Hesperian Health Guides

Trabajar con los hospitales y los doctores

En este capítulo:

Las parteras, las enfermeras, los doctores y otros trabajadores de salud deben trabajar juntos por la salud de las mujeres y las familias.

Las parteras necesitan a los doctores y los hospitales. Cuando una mujer tiene una emergencia médica, una partera sabia no duda en llevarla.

un médico hablando a una partera.
Esa mujer de veras sangró mucho después del parto. Usted hizo muy bien en traerla al hospital.
No sabe cuánto me alegra que usted esté aquí para ayudarle. ¡Tenía miedo de que se fuera a morir!

Por desgracia, muchos doctores no se dan cuenta de lo mucho que ellas necesitan a las parteras. A los doctores los preparan para estar pendientes de las emergencias, y muchos doctores tratan todos los partos como si fueran emergencias. Pero las parteras son expertas en los partos normales y sanos. Ellas son quienes muchas veces tienen la paciencia y la confianza que las mujeres necesitan para dar a luz. Muchas parteras saben usar plantas medicinales, dar masaje y voltear a un bebé sin peligro, o tienen otros conocimientos que no se aprenden en las escuelas de medicina.

Es posible que los doctores no aprecien las habilidades particulares de las parteras. Muchas veces, las consideran ignorantes e incompetentes y las tienen a menos, sobre todo si son parteras tradicionales. Para una partera, puede ser muy difícil trabajar con el personal de un hospital por el bien de las mujeres embarazadas.

En vista de estos desafíos, es importante que usted forje una relación con los doctores y los hospitales antes de que haya una emergencia. Así, cuando necesite ayuda, será más probable que la traten con respeto. Trate de hablar con un doctor que parezca entender la importancia de las parteras. Explíquele cómo le gustaría trabajar con el hospital. Si es posible, una reunión entre un grupo de parteras y un grupo de doctores podría ayudar a todos a colaborar.

Cuando las parteras y los hospitales colaboran, todos se benefician. Si las parteras demoran menos en mandar a las mujeres con signos de peligro al doctor, los doctores podr√°n hacer m√°s para prevenir los problemas. Y si una partera es tratada con respeto, ella no dudar√° en llevar a una mujer al hospital. √Čsta es una historia real:

Una partera que no se dió por vencida

Neusa, una campesina muy delgada y bajita, es una trabajadora de salud que vive en Brasil. Una de sus pacientes, llamada Laura, se hab√≠a embarazado 3 veces. Pero hab√≠a perdido a todos sus beb√©s. En el √ļltimo mes de cada embarazo, la presi√≥n le hab√≠a subido mucho y tuvo convulsiones. Laura era una mujer triste y callada, que se hab√≠a resignado a no tener hijos nunca. Esta vez, Neusa convers√≥ con Laura acerca de su salud y le di√≥ vitaminas y √°nimos para su embarazo. Laura nunca antes hab√≠a recibido ese tipo de atenci√≥n. Laura esperaba con gusto las visitas de Neusa. Un d√≠a, cuando ya iba en el octavo mes, Laura se despert√≥ con un dolor de cabeza muy fuerte y con las piernas hinchadas. Laura no ten√≠a un espejo para verse la cara, pero la ten√≠a tan hinchada que Neusa se espant√≥ cuando la vio. Neusa sab√≠a que, sin ayuda, Laura perder√≠a a este beb√© ¬°e incluso ella misma podr√≠a morir!

Como era la semana antes de Navidad, en el hospital hab√≠a pocos m√©dicos y enfermeras. No quer√≠an aceptar a m√°s pacientes, as√≠ que le pusieron una inyecci√≥n a Laura y le dijeron que se fuera a su casa a esperar a que el beb√© estuviera listo para nacer. Neusa no estuvo de acuerdo y fue a la oficina del director del hospital para explicarle la situaci√≥n de Laura y los problemas que hab√≠a tenido. No sirvi√≥ de nada que Neusa le ense√Īara su credencial al director y le explicara que ella era trabajadora de salud. El director le dijo que "no hab√≠a posada" y que ten√≠a que llevarse a Laura a casa a esperar.

MW Ch24 Page 439-1.png


Pero Neusa no se dió por vencida. Sabía que el estado de Laura era demasiado peligroso para llevársela a casa. Así que mejor llevó a Laura a la estación de policía. Allí hizo un escándalo. Aunque Neusa es delgada y bajita, tiene una voz y una mirada que no se olvida nadie. Cuando ella se pone brava ¡es difícil no hacerle caso!

