Hesperian Health Guides

Problemas de los pechos

WWHND10 Ch24 Page 382-1.png

Bultos en los pechos

Los bultos en los pechos son muy comunes en la mayoría de las mujeres, sobre todo los bultos que son blandos y están llenos de líquido (quistes). Éstos generalmente cambian durante el ciclo mensual de la mujer y, si uno los oprime, a veces causan dolor. Muy pocos de los bultos en los pechos son cancerosos. Pero como el cáncer de los pechos siempre es una posibilidad, una mujer debe tratar de revisarse los pechos en busca de bultos una vez al mes (vea las ‘señas de advertencia’ más adelante).

WWHND10 Ch24 Page 382-2.png

Desecho del pezón

Un desecho claro o lechoso que sale de uno o ambos pezones generalmente es normal si la mujer ha dado pecho a un bebé hace menos de un año.

Un desecho café (marrón), verde o sangriento puede ser seña de cáncer—sobre todo si sólo sale de un pezón. Acuda a que la revise un trabajador de salud que pueda examinarle los pechos.

WWHND10 Ch24 Page 382-3.png

Infección de los pechos

Si un área en un pecho se le pone roja y caliente a una mujer que está dando pecho a un bebé, ella probablemente tiene mastitis o un absceso. Eso no es cáncer y es fácil de curar. Si la mujer no está dando pecho, el problema sí podría ser seña de cáncer.

Cáncer de los pechos

El cáncer de los pechos por lo general crece lentamente. Si se detecta en sus inicios, a veces se puede curar. Es difícil saber a quién le dará cáncer de los pechos. El riesgo puede ser mayor para una mujer cuya madre o hermanas han tenido cáncer de los pechos o para una mujer que ha tenido cáncer de la matriz. El cáncer de los pechos es más común en las mujeres mayores de 50 años.

WWHND10 Ch24 Page 382-4.png
bulto
Señas de advertencia:
  • un bulto duro, con una forma irregular, que no causa dolor, que sólo se halla en un pecho y que no se mueve bajo la piel
  • enrojecimiento o una llaga en el pecho que no sana
  • piel del pecho que está hundida o que se ve áspera y tiene hoyitos, como la cáscara de una naranja o de un limón
  • un pezón que cambia y empieza a hundirse
  • desecho anormal que sale del pezón
  • hinchazón bajo el brazo que no duele y no se quita
  • dolor en el pecho que dura más de 4 a 6 semanas

Si usted tiene una o más de estas señas, sonsulte a un trabajador de salud de inmediato.

Detección y tratamiento del cáncer de los pechos

Si usted se examina los pechos regularmente, es probable que se dé cuenta si hay algún cambio o si se desarrolla un nuevo bulto. Una radiografía especial llamada mamografía puede detectar un tumor cuando aún sea muy pequeño y menos peligroso. Pero las mamografías no se consiguen en muchos lugares, y también son caras. Además, no indican con certeza si un bulto es canceroso.

La única forma de saber con certeza si una mujer tiene cáncer de los pechos es por medio de una biopsia. Ésta consiste en que un médico quite parte del bulto o el bulto entero con una aguja o un cuchillo especial y lo mande a un laboratorio para averiguar si es cáncer.

Acuda a un trabajador de salud de inmediato si usted ha tenido cáncer de los pechos y encuentra otro bulto en uno de sus pechos o si nota otras de las señas de advertencia del cáncer.

El tratamiento depende de qué tan avanzado esté el cáncer y de lo que esté disponible en su área. Si un tumor es pequeño y se lo halla cuando apenas está empezando a crecer, puede ser suficiente quitarlo. Pero para algunos casos de cáncer de los pechos, es necesario hacer una operación para quitar el pecho entero. A veces los médicos también recomiendan medicinas y radiación.

Nadie sabe aún cómo prevenir el cáncer de los pechos. Pero sí sabemos que hay mayores probabilidades de curar el cáncer si éste es hallado y tratado en sus inicios. A algunas mujeres nunca les vuelve a dar. A otras, el cáncer les vuelve a dar años después. El cáncer puede aparecer en el otro pecho o en otras partes del cuerpo, aunque esto último es menos frecuente.