Hesperian Health Guides

La lucha por los derechos y la justicia

Hasta la fecha, los responsables nunca limpiaron el sitio de la fuga de gas tóxico y la fábrica abandonada permanece allí como un recuerdo fatal del desastre. Montones de productos tóxicos siguen expuestos al aire libre, y el agua subterránea de la ciudad está envenenada. Mucha gente nunca recibió el tratamiento médico necesario para solucionar sus problemas de salud. Por esto, para los residentes de Bhopal el desastre no es algo que ocurrió en el pasado; lo consideran un desastre permanente al que deben enfrentarse a diario.

La fábrica de plaguicidas era propiedad de una corporación multinacionál (una empresa grande que trabaja en muchos países) llamada Union Carbide. Los sobrevivientes sabían que no era justo que el desastre le hubiera hecho tanto daño a sus vidas. Los afectados no tenían dinero para tratar sus enfermedades o para cuidar de los familiares que ya no podían trabajar. Querían que la empresa asumiera su responsabilidad. Sin embargo, Union Carbide alegaba que el desastre lo había causado un empleado de la fábrica, y se negó a asumir cualquier responsabilidad aunque era el diseño de su fábrica que causó el desastre.

Como otras personas que luchan por el derecho y la justicia, los perjudicados por el desastre de Bhopal sabían que su pobreza no sólo empeoraba su problema, sino que era primero que todo uno de los motivos que habían conducido al desastre.

Es EHB Ch3 Page 37-1.png


¿Por qué ocurrió el desastre?

El desastre de Bhopal fue y sigue siendo un caso espantoso que nunca debería haber ocurrido. Pero a pesar de lo espantoso que fue, no es sorprendente. La actividad “¿Pero porque…?” puede ayudarnos a comprender las causas fundamentales del desastre de Bhopal.

EHB Ch4 Page 38-1.png
¿Por qué sufrió tanta gente por el desastre?
Porque la fábrica estaba ubicada en un barrio pobre y atestado de gente.
¿Pero por qué estaba la fábrica ubicada allí?
Porque a la empresa y al gobierno no les importaba la seguridad de la gente pobre.

En todo el mundo las grandes empresas construyen sus fábricas contaminantes, amontonan basureros tóxicos y desarrollan otros proyectos industriales peligrosos en los lugares donde viven aquellos más oprimidos por la pobreza y discriminación social. De esta manera los países y las comunidades pobres se convierten en depósitos de productos industriales tóxicos y contaminantes. Por esto, la protección de la salud ambiental no es sólo cuestión de que cada uno de nosotros cambie los productos que utilizamos y la forma en que nos deshacemos de ellos, sino que todos nosotros debemos desafiar la forma en que los poderosos abusan del poder y cómo la gente más vulnerable sufre las consecuencias en carne propia.

EHB Ch4 Page 38-2.png
Pero, ¿por qué fabricaba plaguicidas en la India una compañía estadounidense?
Porque allí sus ganancias eran más altas.
¿Y por qué pueden ganar más allí?
Porque pueden pagar menos a los trabajadores y además hacerle poco caso a la salud y seguridad de éstos y la de la gente de los alrededores.
Pero, ¿cómo es posible que el gobierno de los Estados Unidos y de la India no imponga sanciones a la empresa?

Campaña internacional por la justicia en Bhopal

EHB Ch4 Page 39-1.png
¡Nunca más!

Los sobrevivientes de la fuga de gas trabajaron juntos para llamar la atención a su desgracia y para hacer que la empresa asumiera su responsabilidad. Organizaron huelgas de hambre y se negaron a comer hasta que se los escuchara. Marcharon 750 kilómetros hasta la capital departamental, sin alimento y sin agua. También marcharon a la capital del país para pedir justicia. Las mujeres armaron una carpa frente a las oficinas del principal ministro del departamento. Acamparon allí por 3 meses. Todos los días desde el amanecer hasta el anochecer cantaban sus peticiones.

Muchos años después del desastre, un tribunal ordenó a Union Carbide pagar $470 millones al gobierno de la India. Fue una victoria importante, pero no fue suficiente. La mayor parte del dinero nunca llegó a los sobrevivientes.

Poco después Dow Chemical, otra multinacional, compró a Union Carbide. Dow Chemical también se negó a asumir responsabilidades o a ayudar a las personas afectadas para que éstas fueran tratadas. Ni el gobierno de la India, donde ocurrió el desastre, ni el gobierno de Estados Unidos, donde ambas empresas tienen su sede, están dispuestos a procesar ante la justicia a los directivos de la empresa responsables del desastre.

Los sobrevivientes organizaron una campaña internacional para continuar su lucha por la justicia. Consiguieron el apoyo de estudiantes, grupos ambientalistas y organizaciones de derechos humanos. Con el apoyo de personas de todo el mundo, los sobrevivientes de Bhopal presentaron sus demandas de justicia ante las sedes de Union Carbide y Dow Chemical y frente a los gobiernos de la India y Estados Unidos. Los sobrevivientes fueron fuente de inspiración para que otras personas protagonizaran huelgas de hambre y tomaran medidas para generar interés sobre el sufrimiento que padecían. A lo largo de todo este proceso, han brindado apoyo a sus familias, organizado su propio cuidado de salud, apoyado a las víctimas de otros desastres tóxicos y han sobrevivido.

El grito de acción de la campaña por la justicia en Bhopal es “Bhopal, ¡nunca más!”. Su meta es evitar desastres ambientales semejantes en el futuro. Al internacionalizar su lucha, ellos enseñaron a todo el mundo una lección importante sobre los efectos de la exposición a tóxicos en el largo plazo. Los sobrevivientes de Bhopal demostraron que los accidentes industriales pueden ocurrir en cualquier momento, y que los pobres siempre resultan los más afectados. Su lucha por los derechos y la justicia se ha convertido en un modelo para los organizadores comunitarios en todas partes.