Hesperian Health Guides

El fuego para cocinar y el humo

Temas relacionados
atención para quemaduras

La mayoría de las mujeres pasan muchas horas del día preparando alimentos. Por lo tanto, ellas corren el riesgo de padecer de los problemas de salud causados por el fuego para cocinar y por el humo.

El fuego

El queroseno y otros combustibles líquidos y gaseosos pueden causar explosiones, incendios y quemaduras. Para usar estos combustibles de una forma más segura…

  • no permita que el combustible le toque la piel o que gotee en cualquier parte. Si eso sucede, límpielo de inmediato.
  • mantenga lejos de la estufa todo lo que pueda quemarse. Eso evitará que un incendio se extienda y cause mayores daños. Guarde el combustible de sobra en un lugar seguro, alejado del lugar donde usted cocina, y no use cerillos (fósforos) o cigarrillos cerca del combustible almacenado.
  • coloque su estufa donde el aire pueda circular libremente a su alrededor.

El humo

Los niños pequeños que pasan gran parte del día jugando cerca de una estufa que produce humo, corren más riesgo de padecer de resfriados, tos, pulmonía e infecciones de los pulmones.

Las mujeres corren un riesgo más grande que los hombres de padecer de estos problemas de salud porque pasan más tiempo respirando aire con humo.

Las mujeres que cocinan con combustibles que producen mucho humo—como la leña, el carbón, el estiércol o los restos de las cosechas—generalmente tienen problemas de salud. Estos combustibles causan más problemas cuando se queman dentro de la casa y el humo no puede salir de allí rápidamente. Si el combustible contiene sustancias químicas—como los plaguicidas o los fertilizantes que se hallan en los restos de algunas cosechas—el humo es aún más dañino.

El respirar el humo que proviene del fuego para cocinar puede causar diferentes problemas crónicos, como tos, resfriados, pulmonía, bronquitis e infecciones de los pulmones. El respirar el humo del carbón también puede causar cáncer en los pulmones, en la boca y en la garganta.

Las mujeres embarazadas que respiran el humo del fuego para cocinar pueden sufrir mareos, debilidad, náusea y dolores de cabeza. Además, como el cuerpo de la mujer no puede combatir muy fácilmente las infecciones cuando ella está embarazada, es aún más probable que ella sufra de las enfermedades de los pulmones mencionadas arriba. El humo también puede causar que su bebé crezca más lentamente, que pese menos al nacer, o que nazca antes de tiempo.

Formas de evitar los problemas de salud causados por el humo

WWHND10 Ch26 Page 394-1.png

Para reducir la cantidad de humo que usted respira:

Cocine donde el aire pueda circular libremente. Si no puede cocinar al aire libre, asegúrese que donde cocine haya por lo menos dos lugares por donde el aire pueda entrar y salir. Eso crea una corriente de aire, que hace que el humo salga del cuarto.

Túrnese con otras mujeres para cocinar. Así cada una de ustedes respirará menos humo.

Encuentre formas de preparar los alimentos que requieran menos tiempo de cocimiento (sin dejar de cocinar los alimentos completamente). De esa forma, usted respirará menos humo y utilizará menos combustible. Los alimentos se cocinan de forma más rápida y más completa si usted...


WWHND10 Ch26 Page395-1.png
mantiene cubierta la olla donde cocina. protege el fuego para cocinar contra el viento. Para ayudar a mantener el calor alrededor de las ollas, puede hacerles un 'nido' de piedras.
de barro o de láminas de metal.
corta los alimentos en pedacitos.
remoja los alimentos secos, como los frijoles, toda la noche antes de cocinarlos.
protege de la lluvia la leña que no ha sido usada.

El humo es una señal de que el combustible se está desperdiciando, puesto que el humo se produce cuando el combustible no se quema por completo. El encontrar formas de cocinar con menos humo también puede ahorrarle dinero.



