Hesperian Health Guides

Capítulo 11: El parto

WWD Ch11 Page 235-1.png

La experiencia de dar a luz es diferente para cada mujer. La mayoría de las mujeres necesitan mucha fuerza y concentración para dar a luz, y no es raro que se sientan agotadas después de que nazca el bebé. Pero la mayoría también se olvida del dolor y las molestias del parto en cuanto siente la gran alegría de tomar en brazos al recién nacido.

La mayoría de los bebés nace sin ningún problema. Así que confíe en su habilidad natural de dar a luz. Pero a veces se presentan problemas, y cuando eso sucede, necesitará la atención de alguien bien calificado.

Antes del parto, hable con la persona que la va a atender para avisarle de sus inquietudes o necesidades particulares. Si normalmente necesita ayuda con sus cuidados personales o para comunicarse, necesitará el mismo tipo de ayuda durante el parto.

A pesar de todos los cambios que el embarazo le ha provocado, usted sigue siendo la persona que entiende su cuerpo mejor que nadie. Podrá prevenir muchos problemas si se informa de lo que sucederá durante el parto, si ensaya formas de respirar durante el parto y si prueba diferentes posiciones para encontrar las más cómodas.

Trate de tener a alguien a su lado

Para ninguna mujer es fácil dar a luz sola. Si puede, tenga a alguien a su lado que la conozca bien (su pareja, un pariente o una amiga), desde que el parto comience hasta que nazca el bebé. Esa persona podrá:

  • animarla y tranquilizarla.
  • ayudarle a respirar.
  • ayudarle a cambiar de posición y a sentirse lo más cómoda posible.
  • ayudar a explicarle a la partera o al doctor las inquietudes o los problemas que usted tenga.


Create your own user feedback survey