Hesperian Health Guides

La limpieza

Muchas enfermedades son transmitidas por microbios que pasan de una persona a otra. Algunas de las formas más comunes en las que se transmiten los microbios son:

  • tocando a la persona que tiene una infección.
  • por el aire. Por ejemplo, cuando una persona tose, los microbios en las gotitas de la saliva pueden llegar a otras personas y a otros objetos.
WWHND10 CH10 Page 150-2.png
WWHND10 CH10 Page 150-1.png
  • por la ropa, los trapos o la ropa de cama.
  • por picaduras de insectos o mordidas de animales.
  • al comer alimentos contaminados.
WWHND10 CH10 Page 150-3.png
WWHND10 CH10 Page 150-4.png
WWHND10 CH10 Page 150-5.png


La limpieza en la comunidad, la limpieza en el hogar, y la limpieza personal son importantes para evitar muchas enfermedades puesto que evitan la transmisión de microbios. Por ejemplo:

¿Cómo pudo haberse evitado que se enfermara la familia?

Si la familia hubiera seguido cualquiera de estas precauciones, la transmisión de la enfermedad se podría haber evitado:

  • si el hombre hubiera usado una letrina o un excusado.
  • si no se hubiera permitido que el puerco anduviera suelto.
  • si la madre no hubiera usado su falda para limpiar las manos del niño, y después tocado los alimentos.
  • si la madre se hubiera lavado las manos después de tocar a su hijo y antes de preparar los alimentos.

La limpieza en la comunidad (saneamiento)

WWHND10 CH10 Page 151-1.png

Muchos problemas comunes de salud se resuelven mejor en la comunidad. Cuando la comunidad trabaja unida para mejorar la salud de todos sus miembros, todos ellos salen ganando. He aquí algunas ideas de lo que usted y el resto de su comunidad pueden hacer:

Trabajen unidos para crear una fuente de agua limpia para beber y cocinar.

Para mantener limpia el agua que se usa para beber y para cocinar:

  • no permitan que los animales se acerquen a la fuente de agua. De ser necesario, construyan una cerca para mantenerlos alejados.
  • no se bañen y no laven la ropa, las ollas para cocinar y los utensilios para comer cerca de la fuente de agua.
  • no obren ni arrojen basura cerca de la fuente de agua.

Usen los alimentos convertidos en abono para sus cosechas.

Desháganse de la basura de una manera segura. Si es posible, entierren la basura, quémenla o conviértanla en abono. Si la entierran, asegúrense de que el hoyo sea lo suficientemente hondo para mantener alejados a los animales y a los insectos. Si la basura está sobre la superficie, hagan una cerca alrededor del basurero y cubran la basura con tierra para que atraiga menos moscas. También encuentren formas seguras de deshacerse de los materiales peligrosos y tóxicos. Por ejemplo, no quemen plásticos cerca de los hogares, porque el humo puede ser tóxico, sobre todo para los niños, para los ancianos y para los enfermos.

Tiren el agua que quede estancada en áreas de lavado y en charcos, llantas y recipientes abiertos. El paludismo (malaria) y la fiebre rompehuesos (dengue) se transmiten por mosquitos que se crían en el agua que no está corriendo. Si es posible, usen mosquiteros cuando duerman.

Para mayor información sobre la construcción de letrinas, vea Guía comunitaria para la salud ambiental, de Hesperian.

Organícense para construir letrinas (en la página siguiente explicamos cómo construir una letrina).

Es.WWHND10 CH10 Page 152-1.png

Cómo construir una letrina

  1. Haga un hoyo de aproximadamente ½ metro de ancho, 1½ metro de largo y 3 metros de hondo.
  2. Cubra la mayor parte del hoyo, pero deje una abertura de como 20 por 30 centímetros.
  3. Construya una cubierta y un
    techo con materiales que haya
    en su área.

Después de usar la letrina, arroje un poco de cal, tierra o cenizas en el hoyo para reducir el olor y mantener alejadas a las moscas.

Por seguridad, una letrina debe encontrarse por lo menos a 20 metros de distancia de todas las casas, los pozos, los manantiales, los ríos o los arroyos. Si tiene que estar en un lugar cerca de donde las personas van a sacar agua, es muy importante poner la letrina aguas abajo.


Es.WWHND10 CH10 Page 152-2.png
rio
fuente
pozo
casa

La limpieza en el hogar

La luz del sol mata a muchos microbios que causan enfermedades.

