Hesperian Health Guides

La prueba del VIH

Cuando el VIH entra al cuerpo, éste empieza a hacer anticuerpos para combatir el virus. Estos anticuerpos se ven en el cuerpo después de un periodo de 2 a 4 semanas.

Un examen rápido del VIH está disponible en muchos centros de salud u hospitales a bajo costo o gratis. Usualmente puede recibir los resultados el mismo día.

La prueba del VIH detecta estos anticuerpos en la sangre. Sólo con la prueba del VIH se puede averiguar si una persona está infectada con el virus. No es una prueba para el SIDA.

Si la prueba del VIH da un resultado positivo, eso quiere decir que se ha infectado con el virus, y su cuerpo ha producido anticuerpos para combatir el VIH. Aunque se sienta totalmente bien, puede pasar el virus a otras personas.

Un resultado negativo de la prueba puede indicar una de dos cosas:

  • usted no está infectada o
  • usted fue infectada recientemente pero no ha producido suficientes anticuerpos para que la prueba salga positiva.

Si su prueba del VIH salió negativa, pero piensa que podría estar infectada, debe volver a hacerse la prueba en unas 6 semanas. A veces también es necesario repetir una prueba cuando el resultado es positivo. Un promotor de salud puede ayudarle a decidir.

¿Cuándo debe hacerse la prueba del VIH?

Puede ser más importante cambiar hábitos peligrosos que hacerse la prueba del VIH. Pero puede que usted y su pareja quieran hacerse la prueba si...
La prueba del VIH siempre debe hacerse:
  • con su consentimiento.
  • con asesoramiento antes y después de la prueba.
  • confidencialmente. Nadie debe enterarse de los resultados excepto usted y quienes usted quiera.
  • quieren casarse (o comprometerse a una relación fiel) o si quieren tener hijos.
  • está embarazada y tiene miedo de tener VIH.
  • usted, su pareja o su bebé tienen señas de SIDA.
  • usted o su pareja han tenido relaciones sexuales sin protección adecuada.
  • Las ventajas de saber los resultados de la prueba

    Pídale a alguien de confianza que la acompañe cuando vaya a recibir los resultados de su prueba del VIH.

    Si su prueba sale negativa, usted puede aprender a protegerse para que nunca se infecte con VIH.

    Si su prueba sale positiva, usted puede...

    • evitar infectar a su pareja o a su bebé.
    • obtener tratamiento pronto para evitar problemas médicos.
    • hacer cambios en su manera de vivir para conservarse sana más tiempo.
    • conseguir apoyo de otras personas en su comunidad que también estén infectadas.
    • hacer planes para su futuro y el de su familia.

    Las desventajas de saber los resultados de la prueba

    Si se entera de que está infectada con VIH, podría sentir muchas emociones diferentes. Al principio es normal sentir una gran conmoción y negar que los resultados sean positivos. Puede que también sienta ira y desesperación y que se culpe a sí misma o que culpe a otras personas.

    Muchas veces ayuda hablar con alguien, como el promotor de salud que le dé los resultados o con algún ser querido. Pero tenga cuidado de a quién le dice. Su esposo o compañero podría culparla, aunque él también esté infectado. Puede que otras personas sientan miedo y la eviten, por no entender el VIH y cómo se transmite. De ser posible, consulte a un asesor de VIH. Él o ella podrá ayudarle a decidir con quién hablar sobre su problema y cómo enfrentarse a este cambio en su vida.

    Asesoramiento

    Para las personas con VIH y sus familias, el asesoramiento puede representar la diferencia entre la esperanza y la desesperación. Como dice una mujer de Kenia, África: —Cuando uno habla con un buen asesor, uno siente un gran alivio.

    WWHND10 Ch17 Page 289-2.png Un asesor es alguien que escucha a una persona y a su familia y que habla con ellos para ayudarles a lidiar con sus preocupaciones, inquietudes y temores, y a tomar sus propias decisiones.

    Temas relacionados
    salud mental

    El asesoramiento es importante a lo largo de la vida de una persona que tiene VIH, no sólo cuando ella descubre que está infectada. Un asesor hábil puede ayudar a una persona a...

    • decidir a quién y cómo decirle que tiene VIH.
    • conseguir el apoyo de otras personas que también estén infectadas.
    • buscar atención médica y el tratamiento
      que necesite en los centros de salud, incluyendo la realización de la TAR.
    • buscar el apoyo que necesita de su familia.
    • entender cómo conservarse sana el mayor tiempo posible.
    • planear su futuro.
    • aprender cómo llevar una vida sexual con menos riesgos.