Hesperian Health Guides

¿Quiénes necesitan vacunarse y cuándo?

Cada región, país y a veces cada distrito o estado dentro de un país tiene su propio programa de vacunación:

  • Algunas vacunas se le ponen a casi todas las personas, desde bebés hasta adultos. Personas que no fueron vacunadas en la infancia pueden hacerlo cuando son adolescentes o adultos.
  • Algunas vacunas son para prevenir enfermedades que sólo están presentes en ciertas regiones y se le dan sólo a la gente que viven en la zona o la visita.
  • Hay vacunas que se recomiendan solo para ciertos grupos, tal como las mujeres embarazadas, adultos mayores, o personal de salud.
  • Cuando una enfermedad es nueva, o nueva en la región, normalmente hay que vacunar a todas y todos. Cuando una enfermedad como el cólera aparece en una región, se llama una epidemia. Si hay vacuna para la enfermedad, vacunar a todas las personas en esa comunidad detiene la epidemia. Una epidemia se convierte en una pandemia cuando la enfermedad afecta a una gran mayoría de países en el mundo. El COVID era una enfermedad nueva que se convirtió en pandemia. Al principio no había vacuna. Afortunadamente, a través de trabajo colectivo, se lograron crear varias vacunas en el primer año de la pandemia del COVID. Ver más información sobre las vacunas contra el COVID.
Una mujer habla.
En mi cultura, todas y todos somos una gran familia. Al vacunar a nuestras niñas y niños, los protegemos hoy y también a las futuras generaciones.

Las vacunas que protegen a bebés y a niñas y niños

Las y los trabajadores de salud ven a los bebés varias veces durante sus primeros años de vida. En estas consultas es cuando reciben muchas de sus vacunas. Cuándo recibirán las vacunas y cuáles recibirán depende de las recomendaciones del programa de salud en el país.

Trabajadora de salud habla con una familia con su bebé.
La bebé se ve muy bien. Ahora le daremos las vacunas que le tocan para esta edad. Así se seguirá sana.

Las vacunas son muy importantes para mantener saludables a bebés, niñas y niños. Para estar saludables también necesitan tener acceso a condiciones de vida que ayuden a protegerles contra las enfermedades. Tener agua potable y saneamiento adecuado, amamantar durante los primeros seis meses de vida y tener una buena nutrición ayudan a prevenir muchas enfermedades. (Ver los capítulos El agua y el saneamiento: Claves para la buena salud y Alimentarse bien para la buena salud.)

Los adultos reciben vacunas y vacunas de refuerzo si no recibieron todas las vacunas durante la infancia o si requieren de una vacuna de refuerzo para prolongar la protección de la vacuna inicial.

Las autoridades de salud en cada país recomiendan un programa de vacunación para bebés y niños. Especifica cuáles vacunas deben darse al mismo tiempo y a qué edad. Cuando no se recomienda colocar 2 vacunas a la misma vez, a menudo es porque poniéndolas al mismo tiempo hace que pierdan algo de su efecto.

Una mujer sostiene un afiche mostrando un programa nacional de vacunación.
Los programas nacionales para la vacunación se ven más o menos así, aunque la edad para poner cada grupo de vacunas puede ser diferente de un país a otro. Además no todos los países usan la misma combinación de vacunas y no todas las vacunas son necesarias en todos los sitios. Averigüe qué se recomienda donde vive.

Las vacunas y el VIH

En general, todas las personas con VIH, desde bebés a adultos, necesitan las mismas vacunas que las personas que no tienen VIH. En algunos casos, como con la vacuna contra el sarampión, la persona con VIH joven o mayor puede necesitar una dosis adicional de la vacuna.

Con algunas vacunas, como la BCG, MMR y OPV, antes de vacunar a la persona asegúrese de que esté tomando tratamiento para el VIH y que su salud esté estable. El tratamiento para el VIH hace que el sistema inmune del cuerpo esté fuerte y eso ayuda a que las vacunas sean más efectivas.

La BCG se pone al nacer, incluso si la madre tiene VIH. Sin embargo, si la niña o el niño es mayor y tiene VIH, debe tratarse primero el VIH antes de poner la vacuna.

Una trabajadora de salud le inyecta una vacuna a una mujer embarazada.
Vacunar a las niñas protege su salud, incluso a futuro, si deciden embarazarse. Al planear un embarazo, pida a la clínica revisar que tenga todas sus vacunas.

Las vacunas y el embarazo

Las vacunas protegen la salud de la madre y el desarrollo de su bebé. Los anticuerpos que desarrolla la mujer embarazada después de ser vacunada pasan al bebé en su vientre, lo cual le protege después de nacer. Las y los recién nacidos no están listos aún para algunas vacunas durante sus primeras semanas o meses de vida.

Comparte la siguiente información con personas embarazadas:

  • Las vacunas no afectan la capacidad de la persona de embarazarse en el futuro.
  • Muchas vacunas son seguras en el embarazo.
  • Si la persona recibió todas sus vacunas en la niñez, necesitará menos vacunas durante el embarazo. La vacuna contra la rubéola es un buen ejemplo. Es importante que las personas embarazadas reciban la vacuna, ya sea en la niñez o antes de embarazarse, ya que la rubéola es peligrosa para un bebé dentro del vientre.
  • Todas y todos necesitamos ponernos la vacuna contra el tétanos varias veces durante nuestras vidas. Viene en 2 formas: por sí sola o como parte de una vacuna combinada. Si una mujer no ha sido vacunada contra el tétanos recientemente, tendrá que vacunarse durante su embarazo. La vacuna previene la peligrosa infección del tétanos en un recién nacido. Los recién nacidos podrían ser infectados con el tétanos si hay contacto con cualquier material que no haya sido bien desinfectado (esterilizado), como por ejemplo los instrumentos médicos que se usan para el parto. En su país, las trabajadoras de salud pueden recomendar otras vacunas durante el embarazo, tales como la vacuna contra la tos ferina o la influenza.


 Un registro de vacunación.

Durante el embarazo no se ponen las vacunas contra la tuberculosis (BCG) y el sarampión. Antes de vacunar, siempre pregúntele si puede estar embarazada.

Lleve un registro de vacunación

Pida y mantenga una tarjetita de control de la vacunación o un documento que contenga el nombre y las fechas de las vacunas ya recibidas. Muchas veces ese registro es necesario para inscribirse en la escuela, o para trabajar y viajar. Con este registro el personal de salud sabrá cuáles vacunas ya ha recibido y cuáles le faltan. Si no le dan uno en el centro de salud, anote o pida que le anoten esta información en una libreta o cuaderno y lo firmen. La clínica que pone las vacunas también mantiene un control de cuáles se han dado y cuáles faltan.



Esta página se actualizó el 07 jun 2021