Hesperian Health Guides

Cambiar las actitudes sobre la planificación familiar

El plan de acción a menudo necesita incluir estrategias para cambiar las ideas negativas que se tiene sobre la planificación familiar, en especial si hay obstáculos políticos, mitos y razones culturales o religiosas por las cuales la planificación familiar no está disponible para todas las mujeres.

Cuestionar los mitos

Muchas ideas negativas sobre la planificación familiar salen de mitos o creencias falsas sobre los anticonceptivos. Al darle a las personas información correcta sobre los diferentes métodos de planificación familiar, usted les ayuda a cuestionar sus creencias y a pensar sobre los beneficios de la planificación familiar.

¿Quién tiene poder para influir en las decisiones de las mujeres?

Hay diferentes actitudes y visiones políticas que pueden interferir con el derecho de las mujeres a planificar su familia y a prevenir los embarazos no planeados. El siguiente sociodrama ayuda a ver qué personas o grupos tienen el poder de incluir sobre las decisiones de las mujeres. Esta actividad también se puede usar para alentar el debate, explorar las diferentes actitudes hacia la planificación familiar y hablar sobre cómo cuestionar o responder a las actitudes negativas de manera más efectiva.

ActividadSociodrama de una mesa redonda sobre la planificación familiar

  1. Haga una lista de los obstáculos políticos a la planificación familiar y una lista de las actitudes y creencias que pueden incluir de forma positiva o negativa sobre el acceso de las mujeres a la planificación familiar. Elija algunos obstáculos de estas listas para usar en el sociodrama.
  2. Invite a 3 ó 4 voluntarios para representar a los personajes quienes tienen puntos de vista específicos a favor o en contra de la planificación familiar. Ellos conforman la mesa redonda. Explíqueles a los actores que su trabajo no es imitar a una persona real sino actuar como una persona que pertenece a un grupo o institución en particular que promueve cierto punto de vista. Pídales a los actores que se sienten alrededor de una mesa o que se paren en una la, e identifique a cada personaje con un accesorio o un letrero.
  3. Invite a 2 ó 3 personas a representar el papel de periodistas que harán preguntas a la mesa redonda. Prepare algunas preguntas con los periodistas antes de iniciar el sociodrama.
  4. La actividad inicia con los periodistas, quienes plantean preguntas preparadas a la mesa redonda.
  5. A question from a Journalist is answered by 3 people labeled as "factory boss," "school principal," and "religious leader."
    ¿Por qué el gobierno debería de financiar las clínicas de planificación familiar en nuestro país?
    Cada vez que una empleada trabaja más lentamente por estar embarazada nosotros perdemos dinero. Y si deja de trabajar nos toca contratar a alguien más y la capacitación toma tiempo...
    La educación sobre la sexualidad y la planificación familiar hace que los jóvenes sean más responsables. No quiero que mis estudiantes dejen la escuela por quedar embarazadas.
    ¡Los bebés son un regalo de dios! En mi opinión, el gobierno no debe de tener nada que ver con esta supuesta planificación familiar.


  6. Déle al grupo la oportunidad de hacer preguntas o comentarios a la mesa redonda.
  7. Después del sociodrama, pida que todas y todos se quiten los accesorios y se unan al grupo. Pídale al grupo que reflexione sobre la actividad. Estas preguntas le pueden ayudar a guiar la conversación:
    • ¿Qué puntos de vista apoyan la planificación familiar solamente para algunas mujeres? ¿Cuáles mujeres no están incluidas? ¿Por qué?
    • ¿Qué actitudes le dan prioridad a las necesidades de las mujeres? ¿Cómo afectan estas actitudes la capacidad de las mujeres de tomar sus propias decisiones sobre la planificación familiar?
    • ¿Cómo podemos responder a las opiniones que cuestionan o se oponen a la planificación familiar?
    • ¿Qué podemos hacer con estas nuevas ideas para lograr mejoras?

Encontrar líderes que puedan ser aliados

Las actividades como Hacer un mapa de poder ayudan a identificar a las personas que pueden incluir en las actitudes y en el acceso a la planificación familiar, así como pueden desarrollar estrategias para gestionar recursos y trabajar con personas aliadas. Busque ejemplos de grupos que han tenido éxito aliándose con líderes religiosos o comunitarios para hacer que los anticonceptivos estén más disponibles.

Colabore con los líderes religiosos. Algunas personas usan las enseñanzas o las escrituras religiosas para decir que la planificación familiar es mala. Pero muchas religiones en el mundo apoyan que las mujeres espacien los embarazos, especialmente porque protege la salud y la vida de las mujeres y sus hijos. Este es el caso en muchas religiones, incluso en el catolicismo y el islam.

