Hesperian Health Guides

Energía solar

EHB Ch23 Page 537-1.png
Los paneles solares sobre el techo de una casa absorben la energía del sol.

Cuando sentimos que el sol calienta nuestros cuerpos o el aire dentro de la casa, se debe a la energía solar. Existen diferentes técnicas para aprovechar con eficiencia la energía solar para calentar agua, para purificar el agua, y para cocinar alimentos o calentar una casa. La energía solar puede usarse también para producir electricidad.

La energía solar requiere del uso de paneles solares (fotovoltáicos) o celdas solares para capturar la luz del sol y transformarla en electricidad. Como el sol no siempre está brillando, la electricidad producida debe almacenarse en baterías antes de utilizarla para alimentar sistemas de iluminación, motores y otras máquinas.

La instalación de un sistema de energía solar puede resultar costosa porque requiere paneles solares, baterías y otros componentes. Sin embargo, los rayos solares nos llegan gratuitamente (y se renuevan sin fin). Los sistemas de energía solar necesitan muy pocos gastos y mantenimiento después de instalados. El mayor costo de mantenimiento de un sistema solar es el cambio de baterías cada 3 a 5 años, y el reemplazo de los paneles solares si se rompen.

Componentes de un sistema solar de generación eléctrica

EHB Ch23 Page 537-2.png
Paneles solares
Controlador de carga
Luces fluorescentes
Interruptores
Enchufe
Baterías
Varilla de tierra
Inversor



(En la sección de otros recursos sobre la salud ambiental encontrará más información sobre la energía solar).

Agua calentada al sol

En áreas con mucho sol, uno de los usos más directos de la energía solar es calentar agua para beber o bañarse. El agua calentada al sol no requiere de paneles solares o equipo costoso. Todo lo que se necesita es un tanque de almacenamiento de agua y un tubo pintado de negro para absorber los rayos solares.

En climas templados, se necesitan colectores solares para calentar el agua. Son más costosos que los calentadores solares sencillos, pero cuestan menos que los paneles solares para generar electricidad y menos que calentar el agua con los calentadores comunes que consumen recursos no renovables.

Calentador de agua sencillo

EHB Ch23 Page 538-1a.png
La tapa de vidrio o de plástico transparente sirve para retener el calor en el agua.
Tubo de entrada.
El color negro absorbe los rayos solares; un barril grande pintado de negro mate por dentro y por fuera capturará el calor del sol.
Tubo de salida.


Calentador de agua solar instalado en el techo o en el suelo



EHB Ch23 Page 538-2.png
Tanque de almacenamiento de agua
Tubería hacia la casa o ducha al aire libre.
Tubería para la entrada del servicio de agua.
Tubería de metal o plástico pintada de negro.
Superficie receptora (lámina metálica, papel aluminio, etcétera).
El microcrédito ayuda a financiar la energía solar
EHB Ch23 Page 539-1.png

La mayor parte de las casas en Sri Lanka no están conectadas a la red nacional de distribución eléctrica. Sin embargo, Sri Lanka es una isla muy soleada, como todos los demás países tropicales. En 1991 una organización llamada SELF (Fondo para la Luz Eléctrica Solar) vino a Sri Lanka para ayudar a la gente a generar electricidad valiéndose de la luz solar.


SELF no podía regalar los equipos solares de generación eléctrica, así que concibió un esquema para que la gente pague por sus propios sistemas. En asociación con una organización sin fines de lucro de Sri Lanka crearon una “cooperativa solar”. La cooperativa estableció un fondo para microcréditos. Los miembros de la cooperativa aportaban una pequeña cuota inicial al fondo para que se instalara un sistema de energía solar en sus hogares, y luego pagaban mensualmente pequeñas sumas durante ocho años. A medida que el fondo iba creciendo, más y más familias pudieron valerse de éste para obtener sus propios sistemas de generación solar. Tras 5 años, las primeras 48 familias ya habían aportado suficiente al fondo de microcrédito para permitir que 25 familias más compraran sistemas de energía solar.


Basados en estos buenos resultados, SELF comenzó a trabajar con Sarvodaya, la ONG más grande de Sri Lanka, con más de 3 millones de miembros. SELF y Sarvodaya crearon un programa de “Semillas Solares” que logró traer la electricidad mediante generación solar a 100 comunidades. El programa instaló sistemas solares de demostración en los centros comunitarios, escuelas y templos budistas. SELF luego organizó un fondo de microcrédito para ayudar a los miembros de Sarvodaya a comprar equipos solares de generación eléctrica para sus casas. El programa comenzó con 300 hogares. Unos años más tarde, era tal el éxito logrado que Sarvodaya comenzó a concebir un programa solar para un “millón de hogares”.


Miles de hogares de las zonas rurales de Sri Lanka tienen ahora electricidad. Valiéndose de los microcréditos, miles de personas más tendrán electricidad dentro de poco tiempo. Si prosiguen con sus labores de esta manera, es posible que Sri Lanka se convierta un día en el primer país del mundo alimentado exclusivamente por energía solar.