Hesperian Health Guides

La movilización comunitaria genera lazos de apoyo y solidaridad

El trabajo para mejorar la salud reúne a la gente en torno a intereses comunes. Al identificar y derrumbar los obstáculos hacia la buena salud, usted y su comunidad lograrán crear organizaciones y movimientos que unen a las mujeres, dándoles la oportunidad de compartir sus historias y experiencias y así poder empezar a promover la salud. Enfocarse en la salud de las mujeres llevará a que muchas de sus actividades tengan que afrontar la desigualdad de género y otras causas raíz de los problemas de salud de las mujeres. Cuando usted se une con otras personas para hacer cambios, van a sentir el poder y la emoción de la solidaridad, que a su vez lleva a que más personas participen y que haya más trabajo organizativo y estrategias más ambiciosas para el cambio.

A lo largo de este camino hacia una mejor salud de las mujeres, usted sentirá tanto la alegría del éxito como también la decepción del fracaso. Pero incluso los fracasos pueden contribuir a los éxitos a largo plazo. Tanto los retos como los fracasos brindan oportunidades importantes para la reflexión. Con cada acción y reflexión usted aprenderá más, sabrá qué pasos tomar y podrá usar las actividades de este libro para convencer a los demás que el cambio sí es posible. La meta, por lo tanto, no es escoger una acción, hacerla y después decidir si “ganaron” o “perdieron”. Más bien, la meta es crear una comunidad que trabaja regularmente de forma colaborativa y que identifica problemas, planifica actividades, reflexiona sobre esas actividades y continúa creando una base comunitaria cada vez más amplia para luchar por la salud y la justicia.

Actividades para la acción

a man painting a cartoon mural about using condoms to fight HIV.
La mayoría de las personas disfrutan de crear y ver arte, así que use todo tipo de medios para hacer llamativo su mensaje. Pueden usar el Juego de mesa sobre las ITS como inspiración para crear un mural comunitario.

En este libro hay muchas actividades diferentes, de todas partes del mundo. Fueron desarrolladas, compartidas y puestas a prueba por promotoras y promotores de salud y ahora le toca a usted decidir cuál va a funcionar mejor en su comunidad. Póngalas a prueba. Sea creativa. Adapte y combine las actividades de acuerdo a sus necesidades.

an older woman speaking.
El grupo de abuelas se reúne en el mercado todas las semanas. El libro sugiere hacer sociodramas para crear conciencia sobre la violencia contra las mujeres, pero en lugar de eso, nosotras decidimos cantar. Sabíamos que cantar sería mejor para involucrar a hombres y mujeres.

Muchos tipos de actividades

Hablar en grupo: Para llegar a una visión compartida sobre los problemas y sus soluciones, la gente necesita hablar entre sí. Las discusiones guiadas son una manera en que la gente puede hablar dentro del grupo y hacer preguntas específicas.

Juegos: Los juegos de mesa, los juegos de adivinanzas y los juegos de movimiento son maneras divertidas en que los grupos de todas las edades pueden averiguar qué es lo que ya saben y a partir de ahí, explorar y aprender más y comenzar a tener discusiones sobre diferentes temas. ¡Los juegos promueven la risa y la energía! Pueden brindar un cambio de ritmo después de una larga discusión o después de que el grupo aborde un tema muy serio.

Sociodramas, cuentos y teatro: El teatro es una manera de explorar los problemas y proponer soluciones al mismo tiempo que nos entretenemos y divertimos. Las personas pueden contar sus propias experiencias e imaginar las experiencias de otros. Algunos problemas y conflictos pueden ser más fáciles de considerar si se representan en otra época o lugar en forma de cuentos o teatro.

Mapas de la comunidad: En esta actividad la gente dibuja mapas en grupo basándose en lo que ven o saben sobre su comunidad. Los mapas ayudan a que la gente vea que los problemas de salud son comunes en una área o que vea cómo las condiciones en la comunidad han cambiado a través del tiempo. Los mapas también pueden ayudar a identificar recursos comunitarios y capacidades importantes que tal vez no conocían.

Dibujo y arte: Dibujar y ver dibujos puede ayudarnos a encontrar soluciones que no veríamos de otra manera. Los dibujos pueden usarse para hablar en grupo y ayudar a las personas que no lean o escriban bien a expresarse y a participar. Los murales públicos pueden plasmar los problemas, recordarle a la gente de sus capacidades y logros, y ofrecer ejemplos de un futuro mejor y más saludable.