Puesto que los miembros de la familia están muy cerca los unos de los otros, es muy fácil que se transmitan los microbios y las enfermedades a toda la familia. Para que una familia tenga menos enfermedades, deberá:

  • lavar con jabón (o con cenizas limpias) y agua limpia las ollas y los utensilios para cocinar y para comer después de usarlos. Si es posible, deberá dejarlos secar al sol.
  • limpiar la vivienda con frecuencia. Deberá barrer y lavar los pisos, las paredes y el espacio debajo de los muebles. Deberá reparar las grietas y los agujeros en el piso y en las paredes donde podrían ocultarse las cucarachas, las chinches y los alacranes.
  • colgar o tender la ropa de cama al sol para matar a los parásitos y a los insectos.
WWHND10 CH10 Page 153-1.png

Si los niños o los animales dejan excremento cerca de la casa, éste debe limpiarse de inmediato.

  • no escupir en el piso. Cuando alguien tosa o estornude, deberá cubrirse la boca con el brazo, o con un trapo o un pañuelo. Entonces, si es posible, deberá lavarse las manos.
  • deshacerse de los desperdicios humanos de una manera segura. Los niños deben aprender a usar una letrina o a enterrar su excremento, o por lo menos, a orinar y obrar lejos de la casa o de donde las personas van a sacar agua para beber.


WWHND10 CH10 Page 153-2.png

La limpieza personal

Lo mejor, si es posible, es que usted se lave con jabón y agua limpia todos los días. También:

  • lávese las manos antes de comer o de preparar alimentos, después de orinar o de obrar, y antes y después de atender a un bebé o a un enfermo.
  • lávese los genitales todos los días con un jabón suave y con agua. Pero no se haga lavados vaginales. La vagina se limpia y se protege a sí misma creando una pequeña cantidad de flujo o desecho. Los lavados vaginales destruyen esa protección y facilitan que a la mujer le dé una infección vaginal.
  • orine después de tener relaciones sexuales. Esto ayuda a evitar infecciones del sistema urinario (pero no evita el embarazo).
  • límpiese cuidadosamente después de obrar. Siempre límpiese de adelante hacia atrás. Si usted se limpia hacia adelante puede pasar microbios y gusanos al hoyito de la orina y a la vagina.
WWHND10 CH10 Page 154-3.png
Usted misma puede
hacer un cepillo para
limpiarse los dientes.

Protéjase los dientes

WWHND10 CH10 Page 154-4.png

Es importante cuidar bien de los dientes porque:

  • es necesario tener dientes fuertes y sanos para masticar y digerir bien los alimentos.
  • se pueden prevenir las caries (agujeros en los dientes y muelas causados por picaduras) y el dolor de las encías cuidando bien de los dientes.
  • los dientes que se han picado o podrido a causa de la falta de limpieza pueden producir infecciones serias que pueden afectar otras partes del cuerpo.
  • las personas que no se cuidan los dientes corren un mayor riesgo de perderlos cuando sean ya mayores.

Los dientes deben lavarse cuidadosamente dos veces al día. Esto elimina los microbios que causan las caries y la pérdida de los dientes. Lave la superficie de todos los dientes y las muelas, y luego limpie entre los dientes y abajo de las encías. Use un cepillo suave, un palito para limpiarse los dientes o un dedo envuelto en un pedacito de tela burda. Es bueno usar pasta de dientes, pero no es necesario. La sal, el bicarbonato o incluso el agua sola limpia también sirven.

El agua limpia

WWHND10 CH10 Page 155-1.png
Guarde el agua en jarras cubiertas y mantenga limpia su vivienda.

El agua para beber debe tomarse de la fuente más limpia posible. Si el agua está turbia, deje que se asiente y use solamente el agua clara. Antes de beberla, mate a los microbios dañinos de la manera descrita abajo. A esto se le llama purificación.

Guarde el agua purificada en recipientes limpios tapados. Si el recipiente ha sido usado para guardar aceite para cocinar, lávelo bien con jabón y agua caliente antes de guardar allí el agua purificada. Nunca guarde el agua en recipientes que hayan sido usados para guardar sustancias químicas, plaguicidas o combustibles. Lave los recipientes para el agua con jabón y agua limpia por lo menos una vez a la semana.

La seguridad de los alimentos

Lavarse las manos evita la propagación de enfermedades. Tenga un trapo limpio especial que sólo use para secarse las manos. Lávelo con frecuencia y séquelo al sol.