Invite a los líderes religiosos que creen en la importancia de la planificación familiar a hablar con la comunidad. Cuando las personas escuchan que la planificación familiar no va en contra de las enseñanzas de su religión, pueden sentir un gran alivio. Apoyar el uso de la planificación familiar desde los principios religiosos en los que las personas ya creen suele ser más útil que esperar que la gente ignore o cambie sus creencias.

Integrar la planificación familiar a la cultura y a las tradiciones indígenas

Las comunidades indígenas a veces desconfían de los servicios de planificación familiar porque algunos programas han presionado a las mujeres indígenas y pobres a usar ciertos métodos o a ser esterilizadas. Pero las lideresas indígenas han encontrado maneras de integrar la planificación familiar a los servicios comunitarios de salud de tal forma en que las mujeres pueden elegir los métodos de planificación familiar que prefieren.

women and children waiting outside a door labeled "Jambi Huasi."


Un buen ejemplo es el centro de salud Jambi Huasi en Ecuador, cuyo nombre significa “Casa de Salud” en quechua. Las trabajadoras de salud del centro hablan quechua y entienden y respetan las ceremonias y creencias de sanación tradicionales. También cuenta con un curandero y un jardín de plantas medicinales. La farmacia ofrece medicinas tradicionales y medicinas occidentales. Jambi Huasi integra la planificación familiar dentro de una diversidad de servicios para mujeres, niños y familias. Las parejas han comenzado a espaciar sus embarazos por razones de salud, y ha disminuido considerablemente el número de mujeres y niños que han fallecido. Las mujeres usan los servicios con mayor confianza porque se respetan sus tradiciones culturales.

Incluir a los líderes comunitarios abre las puertas a la planificación familiar

El proyecto Planificación y Servicios de Salud Comunitarios en Ghana, África, buscaba que la atención de salud básica fuera más accesible en Navrongo, una comunidad rural alejada. Colaboraron con organizaciones sociales tradicionales y llevaron a enfermeras de los centros de salud del distrito a vivir y a trabajar en la comunidad. El proyecto organizó grupos de solo hombres jóvenes, hombres ancianos, mujeres jóvenes, mujeres ancianas y líderes de la comunidad para que se sintieran cómodos al hablar honestamente entre sí sobre los problemas de salud comunes. La planificación familiar fue uno de los muchos temas que trataron.

HAW Ch7 Page 209-1.png

En las charlas, las mujeres dijeron que tener más privacidad les ayudaría a usar los servicios de planificación familiar y también que querían apoyo para convencer a los hombres de usarlos. Los hombres hablaron sobre el prestigio de tener muchos hijos, el sentir que pierden el control de sus familias si no se les consulta sobre el espaciamiento de los embarazos y su miedo de que las mujeres que usan planificación familiar dejen a sus esposos.

Los organizadores también descubrieron que la gente quizás estaría más dispuesta a usar la planificación familiar si menos niños perdieran la vida a causa de enfermedades prevenibles, algo en lo que ya se enfocaba el proyecto de salud. Las enfermeras empezaron a darles tratamientos a los hombres para ciertas enfermedades y así se ganaron su confianza. De esta forma fue más fácil que les explicaran las opciones de planificación familiar y respondieran a sus preguntas. Las enfermeras también crearon relaciones con las familias por lo que podían intervenir en los conflictos que surgían entre hombres y mujeres a causa de la planificación familiar.

El proyecto Navrongo dependía de la participación de los líderes de la comunidad y era importante mostrarles el respeto que esperaban. Es por ese respeto que los jefes y líderes invitaron a los integrantes del proyecto a asistir a las reuniones públicas tradicionales, llamadas durbars, donde se tratan los asuntos de interés colectivo. Fue ahí que los organizadores pudieron explicarles a los hombres cómo los métodos modernos de planificación familiar ayudan a las personas con su deseo tradicional de espaciar los embarazos. Y muchos líderes comunitarios les pidieron a los hombres que no se pelearan con sus esposas si usan la planificación familiar.

A través de los durbars el proyecto pudo facilitar muchas otras conversaciones amplias sobre la salud. El proyecto también solicitó que los líderes comunitarios invitaran a las mujeres a los durbars, un espacio tradicionalmente dominado por hombres. Al principio las mujeres se resistieron, pero el proyecto aumentó su participación al invitar a grupos de mujeres, tales como las asociaciones de mercaderes, los coros o grupos religiosos y las redes políticas. Esto permitió que las mujeres también participaran en las conversaciones comunitarias.



Este página se actualizó el 13 mar 2019