Medios alternativos: La fotografía y videografía pueden usarse para grabar y compartir testimonios sobre la violencia de género, la necesidad de tener empleos dignos, los peligros de la contaminación industrial, entre otros. La radio comunitaria puede abrir una vía de comunicación regular sobre temas importantes para las mujeres tanto en zonas rurales como en zonas urbanas. Estas formas de vincularse con la comunidad pueden difundir más ampliamente la información sobre los problemas y ayudar a conseguir apoyo y movilizar a la gente.

La educación popular construye movimientos sociales

Recuerde que el objetivo de estas actividades es ayudar a la gente de su comunidad a decidir qué quiere hacer sobre la salud de las mujeres y cómo necesita hacerlo. ¿Cómo puede asegurarse de que en este proceso se incluyan las ideas y se desarrolle el liderazgo de todas las personas?

La educación popular se basa en la idea de que las personas directamente afectadas por los problemas son quienes están en mejores condiciones para identificar sus causas y encontrar soluciones. Todas las personas que participan son tanto maestras como alumnas, hayan o no tenido oportunidad de ir a la escuela. Es fácil verlo en el área de salud de las mujeres. Por ejemplo, considere cuánta experiencia directa tienen las mujeres con el estrés de trabajar fuera de la casa y ser las únicas que cocinan y limpian para la familia. Ellas son expertas en hacer muchas tareas a la vez, y conocen muy bien cómo el exceso de trabajo afecta su salud.Si tuvieran la oportunidad de compartir su experiencia, tendrían mucho que enseñar y aprender sobre los efectos del estrés sobre su salud.

La educación popular nos permite reunir los conocimientos de la comunidad sobre un problema antes de empezar, alentar a la comunidad a examinar por qué existe el problema, tratar de descubrir las causas de fondo del problema y decidir qué se puede hacer para enfrentarlo.

a health worker giving a lecture to a group of bored women.
Qué le hace el estrés al cuerpo
  • El estrés es la respuesta fisiológica generalizada del cuerpo frente a factores ambientales que causan estrés.
  • El estrés activa los sistemas autonómico y endócrino como parte de la respuesta del síndrome ‘lucha o huida’.
  • Involuntariamente afecta el ritmo cardíaco, la presión sanguínea y la respiración.
  • En este proceso se producen cortisol, aldosterona, epinefrina, noradrenalina y tiroxina.
Ahora bien, después de la clase, les voy a hacer un examen sobre lo que vimos para saber si han absorbido toda la información sobre cómo el estrés afecta al cuerpo.
¡Quién entiende a esta señora! Mejor me hubiera quedado a lavar ropa.
Esto no es educación popular.
a group of women and men having a discussion.


¿Cómo sentimos el estrés las mujeres?
Desde que tenía 13 años me levanto todas las mañanas a las 4 para cocinarle a mi familia antes de irme a trabajar. En las noches me dan mareos, pero qué le voy a hacer.
Mi mamá nunca va al médico, ni siquiera se sienta cuando está cansada. ¿Por qué las mujeres tienen que seguir atendiendo a los demás incluso cuando están enfermas?
Cuando me rompí la muñeca no le podía decir a mi patrón porque igual y me despedía, así que seguí trabajando y ya no me sanó bien. Ahora no puedo usar mi mano. Me contaron que los trabajadores de otra fábrica lucharon para obtener el derecho de días por enfermedad.
Hablemos con otras mujeres en la comunidad para saber cómo manejan el estrés.
Tal vez con más información sabremos qué tenemos que hacer para cambiar nuestra situación.

Usted se dará cuenta de que las técnicas de educación popular en este libro le ayudarán a juntar a las personas y a lograr que hablen sobre cómo mejorar sus vidas. Siendo ese el objetivo, verá que aprender sobre la salud de las mujeres ya no se siente tan alejado de la vida diaria.

Cuando exploramos nuestros problemas en grupo y entendemos por qué los enfrentamos, comenzamos a descubrir que muchas de nuestras luchas personales las comparten otras personas en la comunidad. Así descubrimos que los problemas que creíamos solo nos afectaban a nosotros en realidad eran una experiencia compartida. Comenzamos a dar pasos y a pensar en un plan concreto para resolver los problemas desde sus causas de fondo, lo cual beneficia a todas y a todos en la comunidad.

