Hesperian Health Guides

La importancia de la estimulacion temprana

La familia es la clave del desarrollo y el aprendizaje inicial de cualquier niño. Los niños de desarrollo lento necesitan los mismos estímulos (conversación, música, juegos, aventuras y cariño) que cualquier otro niño. Pero necesitan más. Necesitan más ayuda y más actividades repetitivas para usar la mente y el cuerpo.

Cuando un niño está retrasado, necesita estímulos y actividades que le ayuden a desarrollar todas las áreas del cuerpo y de la mente.


La estimulacion temprana y las actividades de aprendizaje pueden beneficiar el desarrollo del niño en las siguientes areas:


1. Movimiento, control del cuerpo, fuerza y equilibrio: éstos le ayudarán al niño a moverse, jugar y trabajar.
DVC Ch34 Page 295-1.png
DVC Ch34 Page 295-2.png
2. Uso de las manos: un mayor control de las manos y coordinación entre manos y ojos le permite al niño desarrollar muchas habilidades.
3. Los sentidos: sobre todo la vista, el oído y el tacto. Estos le ayudarán al niño a reconocer y responder a su mundo. DVC Ch34 Page 295-3.png
someone speaking to a child who holds a bell.
Toca
la campana.
4. Comunicación: para escuchar, comprender lo que se dice y aprender a hablar o a comunicarse de cualquier manera que sea posible.
5. Relaciones con otras personas: para sonreír, jugar, portarse ‘bien’ y aprender a llevarse con los demás.
DVC Ch34 Page 295-5.png
DVC Ch34 Page 295-6.png
6. Actividades básicas de la vida diaria: comer, beber, vestirse e ir al baño. Estas actividades del cuidado propio le ayudan al niño a volverse más independiente.
7. Observación, pensamientos y acciones: para aprender a tomar decisiones razonables e inteligentes.
DVC Ch34 Page 295-7.png

La meta de un programa de estimulación temprana es ayudar al niño a volverse lo más hábil, independiente, amable y feliz que sea posible.


Pasos para diseñar un programa de estimulación temprana y aprendizaje especial


Primero: Observe cuidadosamente lo que el niño puede y no puede hacer en cada una de las áreas del desarrollo.
Segundo: Vea qué cosas apenas está empezando a hacer o cuáles todavía le causan dificultades.
Tercero: Decida qué nueva habilidad le quiere enseñar al niño o qué quiere que él haga para que se siga desarrollando en base a lo que ya puede hacer.
Cuarto: Divida cada nueva habilidad en pasos pequeños: actividades que el niño pueda aprender en uno o dos días, para después aprender el siguiente paso.

¡PRECAUCIÓN! No exija demasiado. Sea realista. Empiece con lo que el niño puede hacer bien y luego anímelo a hacer algo más. Si le da la ayuda apropiada en el momento preciso, tanto usted como el niño se sentirán más orgullosos y contentos.

Sugerencias para hacer las actividades de aprendizaje con cualquier niño (retrasado o no)

Sea paciente y observador. Un niño no aprende todo el tiempo, a veces necesita descansar. Una vez que haya descansado, comenzará a progresar de nuevo. Observe al niño cuidadosamente. Trate de entender cómo piensa, qué es lo que sabe y cómo usa sus nuevas habilidades. Así se dará cuenta de cómo ayudarle a practicar y mejorar esas habilidades. Cuando le hable al niño, dele tiempo de contestar sus preguntas. Hable y déjelo hablar. Recuerde que la práctica y la repetición son importantes.

Sea ordenado y consistente. Planee las actividades especiales de manera que progresen naturalmente de una habilidad a otra. Trate de jugar con el niño más o menos a la misma hora cada día, y de poner sus juguetes, su ropa y sus demás cosas en el mismo lugar. Use siempre la misma manera de enseñarle las cosas al niño, de mostrarle su cariño y de ayudarle a mejorar su conducta (si le da buenos resultados). Además siempre responda de la misma forma a las acciones y necesidades del niño. Esto le ayudará al niño a comprender y a sentir más confianza y seguridad.

Varíe las actividades. La variedad es tan importante como la repetición. Cada día cambie un poco las actividades para que ni el niño ni sus ayudantes se aburran. Haga las cosas de diferentes maneras y en lugares diferentes dentro y fuera de la casa. Lleve al niño al mercado, al campo, al río. Dele muchas cosas que hacer.

Sea expresivo. Use la cara y el tono de la voz para mostrar lo que siente y lo que piensa. Hable de una forma clara y sencilla. Felicite y anime mucho al niño.

¡Diviértase! Busque formas de convertir las actividades en juegos que le gusten al niño y a usted.

Sea práctico. Siempre que sea posible, escoja habilidades y actividades que le permitan al niño volverse más independiente y hacer más por sí mismo y por los demás. Para preparar al niño a ser más independiente, no lo proteja demasiado.

Tenga confianza. Todos los niños responden de alguna manera al cuidado, la atención y el cariño. Con su ayuda, un niño retrasado puede llegar a ser más hábil e independiente.

Un programa de educación especial, si se planea bien y se lleva a cabo con cuidado, puede ayudarle a un niño retrasado a progresar mucho más de lo que progresaría sin ayuda.




Esta página se actualizó el 27 may 2020