Por fin, una patrulla llevó a Neusa y a Laura a un hospital que quedaba a 1 hora del pueblo de Neusa. Cuando llegaron, a Laura ya le había subido mucho la presión, así que los doctores le hicieron una cesárea y Laura dio a luz a un varoncito sano. Los conocimientos, la determinación y el amor de Neusa por su trabajo le salvaron la vida a ese bebé y ¡tal vez a su madre también!

En un sistema de salud que funciona bien, las parteras y los doctores colaboran.

  • Cuando una partera lleva a una mujer al hospital por una emergencia, debe poder quedarse con ella durante todo el parto. As√≠ la mujer estar√° m√°s dispuesta a buscar ayuda m√©dica en caso de una emergencia, porque se sentir√° m√°s tranquila y protegida. Adem√°s, la partera podr√° observar c√≥mo se tratan las emergencias en el hospital y aprender de esa experiencia.
  • Las parteras, los doctores y otros trabajadores de salud deben hablar entre s√≠ sobre los problemas de salud que son frecuentes en su comunidad, y sobre la forma en que cada quien puede ayudar a solucionar esos problemas.
  • Las parteras deben poder hacerles preguntas m√©dicas a los doctores y ellos deben contestarles sin reserva. Los doctores y hospitales pueden darles capacitaci√≥n y equipo a las parteras.
4 personas hablando juntas: primero un médico, después una partera, una enfermera, y otra partera.
Si una mujer está sangrando, deberían mandarla aquí al hospital.
En una emergencia, no siempre hay tiempo. Necesitamos oxitocina para detener el sangrado después del parto.
Creo que ser√≠a una buena idea ense√Īarles
a las parteras a usar la oxitocina correctamente.
Y quizás podríamos colaborar para prevenir la anemia, que afecta a tantas mujeres.


En el hospital

Los hospitales tienen sus propios procedimientos y reglas. A usted le parecer√°n extra√Īos hasta que tenga experiencia con ellos.

Si puede acompa√Īar al hospital a una mujer que tiene problemas, aprender√° algo sobre los procedimientos y las t√©cnicas, y as√≠ podr√° explic√°rselos a la mujer y su familia. Tal vez incluso pueda ayudar a cambiar los procedimientos que no son necesarios.

Aprenda de los hospitales

Observe todo lo que pasa en el hospital. Cuando pueda, haga preguntas.

una partera hablando a un médico mientras el cose un desgarro en la vagina de una mujer.
Por qué cambió el hilo de sutura, doctor?
Porque voy a coser un m√ļsculo. Mire, el hilo de sutura 00 es m√°s fuerte que el 000.

Explique lo que est√° sucediendo

Expl√≠quele a la mujer y a su familia por qu√© se est√° haciendo cada procedimiento. Aseg√ļrese de que la mujer entienda el tratamiento y est√© de acuerdo en recibirlo.

Luche por cambiar las pr√°cticas innecesarias, irrespetuosas o da√Īinas

Algunas pr√°cticas que son comunes en los hospitales no son necesarias. Pueden causarle molestias a la mujer sin aportarle ning√ļn beneficio. Por ejemplo, no es necesario rasurarle el vello p√ļbico a una mujer antes de un parto normal. Otra pr√°ctica frecuente es hacerles una episiotom√≠a a todas las madres. Se hace la episiotom√≠a para abrir m√°s la abertura de la vagina de manera que el beb√© tenga suficiente espacio a la hora de nacer. Pero es raro que sea necesario y puede causar problemas. Por ejemplo, la episiotom√≠a puede causar un desgarro profundo que llegue hasta el recto y que quiz√°s no cicatrice tan bien como un desgarro peque√Īo.

Si usted tiene una buena relación con un hospital, tal vez pueda sugerir algunos cambios. Probablemente tendrá más éxito si sólo sugiere un cambio a la vez. Estos son ejemplos de las cosas que usted podría sugerir:

  • Explicar los procedimientos claramente a todas las personas que se atiendan.
  • Permitir que las mujeres coman y beban durante el parto.
  • Permitir que las mujeres se sienten, se paren o caminen durante el parto (de hecho, ¬°hay que animarlas a que hagan esas cosas!).
MW Ch24 Page 441-2.png
  • Dejar que las mujeres den a luz sentadas, acuclilladas o paradas.
  • Evitar las operaciones y los procedimientos que no son necesarios (como las episiotom√≠as y las ces√°reas de rutina).
  • Permitir que las mujeres tomen en brazos a sus beb√©s en cuanto nazcan y animarlas a que les den el pecho de inmediato.
  • Los beb√©s deben estar con su madre y no en una sala de reci√©n nacidos, a menos que haya una emergencia.