Hesperian Health Guides

El trabajo de parto

El parto comienza cuando la matriz empieza a contraerse y abrirse. El tiempo que toma en hacer eso puede variar mucho. Una vez que el cuello de la matriz se abre por completo, el bebé generalmente demora menos de 2 horas más en nacer. El parto termina cuando sale la placenta.

Algunos partos son muy rápidos y otros muy lentos. Desde la primera contracción hasta que salga la placenta, un parto sin problemas puede durar de 3 a 24 horas. Si la mujer es primeriza, el parto generalmente dura de 10 a 20 horas, o más. Los partos posteriores generalmente duran de 7 a 10 horas.

La duración del parto no es diferente para una mujer con cualquier tipo de discapacidad. Lo que sí puede ser diferente es la forma en que ella siente el trabajo de parto y la posición en que se pone para dar a luz.

Cómo saber que el parto está comenzando

WWD Ch11 Page 236-1.png
Muchas veces, el bebé baja en el vientre más o menos 2 semanas antes del parto, sobre todo si la madre es primeriza.

El parto generalmente comienza cuando la mujer lleva más de 8 meses de embarazo. Muchas veces, el bebé baja en el vientre y la madre puede respirar mejor.

Las últimas semanas del embarazo, la mayoría de las mujeres sienten que la matriz se les aprieta de vez en cuando o varias veces al día. No se trata del comienzo del parto, sino de las contracciones de preparación. Pueden durar varios minutos, pero generalmente no son dolorosas y no siguen ningún patrón.

Casi todas las mujeres —inclusive las que están paralizadas y no tienen sensibilidad en el vientre— notan cuando el bebé está listo para nacer. Aunque las mujeres paralizadas no sientan dolor, sentirán cambios en el vientre.

Signos de que está por comenzar el parto

Hay 3 signos que indican que el parto está empezando o va a empezar pronto. Se pueden presentar en cualquier orden, y quizás no todos se presenten. Si tiene cualquiera de estos signos, avísele a la persona que le atenderá durante el parto (su partera, doctora o trabajador de salud).

  1. Sale moco claro o rosado de la vagina. Durante el embarazo, el cuello de la matriz está tapado con moco espeso. Esto protege al bebé y a la matriz contra infecciones. Cuando la matriz comienza a abrirse, suelta el tapón de moco y también un poquito de sangre.
  2. Sale líquido claro de la vagina. Este líquido viene de la bolsa de aguas, o la fuente, que ha rodeado y protegido al bebé dentro de la matriz. La bolsa de aguas a veces se rompe poco antes de que empiece el parto, o se puede romper en cualquier momento durante el parto.
  3. La matriz empieza a contraerse y generalmente la mujer siente cada contracción como un leve dolor en el vientre. Durante cada contracción, la matriz se aprieta y se endurece, y después se relaja y se ablanda. Al principio las contracciones se dan cada 10 ó 20 minutos, o con menor frecuencia. El verdadero trabajo de parto no empieza sino hasta que las contracciones se vuelven regulares (pasa casi la misma cantidad de tiempo entre una contracción y otra).


Las contracciones generalmente duelen, pero si usted no tiene sensación en el vientre, puede verlo o tocarlo para sentir cómo cambia con cada contracción:

una mujer embarazada acostada con las manos en la barriga.
WWD Ch11 Page 237-2.png
No puedo sentir dolor, pero puedo sentir cómo el vientre se me pone duro…
.…y después se pone blando otra vez.

un hombre habla a una mujer embarazada acostada en una cama; hay muletas a un lado de ella.

Voy a avisarle a doña Rosa que ya te empezaron los dolores.

Cuando cualquiera de estas señas se presenta, es hora de prepararse para el parto. Aquí hay una lista de cosas que puede hacer:

  • Avísele a su partera que ya empezó el parto.
  • Asegúrese de que estén listos los materiales para el parto.
  • Lávese el cuerpo, sobre todo los genitales.
  • Siga comiendo en pequeñas cantidades.
  • Beba mucho líquido (agua o jugo).
  • Descanse cada vez que pueda.
  • Ponga una manta o una toalla caliente en la parte baja de la espalda. O pida a una amiga que le sobe la espalda.