Use estufas que produzcan menos humo. Ésta es la mejor forma de evitar los problemas de salud causados por el humo de cocinar. Quizás pueda usted conseguir en su área estufas que quemen menos combustible y produzcan muy poco humo, pero también es posible construir estas estufas con materiales locales. Para las instrucciones, vea la página siguiente.
Las estufas queman menos combustible y producen menos humo cuando tienen:
  • un revestimiento (material de aislamiento) entre el fuego y la parte de afuera de la estufa. Los materiales que retienen mucho aire—como la ceniza, la piedra pómez, la piedra volcánica, el coral, o el papel aluminio—guardan el calor dentro de la estufa, en vez de permitir que se escape por los lados. Eso hace que el combustible se mantenga más caliente, lo cual reduce la cantidad de humo. No use barro, piedra pesada, arena, cemento y ladrillo para evitar que el fuego se escape de su estufa, porque esos materiales no retienen suficiente aire.
  • chimeneas dentro de la estufa (vea la página siguiente) que ayudan al aire a circular alrededor del fuego. Una chimenea más larga por fuera también puede ayudar a reducir la cantidad de humo en el área donde se cocina.
  • ‘faldas’ (material alrededor de la olla en que se cocina) para reflejar el calor que sale de la chimenea y dirigirlo otra vez hacia la olla. Así la olla absorbe calor por todos lados.
  • una pequeña cámara de combustión (vea la página siguiente) que le permite a usted quemar una parte del combustible en la cámara mientras el resto queda afuera. A medida que se quema la parte que está en la cámara, usted puede ir empujando el combustible restante más adentro.

Una estufa y un hornillo que producen menos humo

La estufa

Éste es un ejemplo de una estufa fácil de construir que produce menos humo. Puede adaptarla al combustible que usa y a los materiales que estén disponibles en su área.

Usted necesitará:

Es.WWHND10 Ch26 Page 396-1.png

  • una lata grande (de 20 litros), como por ejemplo, una lata alcoholera, una lata de aceite para cocinar, una lata grande de pintura (muy bien lavada), o una lata donde se empacaron productos médicos. Esta lata formará el ‘cuerpo’ de la estufa. Pueden usarse también bloques de cemento o ladrillos, pero es mejor usar una lata, ya que ésta tiene las paredes delgadas y no absorbe tanto calor.
WWHND10 Ch26 Page 396-3.pngWWHND10 Ch26 Page 396-4.pngEs.WWHND10 Ch26 Page 396-2.png
  • un tubo de metal para estufas de 10 centímetros de diámetro, con una curva (codo) de 90 grados. El tubo deberá ser más largo de un lado del codo que del otro. También necesitará un tubo de estufa recto para sujetar al lado más corto del tubo doblado. Estos tubos se usarán para crear una cámara de combustión y una chimenea para la estufa. (En vez de los tubos de estufa, se pueden usar 4 ó 5 latas de estaño u hojalata, a las que se les haya quitado la tapa y el fondo.)
  • material de aislamiento, como por ejemplo, cenizas de madera, piedra pómez, vermiculita, coral muerto o papel aluminio.
WWHND10 Ch26 Page 396-5.pngWWHND10 Ch26 Page 396-6.png
  • tijeras para metal y un abrelatas para cortar el metal.
  • metal adicional para hacer una ‘falda’ alrededor de la olla.
  • una parrilla o una reja pesada para la parte de encima de la estufa, donde se colocará la olla para cocinar.
Cómo hacer la estufa:
    WWHND10 Ch26 Page 396-7.png
  1. Use el abrelatas o las tijeras para quitarle la tapa a la lata grande. Haga un agujero de 10 centímetros de diámetro en medio de la tapa, para la chimenea. Haga otro agujero de 10 centímetros de diámetro en la parte inferior del lado de enfrente de la lata, como a dos centímetros del fondo de la lata, para la cámara de combustión. Los tubos o las latas de estaño que se usen para la chimenea deberán encajar bien en los agujeros que usted haya cortado.
  2. WWHND10 Ch26 Page 396-9.png Es.WWHND10 Ch26 Page 396-8.png WWHND10 Ch26 Page 396-10.png
  3. Coloque el tubo de la estufa con el codo dentro de la lata de modo que uno de los extremos salga por el agujero que usted cortó al frente de la lata. Haga 2 cortes paralelos a una distancia de 1 centímetro en el extremo largo del tubo y doble la sección cortada de manera que forme un reborde.

