Hesperian Health Guides

Hesperian Health Guides

El agua y la salud

El agua es esencial para la vida. Todas las personas, los animales y las plantas necesitamos agua para sobrevivir. Muchos problemas de salud surgen en las comunidades donde el agua hace falta.

  • Sin agua, la gente no puede sembrar alimentos suficientes, provocando la desnutrición y todos los problemas de salud que la acompañan.
  • Cuando no hay agua para bañarse se producen infecciones de los ojos y la piel. Otras enfermedades pasan más rápidamente de una persona a otra cuando las personas no pueden mantenerse limpias.
  • Las personas que recolectan agua (por lo general, las mujeres y los niños) pasan mucho tiempo en la labor agotadora de ir a buscar agua y cargarla. Esta actividad les quita tiempo para la escuela, los quehaceres de la casa o la participación en la vida de la comunidad.

Agua potable

Las personas no solo necesitan agua en cantidades suficientes, sino que además necesitan agua potable, libre de microbios peligrosos y sustancias químicas dañinas. El agua contaminada provoca…

  • la hepatitis A, la fiebre tifoidea y otras enfermedades peligrosas.
  • la diarrea que causa la deshidratación y puede llevar a la muerte, especialmente en los niños.
  • infecciones como la esquistosomiasis que pueden provocar la anemia y la desnutrición.


En las páginas que siguen se explican diferentes métodos para purificar el agua para beber. Es importante además que la comunidad tome medidas para prevenir la contaminación del agua o su escasez antes de que sucedan.

Cuando tienen agua potable suficiente, los niños crecen más saludables y sufren menos enfermedades diarreicas.

El agua recolectada

Se debe recolectar agua del lugar más limpio posible. Al recoger agua de los ríos, recoléctela río arriba de los lugares donde...

se utilizan plaguicidas o abonos químicos en los campos agrícolas.
las personas o los animales defecan.
las personas se bañan, o lavan trastes o ropa.
se bota basura u otros contaminantes (gas, aceites) de los hogares alrededor.

Cómo captar el agua de lluvia

Es fácil recolectar el agua de lluvia que cae del techo y canalizarla a contenedores colocados junto a la casa. Los techos de lata o de metal corrugado son los mejores para captar el agua de lluvia. Hay que purificar el agua para que sea potable, ya que puede haber microbios en el techo por la tierra que lo cubre, o por las heces de pájaros u otros animales. No se puede beber el agua captada de un techo hecho con materiales que contienen plomo, asbesto o alquitrán porque esas sustancias tóxicas son muy peligrosas. Asegúrese de que estén limpios los contenedores donde recolecte el agua y que nunca se hayan usado para guardar petróleo, plaguicidas u otras sustancias químicas.

Cómo purificar el agua para beber

Purificar el agua para beber es una de las mejores maneras de prevenir la diarrea y otras enfermedades. Hay que purificar el agua de cualquier fuente si esa agua tiene microbios. El agua que sale transparente de las tuberías, los tanques o los pozos puede estar contaminada y debe purificarse.

Al decidir el método de tratamiento de agua que desea utilizar, considere cuánta agua necesita, con qué está contaminada y con cuales recursos cuenta para purificarla. El cuadro a continuación puede ayudarle a escoger el método más conveniente de acuerdo a los problemas específicos en su zona. El método que utilice podría variar según la estación del año o el lugar donde usted se encuentre. Por ejemplo, podría usar un método en casa y otro cuando está trabajando en el campo.

Problema Métodos de filtrado Métodos de desinfección
Filtro de tela Filtro de carbon Hervir Cloro Luz Solar Jugo de limón o lima
Viruses (heptatitis A, fiebre tifoidea u otros)
Bacteria (shigella, e. coli u otras)
Amebas
Giardia
Cryptosporidia
Cólera
Este cuadro muestra los microbios y parásitos de acuerdo a los métodos que los matan. La gota de agua significa que el método es efectivo para matar ese microbio.


Si existe más de una causa de enfermedades transmitidas por el agua (lo cual sucede a menudo), la mejor solución es combinar 2 métodos: filtro y desinfección.

Filtrado del agua

Hay muchas formas de filtrar el agua para hacerla potable. A continuación se explican los filtros de tela y de carbón. En el capítulo 6 de Guía comunitaria para la salud ambiental se describen otros tipos de filtros como el de cerámica y el filtro lento de arena.

Si el agua se ve turbia, primero deje que se asiente en un recipiente durante algunas horas para que la tierra, los sólidos y los parásitos se depositen en el fondo. Vierta el agua clara a través del filtro. Trate de no remover la tierra acumulada en el fondo del recipiente. Después, lave el recipiente.