Información importante sobre la disreflexia para las mujeres con lesión de la médula espinal

Las personas que tienen una lesión de la médula espinal alrededor del hueso T6 de la columna o más arriba, pueden tener episodios repentinos de disreflexia (presión alta con dolor de cabeza palpitante y sudores abundantes). La disreflexia puede ocurrir durante el parto.

Qué hacer:
Es WWD Ch11 Page 238-1.png

Consulte con regularidad a un trabajador de salud o una partera para que le revisen la presión arterial. Deben revisarle la presión por lo menos una vez a la semana los primeros 7 meses y luego todos los días hasta que empiece el parto. Así podrán darse cuenta si la presión le está subiendo demasiado.

Use su programa de evacuación intestinal sin falta. Eso es muy importante durante el embarazo. Beba mucha agua y coma alimentos que le ayuden a defecar fácilmente. El exceso de excremento en el cuerpo puede causar disreflexia.

Mantenga vacía la vejiga, porque la vejiga llena también puede causar disreflexia. Si usa una sonda permanente (Foley), asegúrese de que no se doble ni se tuerza e impida que salga la orina.

una mujer embarazada en silla de ruedas en la puerta de una clínica de salud.

Las últimas semanas antes de la fecha probable de parto, tóquese y obsérvese el vientre varias veces al día para ver si tiene contracciones, y esté pendiente de otros signos de que comienza el parto.

En cuanto tenga signos del comienzo del parto, vaya a un hospital o a una clínica de maternidad para que dé a luz allí. Será necesario que le den anestesia epidural, que consiste en una inyección de anestésico en la columna. La anestesia epidural impedirá que las contracciones del parto le causen disreflexia.

Cómo facilitar el trabajo de parto

Orine o evacue la vejiga sin falta —por lo menos cada hora. Estará más cómoda si tiene vacía la vejiga. Además, si tiene lesión de la médula espinal, correrá menos riesgo de que le dé disreflexia si se deja puesta una sonda a lo largo del parto.

Cambie de posición cada hora, por lo menos. Ensaye de antemano. Así, cuando esté de parto, podrá cambiar de posición más fácilmente entre una y otra contracción. Si es necesario, pídale a alguien que le ayude. Mientras más cómoda y relajada esté, más relajados tendrá los músculos, y habrá menos riesgo de tener calambres o espasmos. Además, si cambia de posición con frecuencia, correrá menos riesgo de que le salgan úlceras por presión.

Si puede, camine entre una y otra contracción. Así ayudará a la matriz a abrirse y ayudará al bebé a bajar.

La respiración durante el parto

La manera en que respira tiene mucho que ver con lo que usted siente durante el parto. Durante el embarazo, puede prepararse ensayando diferentes formas de respirar, como por ejemplo:

  • Respiración lenta y suave: Tome aire lentamente por la nariz. Cuando vaya a soltar el aire, forme un beso con los labios y sople lentamente.
WWD Ch11 Page 240-1.png
  • Respiración con “ji, ji”: Tome aire lenta y profundamente y luego dé soplidos rápidos y breves, al mismo tiempo que haga suavemente el sonido “ji, ji”
  • Jadeo: Respire de una forma rápida y poco profunda.
una mujer suelta el aire de su respiración por la boca.
Ji, ji, ji, ji, ji, ji...
  • Soplidos fuertes: Sople rápido y con fuerza. Le ayudará variar la forma de respirar a lo largo del parto. Trate de encontrar la forma de respirar que le haga sentir mejor en cada etapa.

Posiciones para el parto

Estas posiciones se pueden usar durante el parto:

Siéntese en el regazo de alguien si no controla —o no controla bien— los brazos y las piernas. WWD Ch11 Page 240-3.png O siéntese medio acostada sobre almohadas. WWD Ch11 Page 240-4.png
Si controla bien los brazos y las manos, puede usar un taburete como éste. (Para otro ejemplo, vea la historia de Fátima.) un taburete en forma de una U que apoya las piernas. O puede usar una silla de parto como ésta, con respaldo y brazos. el mismo taburete con un respaldo y brazos.
Si puede controlar las piernas más o menos, con ayuda podrá acuclillarse... WWD Ch11 Page 241-3.png ...o pararse. WWD Ch11 Page 241-4.png

La persona o el objeto que use para apoyarse debe ser fuerte y firme. Otra opción es que se apoye en el respaldo de una silla. La ventaja de pararse o acuclillarse es que esas posiciones generalmente ayudan a bajar al bebé cuando el parto va lento o la madre no puede pujar bien.