    Éste impedirá que el tubo se resbale hacia el interior de la lata. La sección larga del tubo será la cámara de combustión (donde se quema el combustible). Sujete el tubo recto a la sección corta del tubo doblado para formar una chimenea que termine a 2½ cms de distancia de la tapa de la lata. Haga un reborde en este tubo también para que el tubo no se resbale hacia el interior de la lata.

    Nota: una chimenea hecha con latas sólo durará de 1 a 3 meses, y entonces será necesario reemplazarla. Para no tener que hacer eso, trate de construir una chimenea de barro cocido. Mezcle 3 partes de arena con 2 partes de barro. Coloque la mezcla alrededor de la chimenea hecha de latas. Cuando las latas se deshagan, usted se quedará con una chimenea de barro apoyada por todo el material de aislamiento (vea la página siguiente) a su alrededor.
  4. Llene el cuerpo de la estufa, alrededor de la chimenea, con un material de aislamiento, tal como ceniza de madera.
  5. Es.WWHND10 Ch26 Page 397-1.png
    la tapa
  6. Vuelva a colocar la tapa encima del material de aislamiento y alrededor de la chimenea.
  7. Use una lata de estaño para construir un estante dentro de la cámara de combustión. Quite la tapa y el fondo de la lata y aplánela. Córtela entonces en forma de T de modo que quepa dentro del tubo. La parte de arriba de la T deberá sobresalir para impedir que el estante se resbale hacia adentro. Coloque un ladrillo o una piedra debajo de la parte de afuera del estante para apoyar las ramas que se estén quemando.
  8. Ponga la parrilla o la reja sobre la estufa para poder colocar la olla allí.
  9. Es.WWHND10 Ch26 Page 397-2.png Si usted necesita cocinar dentro de la casa, coloque la estufa cerca de una pared que tenga una abertura. El humo podrá subir por la pared y salir al aire libre.
    WWHND10 Ch26 Page 397-3.png
  10. Con el metal adicional, construya una ‘falda’ que rodee la olla. Debe haber un espacio de ½ cm entre la ‘falda’ y la olla (mida el espacio entre la ‘falda’ y la base de la olla). Para construir una ‘falda’ aún mejor, haga una ‘falda’ doble y coloque un material de aislamiento entre las 2 hojas de metal.
El hornillo de caja de heno
Es.WWHND12 Ch 26 Page 397-4.png
Mantenga el hornillo de caja alejado de las llamas.

Para ahorrar aún más combustible, use un hornillo de caja para mantener los alimentos calientes o para cocerlos lentamente después de que hayan hervido en su estufa. Es posible que este hornillo le ahorre la mitad del combustible que usted normalmente usa para cocinar frijoles, carne, arroz o granos. Para el arroz y los granos necesitará un tercera parte menos de agua, ya que ésta se evaporará menos.

Construya el hornillo de caja recubriendo una caja de cartón con 10 centímetros de heno (también puede usar paja, aserrín, ropa vieja, plumas, algodón, lana o cartón corrugado). Deje espacio dentro de la caja para colocar su olla y más material de aislamiento encima de ella. La tapa de la caja debe quedar ajustada.

Al usar el hornillo de caja, recuerde:

  • los alimentos que se cocinan en el hornillo de caja tardan de 1 ½ a 3 veces más tiempo en cocinarse de lo que tomarían si se cocinaran sobre el fuego.
  • los frijoles y la carne deberán cocerse a fuego lento en la estufa de 15 a 30 minutos antes de meterse al hornillo de caja. Es posible que los alimentos necesiten recalentarse después de 2 a 4 horas.
  • mantenga la olla cubierta y vuelva a hervir los platos de carne antes de comerlos. Eso evitará que los alimentos se contaminen con bacterias.


Para obtener más información acerca de diseños de estufas y hornos, incluyendo estufas solares de construcción fácil, comuníquese con El Centro de Investigación Aprovecho.