse así:

El cabello se cae fácilmente
Piel seca y fina,
puede parecer suelta
Este tipo de desnutrición se conoce como marasmo.
Músculos muy débiles
y brazos y piernas enflaquecidos
Muy delgado y pequeño

O un niño gravemente desnutrido puede verse así:

El pelo se vuelve seco y escaso, pierde
su color, y se torna rojizo, amarillo o blanco
La piel se despelleja y
aparece seca y resquebrajada
Barriga hinchada
Aparecen llagas o placas
oscuras en la piel
Este tipo de desnutrición
se conoce como kwashiorkor.
Hinchazón alrededor de
los ojos o en los pies o tobillos
Es posible que el niño tenga
un peso normal y no parezca
enflaquecido
Agotado o no quiere moverse
Cuando se presiona su tobillo, el dedo deja una marca.

A veces los niños muestran una combinación de señas de ambos tipos de desnutrición.

Las personas con VIH, tuberculosis, lombrices u otras enfermedades cronicas pueden estar desnutridas, incluso si comen regularmente. Cuando un niño o adulto consume bastantes alimentos pero a pesar de esto se ve desnutrido, es posible que tenga una enfermedad grave. Cuando se sufre de una enfermedad crónica, es importante consumir más alimentos para mantener la salud. También es importante identificar la causa del problema.

Ashika tenía desnutrición aguda
cuando llegó a la clínica.
Después de unas semanas de
comer bien, se recuperó.

Estas fotografías muestran a la misma niña de 2 años, Ashika. Ella llegó al Hogar de Rehabilitación Nutricional (NRH por su sigla en inglés) de Katmandú, Nepal, padeciendo desnutrición grave. Después de 26 días de tratamiento con una fórmula de leche enriquecida y comidas hechas con alimentos locales, ella recuperó un peso saludable para su edad y regresó a casa con su mamá. El NRH no es un hospital sino una casa grande con muchas camas, un huerto y personas comprometidas con el cuidado de niños desnutridos. Cada mes ayudan a unos 20 niños que están desnutridos a causa de la pobreza, otras enfermedades, la falta de conocimientos sobre la nutrición, los conflictos armados y la hambruna. Las madres también participan en el tratamiento de sus hijos, aprendiendo sobre la nutrición para que puedan ayudar a los demás cuando regresen a sus comunidades. Los centros de alimentación como NRH salvan las vidas de casi todos los niños que tratan.

Tratamiento de la desnutrición aguda

Un niño con desnutrición aguda necesita ayuda médica de inmediato. Si en su región existe un centro de alimentación lleve allí al niño. De lo contrario, tendrá que brindarle usted misma el cuidado necesario. Dele:

  • alimentos
  • bebidas (hidratación)
  • calorcito, especialmente de noche
  • medicamentos

Alimentos

Dele alimentos altamente concentrados que puedan brindarle energía y nutrientes rápidamente. La mazamorra sencilla, rica en almidón, no es suficiente.

Usted puede preparar en casa su propia comida de alto contenido energético. Esta comida casera de alto contenido energético es tan buena como los alimentos “terapéuticos”, por ejemplo Plumpy’nut, y podría incluso ser mejor en ciertos aspectos (vea aquí). Es también un alimento muy bueno para cualquier bebé más grande o niño pequeño, ya que todos los niños chiquitos necesitan energía y nutrientes concentrados para crecer y mantenerse saludables.

Combine 4 tipos de alimentos utilizando ingredientes locales de su región: mazamorra, proteína, grasa o aceite y verduras.

  1. Prepare 1 taza de mazamorra con alto contenido energético, rico en almidón.
    Seleccione cualquiera de los siguientes:
    Use cualquier tipo de alimento rico en almidón que usted generalmente prepara para su familia, cocido hasta producir una pasta espesa (no un caldo aguado).
    • mijo
    • maíz
    • arroz
    • trigo
    • yuca
    • camote (ñame) o papa
  2. Añada un alimento con alto contenido de proteínas.
    Seleccione cualquiera de los siguientes:
    • 2 cucharadas de leche en polvo
    • 1 huevo
    • ½ taza de semillas o nueces tostadas, machacadas o molidas
    • ½ taza de frijoles, lentejas o arvejas cocidas y machacadas
    • ½ taza de harina de frijoles o arvejas cocida
    • ½ taza de pescado seco y machacado
    • ¼ taza de carne, vísceras o menudillos cocidos y picados
  3. Añada 2 cucharadas de grasa o aceite.
    Seleccione cualquier aceite vegetal o de nueces, mantequilla o manteca.
  4. Añada ¼ taza de una verdura cocida. Seleccione cualquiera de los siguientes:
    • tomate
    • verduras de hoja
    • calabaza
    • coliflor
    • frijoles verdes
    • arvejas frescas
    • okra
    • u otra verdura

Dele esta mazamorra de alto contenido energético 4 ó 5 veces al día.

Es posible que un niño desnutrido no quiera comer o que solo tenga energía para comer muy lentamente. Ofrézcale un poco de comida cada 1 ó 2 horas. Tenga paciencia y no se dé por vencida. Sigue dándole esta comida de alto contenido energético al niño hasta que empiece a subir de peso y a recuperar la energía y el ánimo.

Lávese las manos antes de preparar los alimentos o servir la comida, sírvala en platos limpios y utilice toda la comida que prepare aproximadamente en un día. Como sucede con cualquier alimento, esta comida de alto contenido energético se descompone tarde o temprano, y se echará a perder más rápido si la deja en un lugar caliente.

