Hesperian Health Guides

Ayude a su comunidad a entender la epilepsia

La gente puede asustarse cuando ve que a alguien le da un ataque. Por eso a veces es difícil para los niños (y adultos) epilépticos ganarse la aceptación de la comunidad.

Los trabajadores de rehabilitación necesitan ayudar a la comunidad a entender que la epilepsia no es el resultado de hechizos, ni un acto del demonio. Tampoco es una seña de locura ni es castigo por los pecados del niño, o de sus padres o sus antepasados. No es una enfermedad infecciosa; no se ‘pega’.

2 kids holding epileptic child by the hand helping him cross a log bridge
Si, Tito, ya sabemos que tu puedes. Pero de todos modos vamos a agarrarnos de la mano.

Es importante que los niños epilépticos vayan a la escuela y participen en el trabajo, los juegos y las aventuras de la familia y la comunidad, aun cuando sus ataques no estén completamente bajo control. Los maestros de la escuela y los niños deben aprender qué es la epilepsia y cómo proteger a un niño cuando tenga un ataque. Si entienden la epilepsia, podrán dar su apoyo en vez de tener miedo o de ser crueles. (Vea las actividades NIÑO—a— niño.)

Aunque hay que animar a los niños epilépticos a que leven una vida normal y activa, es necesario tomar algunas precauciones— y más para los niños que tienen ataques repentinos y sin advertencia. Los niños del pueblo pueden ayudar a ‘cuidar’ a los niños que tienen ataques—sobre todo cuando el peligro es muy grande.



Esta página se actualizó el 27 may 2020