Hesperian Health Guides

Hesperian Health Guides

Problemas físicos

Parálisis cerebral (niño espástico)

La parálisis cerebral es una discapacidad del cerebro que afecta la manera de que el niño se mueve y sostiene su cuerpo.

  • Al nacer, el bebé puede ser flácido o flojo, pero a veces parece normal al principio.
  • Al crecer, el bebé se desarrolla más lentamente que otros bebés. Puede demorar en sostener la cabeza, sentarse o gatear.
  • El bebé puede tener dificultades para alimentarse.
  • Puede ser muy irritable y llorar mucho, o puede ser excepcionalmente tranquilo.
  • Mientras crece, sus movimientos son rígidos y espásticos.


Casi la mitad de los niños con parálisis cerebral son más lentos en el proceso de pensar y aprender, pero no hay que suponer que todos los casos sean así. Los niños con parálisis cerebral pueden jugar, aprender e ir a la escuela.


El rostro, cuello o cuerpo se tuercen con espasmos. Los músculos tiesos de las piernas hacen que éstas se crucen, como tijeras.

La parálisis cerebral no tiene cura. Pero usted puede ayudar a que un niño con esta discapacidad pueda moverse con más independencia, comunicarse y cuidar de sí mismo y de otros. Consiga ayuda de una clínica que ofrece rehabilitación o terapia física. Para mayor información sobre cómo cuidar a un niño con parálisis cerebral, vea el libro El niño campesino deshabilitado

Ombligo salido (hernia umbilical)

Un ombligo que se sale como este en el dibujo a la izquierda es causado por una pequeña separación de los músculos de la barriga. Generalmente la separación se cierra por sí sola y no requiere medicamentos. Amarrarle una tela o faja no ayudará. (Tampoco causa daño después de la caída del cordón umbilical).

Una hernia umbilical grande como esta tampoco presenta peligro y a menudo desaparece por su cuenta. Si aún la tiene después de los 5 años, consulte a un trabajador de salud. Puede requerir cirugía.

Testículo hinchado, hidrocele y hernia

A veces la bolsita que contiene los testículos (el escroto) puede llenarse de líquido o se le puede meter una parte del intestino (tripa). Esto causa hinchazón en el lado afectado. Puede descubrir la causa del problema. Alumbre con una lámpara detrás del escroto para ver si la luz traspasa o no.

  • Si la luz traspasa, el escroto tiene líquido. Esta condición se llama hidrocele y por lo general se quita sola. Si dura más de un año, consulte a un trabajador de salud.
  • Si la luz no traspasa y se hincha más cuando el niño tose o llora, significa que se ha metido una porción del intestino (tripa). Esto es lo que se llama una hernia.
Tanto en el niño como en la niña, una hernia también puede causar hinchazón en esta parte. Si la hinchazón aumenta al llorar o toser, probablemente sea una hernia. Si se mantiene igual, podría ser simplemente un ganglio linfático hinchado. Vea "Cómo examinar a un enfermo" – en proceso de redacción.


Se necesita cirugía para reparar una hernia. Pero primero puede intentar meterla:

  1. Si es posible, dé diazepam para calmar al niño.
  2. Utilice almohadas, o levante el pie de la cama para que las caderas del niño estén más arriba que su cabeza.
  3. Haga que doble las rodillas y abra la pierna del lado de la hernia --como un sapo.
  4. Para reducir la hinchazón, coloque sobre la hernia una compresa fría o hielo envuelto en tela. Espere 10 minutos o más.
  5. Si no funciona, puede intentar meter la hernia en su lugar, empujándola con delicadeza y muy despacio.

El niño va a necesitar cirugía de cualquier manera aún si logró meter la hernia.

Un dolor fuerte en el escroto, particularmente si empieza repentinamente, suele indicar que se ha torcido algún tejido dentro del cuerpo. Se llama torsión testicular y el niño requerirá cirugía inmediata para salvar al testículo.


es.hesperian.org