Si el niño está todavía tomando pecho, dele el pecho primero y a continuación dele este alimento de alto contenido energético. Dele leche materna con más frecuencia, ya que los niños desnutridos podrían estar demasiado débiles para amamantarse lo suficiente cada vez que lo hagan.

Dele también fruta todos los días. Todas las frutas le darán vitaminas. Sin embargo, en caso posible, dele distintos tipos de fruta cada día, de modo que el niño reciba diferentes tipos de vitaminas.

Líquidos para beber (hidratación)

La mayoría de los niños desnutridos también están deshidratados a causa de la diarrea. Si la madre está dando pecho, debe seguir dándole leche materna al bebé tan seguido como pueda.

Dé suero de rehidratación además de la leche materna (vea la pág. 22 de El dolor de barriga, la diarrea y las lombrices intestinales). Un niño gravemente desnutrido necesita menos sal y un poco más azúcar que la receta del suero común. De modo que:

En 1 litro de agua limpia

Mezcle 1⁄4 cucharadita de sal

Pruebe esta mezcla. Debe estar menos salada que las lágrimas.

A continuación, agregue 9 cucharaditas de azúcar

Dele cucharadas llenas de esta mezcla cada tantos minutos. Es posible que la persona desnutrida no tenga fuerza suficiente para beber. Sosténgale la cabeza mientras le da la bebida en la boca con la cuchara.

Calor

Cuando hay desnutrición aguda, el cuerpo no tiene suficiente energía para calentarse lo necesario. Examine con frecuencia la temperatura de la persona. Caliente a la persona con mantas (frazadas) durante varios días, hasta que empiece a recuperarse. De noche a las personas les da más frío, de modo que necesitan mantas adicionales.

Medicamentos

La desnutrición aguda es una enfermedad que se debe tratar con medicamentos. Si el niño está gravemente desnutrido es más probable que contraiga infecciones. Sin embargo, como el cuerpo está tan débil es posible que no manifieste las señas que, en condiciones normales, nos indicarían que la persona está enferma. Por esto, es importante dar medicamentos para combatir la infección, incluso si el enfermo no presenta fiebre y no es obvio que tenga una infección.

Dele a los niños con desnutrición aguda:

  • amoxicilina u otro antibiótico, 3 veces al día durante 7 días.
  • la vacuna contra el sarampión (a menos que esté segura de que el niño ya recibió la serie completa de vacunas contra el sarampión), vea "Las vacunas" (en proceso de redacción).
  • suplementos de vitamina A.
  • suplementos de cinc.
  • mebendazol (si las infecciones por lombrices son comunes en su región).

Esté pendiente del niño

Un niño desnutrido puede empeorar rápidamente; es necesario prestarle mucha atención.

A medida que empieza a darle líquidos y comida, examine el pulso y el ritmo respiratorio del niño (vea "Cómo examinar a una persona enferma" – en proceso de redacción). Si estos aumentan a medida que le está dando el suero de rehidratación, deje de dárselo y busque ayuda médica. Es posible que el corazón esté teniendo dificultades para ajustarse al líquido.

¿Está mejorando el niño? Si no mejora después de unos días, es posible que tenga una infección o enfermedad que está causando otros problemas. Es probable que tenga que ir a un hospital. Busque ayuda también si en cualquier momento la persona queda inconsciente (se desmaya), sufre un ataque o tiene fiebre de 38º C (100,4º F) o más.

Explíquele a la persona que más cuida al niño exactamente lo que el niño necesita para sobrevivir y mejorar. Explíquele claramente todo lo relacionado con la rehidratación, la comida y cualquier medicamento que se necesite, y también cómo ayudar al niño a comer mejor en el futuro. Recuérdele a la persona encargada de cuidar al niño que tenga paciencia y sea persistente para alimentarlo. Si no se le presta la debida atención a la alimentación y el cuidado del niño, este podría rápidamente recaer en la desnutrición. Pídale a la persona encargada de cuidar al niño que le explique ahora a usted las instrucciones, para comprobar que las ha entendido. Haga todo lo que usted pueda para ayudar a la persona encargada a cuidar al niño. Por lo general, el cuidado de un niño desnutrido está en manos de su madre, y es posible que ella ya esté ocupada cuidando a los demás niños y atendiendo a los quehaceres del hogar. Es también posible que ella misma no esté comiendo lo suficiente. Por esto, ayudar a la madre también ayudará al niño.

Si se recupera de manera total o no, lo importante es seguir revisando al niño que ha sufrido de desnutrición aguda para comprobar que su cuerpo y mente estén creciendo y sean fuertes.

Alimentos terapéuticos listos para consumir

En casos de hambruna, es posible que usted reciba alimentos terapéuticos listos para el consumo (RUTF por sus siglas en inglés). Estos alimentos de alto contenido energético pueden salvar vidas cuando no hay nada más que comer, por ejemplo, en los campamentos de refugiados. Sin embargo, estos alimentos presentan sus propios problemas. El doctor Massimo Serventi, un pediatra en Tanzania, África, nos escribió explicándonos sus preocupaciones sobre el Plumpy’nut, el RUTF más conocido.

Después de ser cuestionada por Médicins Sans Frontières, la empresa que fabrica Plumpy’nut permitió a las empresas locales hacer productos utilizando la receta de Plumpy’nut.



es.hesperian.org