Hesperian Health Guides

Presentación

una mujer sonriente lleva una camiseta con estampado que dice: “Mujeres con discapacidad. ¡Sí podemos!”
Por qué escribimos un libro de salud para mujeres con discapacidad

Las mujeres con discapacidad necesitan tener buena salud. La buena salud no es sólo la ausencia de enfermedades. Cuando una mujer discapacitada tiene buena salud, ella goza de un estado de bienestar —del cuerpo, de la mente y del alma.

Las mujeres con discapacidad se pueden encargar de su propia salud cuando cuentan con información que valida su experiencia de vivir con su propio cuerpo y con sus propias necesidades de salud. Además, ellas pueden usar esa información para cambiar los prejuicios sobre la discapacidad que tiene mucha gente. A medida que las mujeres con discapacidad se muestren capaces de tomar las riendas de su vida, ganarán el respeto y el apoyo de sus comunidades.

Aunque la discapacidad en sí no sea un problema de salud, cuando una mujer discapacitada tiene un problema de salud, muchas veces no recibe tratamiento. Por eso, un problema de salud sencillo, si no se trata, se puede convertir en un problema grave y hasta mortal.

Hay que eliminar los obstáculos que impiden que las mujeres con discapacidad tengan buena salud.

una mujer con un solo brazo hablando.
En mi país, la gente ve a las personas discapacitadas, y sobre todo a las mujeres discapacitadas, como niños, y a los niños no se les da ninguna responsabilidad. Por lo tanto, la gente excluye a las mujeres con discapacidad de casi todo: educación, atención de salud, tenencia de la tierra, etcétera.
Las mujeres con discapacidad necesitamos información que nos ayude a aprender a cuidarnos mejor y a luchar, como comunidad, para que los doctores, enfermeras y administradores de hospitales cambien de actitud, nos atiendan mejor y mejoren el acceso a los servicios de salud.
— Lizzie Longshaw,
Consejo Nacional de
Personas con Discapacidad
de Zimbabwe

Obstáculos a la buena atención de salud

A las mujeres con discapacidad, como a la mayoría de todas las mujeres, les cuesta trabajo obtener la atención de salud que necesitan, cuando la necesitan.

Aunque una mujer viva cerca de una clínica y tenga suficiente dinero para pagar los servicios, puede ser difícil que se atienda, porque la mayoría de las clínicas y consultorios no están diseñados para que todas las personas los puedan usar con facilidad. Las mujeres con discapacidad quedan excluidas de los servicios de salud cuando los edificios no tienen rampas para las sillas de ruedas, no tienen información en Braille o en formato audio para las personas que son ciegas o que no pueden ver bien, no tienen intérpretes de lengua de señas para las mujeres que son sordas, y no cuentan con personal capacitado para tratar a las mujeres con problemas de aprendizaje o comprensión.

Otro problema es que muchos doctores y otros trabajadores de salud no reciben capacitación sobre las necesidades de salud de las mujeres con discapacidad. Por eso, los trabajadores de salud a veces tienen ideas sobre la discapacidad que incomodan a las mujeres discapacitadas e impiden que obtengan buena atención de salud.

Las mujeres discapacitadas que no tienen acceso a recursos, educación y otras oportunidades, son más vulnerables a la pobreza, la explotación, el abuso y los malos tratos. Muchas veces quedan al margen de la sociedad porque no conocen sus derechos o no saben defenderlos. Esas carencias crean aun más obstáculos a la buena atención de salud.

Para quién se escribió este libro

Este libro está dedicado a los millones de mujeres con discapacidad que sufren o mueren innecesariamente por falta de acceso a una atención de salud adecuada y respetuosa.

Este libro ayudará a la mayoría de las mujeres con discapacidad a cuidarse mejor, a mejorar su salud en general, a volverse más hábiles e independientes y a participar más activamente en la comunidad.

El libro no es un manual de rehabilitación y no contiene toda la información necesaria para diagnosticar y tratar diferentes tipos de enfermedades y discapacidades. Los propósitos del libro son otros.

El libro explica cómo las necesidades de salud de la mujer con discapacidad a veces son diferentes que las necesidades de la mujer sin discapacidad.

La información en el libro puede ayudar a las mujeres discapacitadas a obtener mejores cuidados de parte de otras personas.

El libro ayudará a los trabajadores de salud, y a los parientes y ayudantes, a entender que una discapacidad en sí no es una enfermedad, pero que las mujeres con diferentes tipos de discapacidad pueden tener enfermedades como el VIH/SIDA y el paludismo, igual que cualquier otra mujer.

El libro ayudará a las familias, los amigos, los trabajadores de salud comunitarios y otras personas que cuidan a las mujeres discapacitadas a tomarlas en cuenta y cuidarlas con un espíritu de colaboración.

El libro también contiene información sobre las causas sociales de la discapacidad y ofrece sugerencias para cambiar los prejuicios y falsas ideas que dañan la salud de la mujer con discapacidad, y que perjudican a su familia y su comunidad.

Para que el libro fuera lo más útil posible, mujeres discapacitadas de todo el mundo nos explicaron sus necesidades de salud, sus creencias y sus prácticas, y nos dijeron lo que más les gustaría que incluyéramos en el libro. Sus voces, sus experiencias y sus relatos ayudaron a darle forma a esta obra y se reflejan en cada una de sus páginas.

un trabajador de salud escribe en su escritorio mientras habla con una mujer que usa muletas.
¿Desde cuándo usted es paralítica?
¿Por que me pregunta sobre la parálisis? Ya le dije que lo que tengo es fiebre y que toda mi familia también tiene fiebre ahora, y que yo soy la única paralítica. Estoy segura de que todos tenemos la misma enfermedad.

Create your own user feedback survey