Hesperian Health Guides

Hesperian Health Guides

Violación sexual

La violación sexual es cualquier acto sexual hecho a la fuerza. Un violador puede ser un desconocido, pero muchas veces es alguien que la mujer o la niña ya conoce, incluso un familiar, su esposo o un novio. Los niños varones y los hombres también pueden sufrir la violación sexual. Vea el capítulo "La violencia" (en proceso de redacción).

La persona que sufre una violación sexual necesitará de primeros auxilios para tratar cualquier daño físico. También requerirá de apoyo y cuidados emocionales. Trátela con ternura y comprensión. No la culpe.

La violación sexual puede resultar en un embarazo. Una dosis alta de pastillas anticonceptivas puede evitarlo. Vea "La planificación familiar". La violación sexual también puede pasar enfermedades de transmisión sexual. Vea "Problemas e infecciones de los genitales" (en proceso de redacción). Para prevenir el VIH después de una violación sexual, vea "El VIH y el SIDA" (en proceso de redacción).

Para la persona violada puede ser difícil que usted la vea o la toque. Explíquele lo que va a hacer mientras la examina y pídale permiso antes de tocarla.

Si hay desgarros, cortaduras o moretones en sus genitales, le causarán dolor. Dé acetaminofén o ibuprofeno. Si hay mucho sangrado en el ano o en la vagina, aplique presión para detener el sangrado. Enséñele cómo hacerlo ella misma en caso de que vuelva a sangrar más tarde.

Para las cortaduras y los desgarros pequeños, remoje los genitales en agua tibia 3 veces al día. Dejar caer agua sobre los genitales al momento de orinar ayudará a reducir la sensación de ardor. Las cortaduras y los desgarros más grandes pueden requerir suturas.

Anote en un dibujo todas las lesiones y tome fotos si ella se lo permite. Esto le ayudará a darle seguimiento y también puede servir para una denuncia ante la policía.

Revísele todo el cuerpo para ver si tiene otras lesiones, y utilice otras partes de este capítulo para tratar problemas específicos. La mujer necesitará un informe del examen físico y una constancia de sus lesiones si denuncia la violación ante la policía– aun si espera mucho tiempo antes de hacerla.
Vuelva a examinar a la mujer unos días después para ver cómo se encuentra anímica y físicamente. Observe si hay señas de infección en las cortaduras y los desgarros. Las infecciones de la vejiga (vea "Problemas al orinar" – en proceso de redacción) son muy comunes después de tener una relalción sexual forzada o violenta.


es.hesperian.org