WWD Ch11 Page 241-5.png Si puede controlar más o menos los brazos y las piernas, vea si le sirve ponerse a gatas. A veces, esta posición también sirve para prevenir y controlar los espasmos musculares.


Si no puede controlar las piernas, o sólo las puede controlar un poco, acuéstese de lado mientras alguien le sostiene la pierna de arriba. Si gusta, doble las piernas...
WWD Ch11 Page 241-6.png
...o enderécelas.
WWD Ch11 Page 241-7.png

Si usted es ciega o si tiene poco equilibrio, tal vez se sienta más segura acostada en el piso. La mayoría de los hospitales y clínicas tienen camas con soportes para las rodillas, que les pueden servir a las mujeres que no controlan bien las piernas.

El taburete de Fátima

Fátima Achan vive en Uganda y tiene paralizadas las dos piernas porque tuvo polio cuando era niña. Cuando Fátima se embarazó, los doctores de la clínica de su zona le dijeron que tendría que dar a luz por cesárea (a la mayoría de las mujeres con discapacidad se les dice lo mismo).

Fátima usa su taburete para el parto.


Fátima estaba decidida a tener un parto normal y no una cesárea. Las mujeres de su comunidad a veces dan a luz acuclillándose. Fátima sabía que no podría mantenerse acuclillada porque tenía las piernas paralizadas. Pero también sabía que tenía muy fuertes los brazos porque siempre empujaba su silla de ruedas. Entonces, ella construyó un taburete que le permitía mantenerse en cuclillas. Así su bebé podría atravesar la vagina para nacer.

un taburete que tiene dos partes; cada parte tiene 46 centímetros de largo, 15 centímetros de alto y 15 centímetros de ancho.
Este taburete para el
parto es fácil de hacer.



A pesar de la parálisis, Fátima tiene fuerte la matriz. Se puede apretar (contraer) y abrir para que salga el bebé. La posición de Fátima en el taburete ayudará al bebé a bajar poco a poco y a salir del cuerpo de Fátima a través de la vagina —al igual que los bebés de las mujeres que se acuclillan para dar a luz.

Para calambres y espasmos musculares durante el parto

Las mujeres con parálisis cerebral, daño de la médula espinal o parálisis por polio pueden tener calambres o espasmos musculares en cualquier momento del parto. La posición de la cabeza y del cuerpo afecta la tirantez de los músculos de cualquier parte del cuerpo. No sirve empujar o jalar los músculos directamente, porque así se pondrán más tiesos. Aquí tiene algunas sugerencias que pueden ayudar a calmar calambres y espasmos musculares durante el parto:

WWD Ch11 Page 243-1.png
Haga ejercicios de amplitud de movimiento a lo largo del parto, entre una y otra contracción. Si es necesario, pídale a alguien que le ayude. Los ejercicios mantendrán sueltos los músculos y ayudarán a prevenir los calambres y espasmos.
Siéntese en una tina de agua limpia y calientita para que los músculos se le relajen, pero sólo antes de que se haya roto la bolsa de aguas. Una toalla o un paño remojado en agua limpia y tibia puede ayudar.
WWD Ch11 Page 243-2.png
WWD Ch11 Page 243-3.png
WWD Ch11 Page 243-4.png
No trate de separar los tobillos de la mujer para abrirle las piernas. Las piernas sólo se le juntarán más. Mejor, dóblele las piernas después de levantarle la cabeza y los hombros. Para separarle las piernas, primero júntele las rodillas. Quizás así las piernas se separen. Si no, sosténgale las piernas más arriba de las rodillas y así se abrirán más fácilmente.
Ponga algo debajo de la cabeza y los hombros para que los doble hacia adelante un poco. Eso ayudará relajar la tirantez por todo el cuerpo.



Create your own user feedback survey