Hesperian Health Guides

Hesperian Health Guides

Los recién nacidos y el amamantamiento

WikiSalud > Nuevo Donde no hay doctor > Los recién nacidos y el amamantamiento

Después de nacer


En la primera hora después de que nazca el bebé hay 3 acciones sencillas que usted puede hacer para ayudar al bebé a sobrevivir y a estar saludable a largo plazo:

  1. Comprobar que el bebé respira bien.
  2. Secarlo, ponerlo piel-a-piel con su madre y cubrirlos con una manta.
  3. Ayudarlo a empezar a amamantar (mamar).

¿Respira bien el bebé?

Cuando está naciendo el bebé, y cuando lo está secando y lo pone en el pecho de la madre, compruebe que esté respirando bien. Si usted reacciona rápidamente, generalmente podrá salvar a un bebé que no respira.


Brazos y piernas parecen
ser fuertes

Piel tiene buen color

Respira normalmente o llora
Brazos y piernas
flácidas o flojas

Piel azulado o morado, o poniéndose pálido o gris

Lucha para respirar, o no respira ni llora
Este bebé se ve saludable. Este bebé necesita ayuda rápidamente.


Si el bebé no respira, tiene la piel azulada o el cuerpo flojo

No golpeé al bebé para intentar que respire.

  1. Saque los mocos de la boca del bebé despejándola suavemente con un dedo envuelto en tela limpia. O utilice una perilla de goma para sacar los mocos de la boca y luego de la nariz.
  2. Frótele la espalda al bebé firmemente de arriba a abajo. Utilice una toalla o un trapo limpio para abrigarlo y secarlo al mismo tiempo. Frótele también la planta de los pies. Esto debería de estimularlo lo suficiente para que tome una respiración honda. Si después de todo esto el bebé todavía no respira, o deja de respirar, tendrá que darle respiración de rescate.

Respiración de rescate

  1. Ponga el bebé en una superficie firme, por ejemplo sobre una mesa o en el suelo. Mantenga un paño bajo el bebé y cúbralo parcialmente para mantenerlo abrigado.
  2. Levante un poco el mentón del bebé de modo que el mentón apunte un poco para arriba, hacia el techo. Puede ser útil colocar bajo los hombros del bebé un trapo pequeño enrollado, ya que esto ayuda a mantenerle abierta la garganta para que respire.
    El bebé debe quedar boca
    arriba, de esta manera.
    No así.
  3. Con la boca bien abierta, 'cubra completamente la boca y también la nariz del bebé.
  4. Cubra toda el área dentro del círculo con su boca.
    En vez de la boca, también
    puede utilizar una pequeña
    bolsa y máscara, hechas para
    ayudar a que el bebé respire.
  5. Respire suavemente dentro del bebé, pero solo en soplos muy cortos. Dé un soplo corto con un poco de aire cada 1 ó 2 segundos. Tenga cuidado de no soplar muy fuerte ya que podría dañar los pulmones del bebé.


Dele al bebé tiempo para que exhale (saque) el aire después de cada soplo que usted le da.

1 y...
Respiro.


Si el aire no parece entrar al pecho del bebé, deténgase. Levante el mentón del bebé para asegurarse de que quede boca arriba y con la garganta abierta, y vuelva a intentar darle respiración.

Si el bebé empieza a llorar o respira por sí mismo con al menos 30 respiraciones por minuto, ya ha logrado estabilizarse. Póngalo en el pecho de la madre para calentarse. Probablemente está bien. Pero obsérvelo atentamente por unas horas: ¿Presenta un buen color? ¿Respira sin problemas? Si el cuerpo o la boca se ponen azules o se le dificulta la respiración, busque ayuda médica.

Si el bebé no empieza a respirar por sí mismo después de unos 20 minutos, lo más probable es que muera. Manténgase cerca de la familia para acompañarlos en su dolor. Necesitarán su atención y cuidado.

Mantenga caliente al bebé piel-a-piel con su madre


Ponga el bebé
en contacto directo
con su madre.
Cubra la cabeza del bebé
con una frazada o un gorro.

El mejor lugar para un recién nacido
es encima del pecho de su madre.

Un recién nacido debe estar calientito y seco. El calor del cuerpo maternal calentará el bebé. No separe el bebé de la madre para examinarlo ni bañarlo. El bebé no necesita bañarse inmediatamente, y un baño podría enfriarlo de manera peligrosa. No hay razón para separar la madre y su bebé, a menos que sea para darle respiración de rescate si fuera necesario.

  • Seque al bebé al momento de ponerlo en la piel de su madre.
  • Para darle calor al bebé, póngalo desnudo en el pecho desnudo de la madre. Ponga otra cobija gruesa y seca sobre ellos. Cambie las cobijas cuando se mojen para que no se enfríe el bebé.

Si la madre debe ir al hospital o por cualquier razón no puede abrazar al bebé, el padre u otro familiar puede calientar al bebé piel-a-piel.

Empiece a amamantar

Normalmente se duermen los recién nacidos en la primera hora después del parto. Si el bebé no empieza a mamar, intente exprimir unas cuantas gotas de leche en sus labios para interesarlo. O cosquillee la mejilla del bebé con el pezón de la madre. Lo más saludable para el bebé es tomar pecho, en especial la primera leche, que se llama calostro.


es.hesperian.org