Aprender juntas y motivarnos juntas

Hemos mencionado antes que este libro mejoró mucho, gracias a la ayuda de activistas comunitarios de muchos países quienes leyeron el contenido, pusieron a prueba las actividades y nos enviaron sus comentarios y opiniones. A su vez, participar en el proceso de validación comunitaria les permitió a las promotoras y promotores encontrar muchas enseñanzas e inspiración en las historias y actividades del libro. Por ejemplo:

En Pakistán, el grupo de hombres que llevó a cabo la validación comunitaria del Capítulo 8: Embarazos saludables y partos seguros, quedó impresionado con la historia del hombre en Tanzania que organizó transporte para emergencias de parto, algo que también faltaba en Pakistán. La historia los inspiró a seguir reuniéndose y así fue que decidieron organizar una iniciativa de respuesta rápida para emergencias de parto en su propia comunidad.

En Liberia, un grupo que trabaja en barrios pobres validó el Capítulo 6: Eliminar la violencia de género y el Capítulo 7: La planificación familiar protege la salud. Inspirados por las historias de Nepal y Ghana, también se movilizaron para promover la salud de las niñas en su comunidad. Organizaron foros que incluyeron a niñas de edad escolar, padres y maestros para hablar sobre la explotación sexual y la importancia de la educación de las niñas. También organizaron una campaña dirigida a los jóvenes para fomentar el uso de métodos anticonceptivos para prevenir los embarazos no deseados.

En India, un grupo de hombres y mujeres leyó el Capítulo 3: El género y la salud. Les pareció particularmente interesante la actividad titulada Un día en la vida y su reflexión sobre la carga de trabajo de las mujeres. Después del taller, hablaron con las autoridades locales sobre el problema de la igualdad de pago entre mujeres y hombres, específicamente en el trabajo del campo.

a woman and a man speaking.
A los hombres les pagan 150 al día mientras que las mujeres reciben menos de la mitad de eso, solo 70 al día. ¡Aun cuando las mujeres trabajan más que los hombres!
Decidimos plantearle este problema al comité comunitario que se encarga de resolver disputas y a los representantes del gobierno autónomo, para poder hablar sobre este problema en la asamblea comunitaria.

Nosotros deseamos que en su comunidad encuentren enseñanzas e inspiración en las historias y estrategias que aparecen en este libro. Juntos, uniendo nuestros esfuerzos, vamos a acercarnos más al día en que las mujeres de todo el mundo puedan tener acceso total a la atención de salud y a condiciones de vida que promueven la buena salud.

El trabajo para alcanzar este sueño va a tomar tiempo y valor. Cuando hay personas con diferentes experiencias y perspectivas, puede llegar a ser una lucha larga y difícil para encontrar puntos en común y trabajar juntos. A veces los retos pueden parecer complejos o incluso agobiantes. Sin embargo, mujeres y hombres, jóvenes y personas mayores, y personas con procedencias diversas, están aceptando el reto y se están movilizando para mejorar la salud y los derechos de las mujeres y niñas. Sus historias, ideas y soluciones nos inspiraron bastante y sabemos que ustedes sentirán lo mismo.

Cada reunión que organice y cada actividad que lleve a cabo, es un paso en su lucha por lograr el derecho a la salud para todas y todos. A veces solo conocemos nuestras luchas locales y sentimos que el cambio es muy lento y muy pequeño, pero el cambio está sucediendo. Cada uno de nosotros, sin importar qué tan pequeño sentimos que es nuestro papel, podemos lograr cambios.

Al igual que muchas de las historias en este libro, lo que hacemos como individuos y grupos son como hilos que al tejerlos, crean el lienzo colorido y fuerte de un movimiento global hacia el fortalecimiento de las comunidades para promover la salud. Aprendemos de estas historias sobre las personas que luchan por promover la salud de las mujeres en sus comunidades, y usted también puede aprender a enseñarles a otros. Al unirnos en un movimiento solidario, podemos cambiar el mundo.

women from different parts of the world joining hands while holding signs that promote health care for all.



Este página se actualizó el 13 mar 2019