El filtro de tela

En Bangladesh y la India, se utiliza un filtro hecho de tela de tejido muy fino para eliminar los microbios del cólera del agua para beber. El microbio del cólera suele adherirse a un animal diminuto que vive en el agua, por lo que al filtrar estos animalitos también se filtra la mayoría de los microbios del cólera. Se puede hacer un filtro de tela usando pañuelos, manta, lino u otra tela. La tela vieja funciona mejor que la tela nueva porque las fibras desgastadas achican los espacios en el tejido y así se filtra mejor.

  1. Deje que el agua se asiente en un recipiente para que los sólidos se depositen en el fondo.
  2. Doble la tela 4 veces y estírela o átela sobre la boca de otro recipiente o jarrón.
  3. Vierta el agua lentamente del primer recipiente al segundo, pasándola a través de la tela doblada. Utilice siempre el mismo lado de la tela. Si le da vuelta, los microbios entrarán al agua.
  4. Después de usar la tela, lávela y déjela al sol para que se seque. Si quedaron microbios que en la tela, la luz solar los matará. Durante la temporada de lluvias desinfecte la tela con cloro.

El filtro de carbón

Para hacer un filtro de carbón, se necesitan 2 baldes (cubos, cubetas) de metal o plástico, un martillo, 1 ó 2 clavos grandes, un balde de arena gruesa y ¼ de balde de carbón vegetal.

  1. Perfore agujeros en la base de uno de los baldes. Lave el balde, que será ahora el balde de filtración.
  2. Limpie la arena enjuagándola en agua y escurriéndola hasta que el agua salga limpia.
  3. Ponga una capa de arena lavada de 5 cm en el balde de filtración y vierta agua encima de ella. El agua debe salir a través de los agujeros. Si no sale nada de agua, agrande los agujeros. Si sale arena, los agujeros son demasiado grandes. Si esto ocurre, retire la arena, coloque una tela delgada sobre los agujeros y vuelva a poner la capa de arena sobre la tela.
  4. Muela el carbón en trozos pequeños. El carbón activado es el mejor, aunque el carbón vegetal (de madera común) también funciona. Nunca use el carbón en briquetas, ¡es venenoso!
  5. Coloque una capa de carbón molido, de aproximadamente 8 cm, encima de la arena. Después llene el balde con más arena lavada hasta que la arena quede a 10 cm debajo del borde superior del balde.
  6. Coloque 2 palos sobre el segundo balde y ponga el balde de filtración encima de los palos. Vierta agua limpia por el balde de filtración. El filtro está listo cuando el agua salga clara al balde recolector.
  7. Deje que el agua se asiente antes de pasarla por el filtro.
  8. Balde de filtración
    Espacio de 10 cm
    Arena
    8 cm de carbón
    5 cm de arena
    Palos para sostener el balde de filtración
    Balde recolector limpio

Los microbios filtrados crecerán en el carbón. Por eso, si el filtro se usa a diario es importante sacar el carbón y limpiarlo cada 2 ó 3 semanas, o cada vez que no se use el filtro por unos días. Para limpiar el carbón, sáquelo del filtro y deje correr agua encima hasta que se escurra rápidamente. Déjelo secar al sol, cuando esté más fuerte si es posible. Después vuelva a colocar el carbón en el balde de filtración.

Para asegurar que el agua esté potable, desinféctela después de filtrarla, hirviéndola, echándole cloro o poniéndola a la luz del sol.

Desinfección del agua

Hervir el agua

Hervir el agua durante 1 minuto mata los microbios y hace que el agua sea potable.

Hierva el agua hasta alcanzar un hervor fuerte. Deje que hierva por 1 minuto completo antes de retirar la olla del fuego. En zonas montañosas, el agua deber hervir por 3 minutos.

Hervir el agua puede cambiar su sabor, especialmente cuando se utiliza leña. Si el sabor le molesta, ponga el agua hervida y enfriada en una botella y agítela. Agitar el agua le añade aire y mejora el sabor.

Se utiliza menos leña si se hierve el agua después de preparar los alimentos y antes de que se muera el fuego.

Cloro

La cantidad de cloro necesaria para desinfectar el agua depende del grado de contaminación que tenga. Mientras más microbios haya en el agua, mayor la cantidad de cloro que se necesita para eliminarlos. Cuando se utiliza la cantidad correcta, el agua tendrá un leve olor y sabor a cloro. Esto indica que el agua es potable. Si tiene demasiado cloro, el olor y el sabor serán muy fuertes y desagradables.

El cloro viene en soluciones de distintas concentraciones. Las cantidades señaladas a continuación muestran cómo desinfectar el agua con cloro al 5% (hipoclorito de sodio) que es la concentración más común de los productos de limpieza para el hogar. Antes de usar un producto con cloro, lea la etiqueta para saber la concentración. Si es una lejía o blanqueador con cloro al 3%, necesitará usar más. Si la etiqueta tiene instrucciones para desinfectar el agua, siga esas instrucciones. No use un producto de cloro que contiene jabón o perfume.

