Hesperian Health Guides

El derecho a suficiente agua potable

La gente de todo el mundo se está organizando para garantizar su derecho a la salud, incluido su derecho a un suministro adecuado de agua potable. Las empresas privadas sostienen que pueden ofrecer un servicio superior al del gobierno y a pesar de esto obtener ganancias. Sin embargo, cuando las empresas privadas toman el control de los servicios de agua (privatización del agua), a menudo aumentan el precio de ésta obligando a las personas a usar menos agua de la que necesitan para mantenerse en buen estado de salud. Como consecuencia de lo anterior, muchas personas se ven obligadas a obtener agua en sitios donde no tienen que pagar por ella, aunque esté contaminada con lombrices y microbios, o sustancias tóxicas. Esto da lugar a graves problemas de salud.

Los gobiernos y las comunidades deben trabajar juntos para mejorar y ampliar los sistemas para suministrar suficiente agua potable, especialmente a aquellas personas que más lo necesitan.

Asociaciones logran mejorar el suministro de agua
EHB Ch5 Page 62-1.png

En Ghana, un país de África Occidental, los grupos comunitarios han asumido el control de la distribución de agua. En el pequeño poblado de Savelugu, la Compañía Estatal de Agua de Ghana abastece el agua por tubería a la comunidad. Varios miembros de la comunidad se encargan de fijar las tarifas, distribuir el agua y reparar el sistema de tuberías. Esto es una colaboración entre el gobierno y la comunidad.

Dado que la comunidad es responsable de administrar el agua, el suministro suficiente de agua potable se garantiza a través de la decisión popular. Si algunas personas no pueden pagar el costo del agua, la comunidad cubre el pago
hasta que puedan hacerlo. Las necesidades de las personas se satisfacen no sólo cuando tienen dinero para pagar sino por el simple hecho de ser integrantes de la comunidad. La Compañía de Agua de Ghana se beneficia porque la comunidad siempre les paga por el servicio de abastecimiento de agua.

El sistema de Savelugu, basado en el sistema comunitario, está siendo utilizado como modelo en toda la República de Ghana. Al administrar su propio sistema de agua, la gente de Savelugu ha demostrado que la privatización no es la única forma de suministrar el agua. Desde que la colaboración entre el gobierno y la comunidad se hizo cargo del agua, han disminuido las enfermedades y todos cuentan con agua suficiente.


El embotellamiento y venta del derecho al agua

Cuando la gente cree que el agua del grifo (llave) no es potable, los que pueden compran agua embotellada. Si el agua del grifo contiene microbios, la mejor manera de evitar las enfermedades es beber agua embotellada y segura. Sin embargo, el hecho de que el agua se venda embotellada no significa que sea potable. En muchos casos, el agua embotellada es sólo agua del grifo que la gente pone en botellas y vende a un precio mucho más alto. La mejor forma de apoyar la salud tanto de las personas como del medio ambiente es mejorar la calidad y la confiabilidad del agua, mejorando su sistema público de distribución.

Si consideramos los problemas de salud relacionados con la fabricación de las botellas de plástico en las que se vende el agua, el envasado, transporte y descarte de botellas, concluiremos que el costo del agua embotellada resulta mayor que el costo de suministrar agua potable para todos.

Es EHB Ch5 Page 63-1.png

Las empresas venden agua embotellada porque es un negocio rentable. Con frecuencia en los anuncios comerciales de sus productos hacen creer a la gente que el agua del suministro público no es saludable o es de calidad baja. Las empresas multinacionales que venden agua, como Coca Cola, perjudican con frecuencia la economía local porque hacen quebrar a las empresas locales de refrescos. A veces utilizan tanta agua que perjudican a la gente, ya que causan una escasez de agua potable, de agua para uso doméstico, para riego de cultivos y otras actividades locales (ver el cuento “La Industria se apodera del agua de la comunidad”).

El agua potable saludable y segura obtenida a través de los sistemas de distribución por tubería, es uno de los medios más importantes para mejorar la salud de todos. En Europa y Estados Unidos los sistemas de agua potable son la base fundamental de la salud pública. Nada justifica que la gente de los países menos ricos deba sufrir la falta de agua potable y se vea obligada a comprarla embotellada a un alto costo.

Un suministro suficiente de agua limpia para vivir una vida saludable es un derecho humano. El derecho al agua se garantiza y satisface mejor mediante un sistema de distribución de agua administrado públicamente, o controlado por la comunidad. Para asegurarse que el gobierno proporcione un servicio adecuado, los miembros de la comunidad participan cada vez más activamente en la supervisión de los servicios de provisión de agua y esto contribuye para que los administradores de dichos servicios den prioridad a la salud de las personas.