Hesperian Health Guides

Evaluacion

Para corregir los problemas de un programa comunitario y mejorarlo, es preciso que los miembros del mismo lo evalúen regularmente.

La evaluación es un instrumento para resolver problemas y hacer planes.


Una evaluación sencilla se puede hacer a menudo: el grupo se reúne una vez a la semana (o diariamente por unos minutos) para hablar de sus éxitos y fracasos; de lo que sirve y lo que no. Todo el grupo busca soluciones y hace planes.

Al final de cada mes y de cada año, se puede hacer una evaluación más completa.

El equipo de PROJIMO, al final de cada mes, trata de llenar una hoja de evaluación, que incluye la siguiente información:

  • el número y el nombre de los trabajadores que participaron, sus responsabilidades, las horas que trabajaron y su sueldo
  • el número de niños (nuevos y que regresaron) que vieron en el centro y en casa; sus edades; sus discapacidades primarias y secundarias
  • el número de niños que se quedaron en PROJIMO más de un día, el tiempo que estuvieron allí y con cuales familiares
  • la atención que recibieron los niños y sus familias: horas de instrucción o terapia, número de aparatos ortopédicos, prótesis, sillas de ruedas y demás equipo que se les hizo o dió
  • los gastos e ingresos de todo lo anterior, incluyendo la parte que pago cada familia y lo que se pagó con el ‘fondo auxiliar’
  • un resumen de toda la contabilidad, con un balance de lo que se ganó y se gastó
  • un resumen de las evaluaciones de cada niño hechas por el equipo de PROJIMO y por sus padres (incluye la lista de niños que han vuelto de visita, comentarios sobre su progreso y sus reacciones a las sugerencias que se les dieron, la terapia en el hogar y los aparatos ortopédicos)
  • la ayuda de los voluntarios o la participación de los miembros de la comunidad (niños y adultos)
  • el número y la profesión de las ‘visitas especiales’ o instructores visitantes
  • los nuevos contactos o intercambios que se han establecido con otros centros de rehabilitación, programas y comunidades
  • la información contenida en los cuestionarios que llenan los padres: los resultados de su contacto con PROJIMO, el trato que recibieron, sus criticas y sugerencias para mejorar el programa
  • los mayores logros y problemas de cada una de las principales actividades de PROJIMO
  • conclusiones y recomendaciones


Para ayudar a preparar la evaluación de PROJIMO, se les entregan cuestionarios a los padres de cada familia al final de la primera visita. Unos meses después, se les da otro cuestionario para que indiquen si el niño se ha beneficiado o no del programa.

Los trabajadores de PROJIMO no están satisfechos con los formularios ni los cuestionarios que están usando, y los han cambiado varias veces. Por eso, no incluimos ejemplos de ellos aquí. Sin embargo, con gusto los mandaremos, tal y como están, a cualquiera que piense que le ayudarían a preparar los suyos.

Además de la evaluación mensual escrita, al final del año, todos los trabajadores de PROJIMO participan en una ‘cena de evaluación’. El equipo invita a algunos niños con discapacidad, a sus padres y a varios miembros de la comunidad. Juntos revisan todas las actividades del año, sus problemas y sus logros. Además intercambian ideas acerca de la orientación y la ‘visión’ a largo plazo de PROJIMO. Basándose en estas discusiones, deciden cuáles planes, cambios y nuevas actividades hacer el próximo año.

DVC Ch50 Page 477-1.png

Cuando las familias llegan por primera vez a PROJIMO, se les entrega un informe que describe el programa y que cubre los siguientes temas:

  • el por qué del programa
  • quiénes trabajan allí
  • cómo puede ayudar la familia (trabajos que pueden hacer)
  • sugerencias de donativos, como por ejemplo, mantas, ropa, madera, cuerda (mecate), comida
  • los servicios que se ofrecen
  • las discapacidades que se atienden


El informe comienza así:



Esta página se actualizó el 27 may 2020