Si el agua está turbia o tiene mucho material sólido, fíltrela antes de añadir el cloro.

Agua Añadir cloro (al 5%)
Para 1 litro
2 gotas
Para 4 litros
8 gotas
Para 20 litros
1/2 cucharadita
Para un bidón

de 200 litros

5 cucharaditas

Después de agregar la cantidad de cloro indicada, revuelva bien y espere al menos 30 minutos antes de beber el agua. Si el agua no huele ni sabe levemente a cloro después de agregar la cantidad indicada, agregue la misma cantidad de nuevo. Revuelva y espere antes de beber.

La luz solar

La luz del sol (desinfección solar) funciona mejor en los países cercanos a la línea ecuatorial, porque allí el sol es más fuerte. Mientras más al sur o al norte se encuentre, mayor será el tiempo necesario para que haga efecto la luz solar.

Si primero filtra el agua para que esté más transparente, se desinfectará más rápidamente. Limpie una botella de plástico o de vidrio o una bolsa plástica. Las botellas de gaseosa transparentes funcionan lo mejor. Llene la botella hasta la mitad y agítela por 20 segundos. Agitar el agua añade burbujas de aire que ayudan a desinfectar el agua más rápidamente. Después llene la botella totalmente. Coloque la botella en un lugar donde no hay sombra y donde no la molestarán las personas o los animales, como por ejemplo el techo de una casa. Deje la botella en pleno sol por al menos 6 horas, o por 2 días si el cielo está nublado.

Use 1 lima o limón por cada litro de agua

Jugo de lima o de limón

Agréguele el jugo de una lima o de un limón a 1 litro de agua para beber y déjela reposar por 30 minutos. El ácido del jugo eliminará la mayoría de los microbios del cólera y algunos otros microbios. Este método no es muy bueno porque muchos microbios se quedan en el agua, pero es mejor que no darle ningún tratamiento al agua, especialmente en lugares donde hay cólera.

Cómo almacenar el agua potable

Después de filtrar o desinfectar el agua, hay que guardarla de manera que no se pueda contaminar nuevamente. El agua almacenada en tanques con paredes rajadas puede dejar de ser potable. Asimismo, los recipientes destapados, o que tienen tapas sueltas o malhechas, no protegen el agua de la contaminación por microbios.

Las cisternas y los tanques cerrados son más seguros para almacenar el agua que los estanques abiertos, porque los zancudos y los caracoles no pueden vivir en recipientes cerrados. Ubique los recipientes lo más cerca posible al lugar donde se utilizará el agua.

El agua almacenada se puede contaminar cuando la toquen tazas sucias o manos sucias, cuando se ponga en un recipiente sucio o cuando le entre tierra o polvo.

Para evitar que se contamine el agua almacenada:

  • Vierta el agua sin tocar la boca del recipiente o utilice un cucharón limpio con mango largo para sacar el agua del recipiente. No deje que el cucharón toque ninguna otra cosa para que no contamine el agua limpia la próxima vez que se usa.
  • Vacíe el recipiente y límpielo con agua caliente cada 2 ó 3 semanas.
  • Mantenga tapados los recipientes.
  • Mantenga limpios los vasos que se usan para beber.
  • Nunca almacene agua en recipientes utilizados para plaguicidas o sustancias químicas tóxicas.
  • De ser posible, no purifique más agua de la que necesite a diario, normalmente unos 5 litros de agua por persona al día para beber y cocinar.
Los recipientes con boca estrecha son los más seguros para almacenar agua porque evitan que entren microbios.

Agua para todos

La buena salud depende de tener suficiente agua limpia. Esto significa que nuestro derecho a la salud depende de nuestro derecho al agua. Aunque protejamos las fuentes de agua y purifiquemos el agua para que sea potable, nuestra salud sigue amenazada si la minería, los fertilizantes, los plaguicidas o las industrias contaminan el agua.

Los gobiernos y las comunidades deben trabajar en conjunto para proteger, mejorar y extender los sistemas de agua y así proveer a la gente suficiente agua potable. Las empresas privadas dicen que si les dejamos controlar nuestra agua podrán brindar un mejor servicio que los gobiernos y ganar dinero también. Esto se llama la privatización del agua. Pero lo que suele suceder es que aumenta el precio del agua, negándole a la gente acceso al agua que les pertenece. Cuando esto ocurre, la gente sufre problemas de salud importantes porque deben utilizar menos agua de la que necesitan o recoger agua gratuita donde puedan, aunque esté contaminada con microbios o sustancias químicas tóxicas.

Para mantener la salud de las personas y del medioambiente necesitamos sistemas de agua públicos que proveen agua potable a todo el mundo. Es posible gestionar un sistema de agua controlado por la comunidad que prioriza la salud de la gente en lugar de ganar dinero.



es.hesperian.org