WWHND10 CH10 Page 156-1.png

Muchas de las enfermedades comunes de los intestinos se transmiten por medio de los alimentos. A veces las personas que cosechan, manejan o preparan los alimentos pasan los microbios de sus manos a los alimentos. A veces los microbios y el moho (hongos) que se encuentran en el aire comienzan a crecer en los alimentos y hacen que éstos se echen a perder. Esto sucede cuando los alimentos no se almacenan o no se cocinan bien, o cuando se guardan por demasiado tiempo.

Para evitar que los alimentos se contaminen con microbios:

  • lávese las manos con agua y jabón antes de preparar alimentos, antes de comer, o antes de alimentar a sus hijos.
  • lave o pele todas las frutas y las verduras que coma crudas.
  • no permita que la carne, las aves o el pescado crudos toquen otros alimentos que se comerán crudos. Después de cortar estas carnes, siempre lávese las manos y lave el cuchillo y la tabla para cortar.
  • evite toser, escupir y masticar cosas tales como chicle o tabaco cuando esté cerca de los alimentos, para que a éstos no les caiga saliva.
  • no permita que los animales laman los platos o los utensilios para comer. Si es posible, mantenga a los animales fuera de la cocina.
  • cuando los alimentos se echen a perder, tírelos.
WWHND10 CH10 Page 156-2A.png
O séquese las manos tan sólo sacudiéndolas en el aire.


Éstas son algunas de las señas más comunes de que los alimentos se han echado a perder:

  • mal olor
  • mal sabor o cambio de sabor
  • cambio de color (por ejemplo, la carne cruda pasa de estar roja a estar café)
  • muchas burbujas en la superficie (por ejemplo, en la superficie de un guisado o una sopa viejos) junto con un mal olor
  • baba en la superficie de la carne o de los alimentos cocidos

Alimentos cocidos

En algunas comunidades hay maneras particulares de preparar las carnes o el pescado crudos que hacen que éstos sean seguros para comer

WWHND10 CH10 Page 156-3.png

El cocinar los alimentos mata los microbios. Todas las carnes, pescados y aves deben cocerse bien. Nada debe verse crudo ni tener un color crudo.

Si los alimentos comienzan a enfriarse, los microbios comienzan a crecer rápidamente otra vez. Si los alimentos no se comen en menos de 2 horas, deberán volver a calentarse hasta que estén muy calientes. Los alimentos líquidos deberán estar burbujeando y los alimentos sólidos (como el arroz) deberán estar soltando vapor.

Almacenamiento de los alimentos

Las mujeres en la comunidad que saben cuáles alimentos locales duran más sin echarse a perder y que conocen buenas formas de almacenarlos, pueden enseñar estas cosas a los demás.

Siempre que sea posible, coma alimentos acabados de preparar. Si almacena los alimentos, manténgalos cubiertos para protegerlos del polvo, de las moscas y de otros insectos.

WWHND10 Ch10 page 157-3.png

Los alimentos duran más si están a una temperatura fresca. Los métodos que describimos a continuación enfrían los alimentos por medio de la evaporación (la manera en que el agua desaparece en el aire). Ponga los alimentos en cacerolas poco profundas para que se enfríen mejor.

WWHND10 CH10 Page 157-3.png
Cubra la caja entera cuando haga una alacena enfriadora. En este dibujo, la parte de enfrente se muestra abierta sólo para que usted pueda ver el interior.

Olla enfriadora doble. Ésta consiste de una olla pequeña dentro de una olla más grande. El espacio entre las dos ollas se llena de agua. Use una olla grande con tapa, de cerámica sin vidriar (es decir, que no tenga una capa de barniz duro y brillante) para que el agua pueda evaporarse a través de la olla.

La olla más pequeña deberá estar vidriada por dentro para que sea más facil de limpiar y para evitar que el agua de fuera se filtre a los alimentos que se están almacenando.

Alacena enfriadora. Coloque un guacal o una caja de madera de lado, encima de ladrillos o de piedras para levantarlo del suelo. Ponga un recipiente de agua en la parte de arriba de la caja, y cuelgue un costal o cualquier otra tela burda sobre el recipiente y alrededor de la caja. La tela debe llegar casi al suelo, pero no alcanzarlo. Meta la tela en el agua, de modo que la humedad se extienda por toda la tela. Coloque los alimentos dentro de la caja. A medida que el agua de la tela se vaya evaporando, enfriará los alimentos. Este método es más eficaz si usted mantiene la tela húmeda todo el tiempo.