Hesperian Health Guides

Cuídese

Algunos asistentes sólo se dedican a satisfacer las necesidades de las personas que cuidan. Aprenden a ayudar a otras personas tan bien que se les olvida encargarse de sus propias necesidades. A veces sacrifican su propio bienestar y su goce de la vida. Con el tiempo, un asistente que nunca piensa en sí mismo, se desanima a frustrar y se enoja con la persona que cuida. Eso puede hacerles daño a los dos.

Si usted no se cuida, dejará de tener energía para ayudar a los demás. Para cuidar bien a alguien, usted necesita dormir y descansar, encargarse de sus propias necesidades físicas, divertirse y continuar su relación con otras personas.

Hay prácticas tradicionales que calman el cuerpo y la mente y que desarrollan la fuerza interior, como por ejemplo, el yoga, el rezo, la meditación, el Tai Chi y otras. Si sigue alguna de esas prácticas con regularidad, podrán ayudarle a enfrentar el estrés que resulta de cuidar a alguien.

WWD Ch15 Page 319-2.png WWD Ch15 Page 319-3.png
yoga rezo

Cuide su salud

  • Coma buenos alimentos para que tenga fuerte el cuerpo.
  • Duerma bastante para que tenga suficiente energía de día.
  • Haga ejercicio, aunque tenga bastante actividad en su trabajo.
  • El masaje puede ayudarle a relajarse. También sirve para disminuir el estrés y las preocupaciones.


Aparte un rato para dejar su trabajo a un lado y hacer algo que disfruta. Es muy importante que usted, tanto como la mujer con discapacidad que cuida, tengan intereses y amigos por su cuenta. Para que tengan una vida plena, ambas necesitan pasar tiempo con otras personas.

Pida ayuda

Si usted es una asistente, tenga cuidado de no aislarse de los demás. Si la mujer con discapacidad depende solamente de usted todo el tiempo, la gente quizás pensará que usted es la ‘asistente experta’ y, como tal, la única persona que sabe ayudar a la mujer correctamente. Otros parientes, amigos y vecinos también pueden ayudar a la mujer con discapacidad. Podrían preparar o traerle comida, ir al mercado, hacer la limpieza, o simplemente visitarla. Así usted podrá descansar y después tendrá más energía.

un hombre hablando.
Qin Cheng lleva las cuentas del negocio de nuestra familia. ¡Le decimos que es nuestra gerente de planta!

Dar y recibir ayuda

Busque maneras de que la mujer con discapacidad haga parte de las tareas diarias de la familia. Así ella podrá ayudar a los demás en vez de sólo recibir ayuda. Tenga esperanzas positivas y realistas. Cuente con que ella realizará todas sus posibilidades plenamente. Anímela a que pruebe nuevas cosas y a que desarrolle sus habilidades.

Create your own user feedback survey