Hesperian Health Guides

Hesperian Health Guides

Causas comunes de los problemas de salud mental en las mujeres

WikiSalud > Donde no hay doctor para mujeres > Capítulo 27: La salud mental > Causas comunes de los problemas de salud mental en las mujeres

Para gozar de mejor salud mental, las mujeres necesitan tener más control y autoridad sobre lo que les sucede en la vida.

No todas las personas que tienen que enfrentarse a los problemas enumerados a continuación tendrán un problema de salud mental. Más bien, una mujer generalmente desarrolla un problema de salud mental cuando estas presiones son mayores que su capacidad para lidiar con ellas. Además, no todos los problemas mentales tienen causas que puedan ser identificadas. A veces no es posible saber la razón por la cual una persona desarrolla un problema de salud mental.

Es fácil dejar de notar las presiones de la vida diaria porque siempre están presentes. Sin embargo, una mujer gasta mucha de su energía lidiando con ese tipo de presiones.

Las presiones de la vida diaria

Las actividades y los eventos de la vida diaria generalmente ponen a la mujer bajo presiones que le causan tensión física y mental. La tensión puede deberse a problemas físicos, como enfermedades o exceso de trabajo. También puede deberse a lo que le sucede emocionalmente, como el tener conflictos familiares o el ser culpada por problemas que ella no puede controlar. Aun los eventos que generalmente causan alegría—como el nacimiento de un nuevo bebé o el conseguir un trabajo—pueden producir tensión, puesto que cambian la vida.

La mayoría de las mujeres viven bajo mucha tensión por las presiones que las atacan por todos lados.


Otros tipos de presiones ocurren con menos frecuencia, pero también pueden contribuir a los problemas de salud mental:

Las pérdidas y la muerte

Cuando la mujer pierde algo o a alguien que ella valora—a un ser querido, su trabajo, su hogar, o a una amistad muy cercana—es posible que se sienta abrumada por la aflicción. Eso también puede suceder si se enferma o desarrolla alguna descapacidad física.

La aflicción es una reacción natural que ayuda a la persona a adaptarse a las pérdidas y a la muerte. Sin embargo, si una mujer sufre de varias pérdidas a la vez, o si ya sufre de mucha presión en su vida diaria, es posible que comience a desarrollar problemas de salud mental. Eso también puede suceder si ella no puede guardar luto en las formas tradicionales—por ejemplo, si se ha visto forzada a mudarse a una nueva comunidad donde no se practican sus costumbres.

Los cambios en la vida y en la comunidad

En muchas partes del mundo, se está forzando a las comunidades a cambiar con demasiada rapidez—ya sea debido a razones económicas o a conflictos políticos. Muchos de esos cambios requieren que las familias y las comunidades alteren por completo su forma de vivir. Por ejemplo:

Me llamo Elvira. Cuando comenzó la guerra, llegaron unos soldados y forzaron a los hombres de nuestro pueblo a unirse al ejército. Algunas mujeres fueron violadas. Algunos de nosotros nos escapamos a las montañas, pero era difícil encontrar comida. Ahora vivimos como refugiados en un campamento al otro lado de la frontera. Generalmente tenemos suficiente de comer, pero muchas personas están enfermas. El campamento está lleno de extraños. Todos los días me pregunto si alguna vez volveré a ver mi hogar.


Me llamo Jovita. Cada año nuestra tierra estaba produciendo menos. Tuvimos que pedir dinero prestado para comprar semillas, y tratamos también de comprar abono, pero las cosechas nunca nos rindieron lo suficiente para pagar lo que le debíamos al banco. Por fin tuvimos que abandonar nuestra tierra. Ahora vivimos en una choza a orillas de la ciudad. Todas las mañanas, cuando me despierto, quiero escuchar a los pájaros que yo siempre oía cantar en las mañanas. Entonces me acuerdo que aquí no hay pájaros. Lo único que me espera aquí es un día más de limpiar los pisos de otras personas.


Cuando las familias y las comunidades se desbaratan, o cuando la vida cambia tanto que las formas acostumbradas de lidiar con los problemas ya no dan resultado, las personas pueden comenzar a padecer de problemas mentales.

Los traumas

Cuando algo terrible le sucede a la mujer o a uno de sus seres queridos, ella sufre de un trauma. Algunas de las causas más comunes de los traumas son la violencia en el hogar, la violación, la guerra, la tortura y los desastres naturales.

Un trauma amenaza el bienestar físico o mental de la persona que lo sufre. Como resultado, esa persona se siente en peligro, insegura, impotente e incapaz de confiar en el mundo o en la gente a su alrededor. Generalmente una mujer tarda mucho tiempo en recuperarse de un trauma, sobre todo si éste fue causado por otra persona, no por la naturaleza. Los traumas que la mujer pudo haber sufrido cuando era niña, antes de poder comprender lo que le estaba sucediendo o de poder hablar de ello, pueden afectarla durante muchos años sin que ella misma lo sepa.

Los problemas físicos

Algunos problemas de salud mental se deben a problemas físicos, tales como:

Siempre considere la posibilidad de una causa física cuando trate los problemas de salud mental. Recuerde también que los problemas físicos pueden ser seña de un problema de salud mental.


Otros idiomas